30.000 personas han visitado la Motilla del Azuer que cumple cuatro años abierta al público

Lanza Daimiel

El alcalde Leopoldo Sierra con técnicos del yacimiento este jueves en la Motilla y video de este invierno/ Lanza

Las visitas al yacimiento arqueológico de la Edad del Bronce se inauguraron el 21 de junio de 2014. Desde entonces ha sido uno de los principales reclamos para visitantes y expertos. Este mayo ha superado el récord en un mes: 1.200 personas

Coincidió que fue propuesta a Mejor Rincón Turístico de España y su puesta en funcionamiento de cara al público. Una campaña nacional de una afamada guía la colocó en puestos de salida para optar a las mejores posiciones. Entre tanto los primeros visitantes llegaban a Daimiel a conocer su Motilla del Azuer en Daimiel, un yacimiento de la Edad del Bronce que abrió sus puertas dispuesto a la relanzar la economía de la ciudad.

Desde aquel 21 de junio de 2014 han pasado cuatro años donde el interés social, mediático y técnico lejos de ir en declive, ha batido récords, como ha ocurrido este mes de mayo con 1.200 personas conociendo la fortificación.

El alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, se ha desplazado este jueves hasta allí aprovechando la efeméride para hacer balance de este cuarto aniversario. Acompañado de la concejal de Turismo, María del Carmen Rivero, y del arqueólogo Miguel Torres, el primer edil ha ensalzado los resultados obtenidos desde la puesta en valor de la Motilla del Azuer por parte del Ayuntamiento de Daimiel.

Casi 30.000 visitantes

Un lanzamiento que arroja unas cifras absolutas de 29.535 visitantes desde su apertura. Sierra enfatiza que el yacimiento ha contribuido a que Daimiel se conozca más y a favorecer su turismo situándose como un factor de “importante potencial económico”.  Del mismo modo agradeció a la delegación de Turismo y al personal que se adscribe a ésta por su compromiso e impulso.

Durante la visita, la concejal Rivero aludió a la procedencia de los visitantes al yacimiento, siendo la mayoría de ellos de “Castilla-La Mancha, sobre todo la provincia de Ciudad Real, pero también de Madrid y Valencia”. Los datos anuales sitúan el año 2016 con el mayor registro (7.470), seguido de 2017 (6.942), 2015 (6.663) y 2014 (4.930, *el periodo comprende de junio a diciembre). En lo que va de año la estadística, de enero a mayo, se sitúa en 3.530.  Los meses de máxima afluencia de visitantes al yacimiento arqueológico de Motilla del Azuer se consignan durante los meses de abril y mayo, con una media mensual de 993 personas.

Con estas cifras y teniendo en cuenta que la efeméride coincide con el Año Europeo del Patrimonio Cultural, Miguel Torres quiso recalcar “la referencia que ha constituido este yacimiento arqueológico de la Edad del Bronce” y que ha supuesto, dijo, “la concienciación patrimonial” de la población de Daimiel. Asimismo, como experto en prehistoria, insistía en los tres parámetros ligados entre sí imprescindibles en la Motilla del Azuer: investigación, conservación y difusión.

Cuatro años de funcionamiento

Daimiel siempre tuvo clara la puesta en valor de un espacio declarado Bien de Interés Cultural (BIC) necesitado de ser compartido con el resto del mundo. Sucedió en 2014, tras años donde la broza y la hierba lo había escondido ante la ausencia de investigaciones que dejaran movimientos en torno a él.

Doce meses antes de su apertura se iniciaron los trabajos de limpieza y acondicionamiento que permitieron adecuarlo para la visita de aquellos expertos, curiosos y turistas en general, deseosos de adentrarse en esta laberíntica fortificación cuya historia le coloca como la única Motilla datada y con el pozo más antiguo de la Península.

Antes de oficializarse su funcionamiento, 1.700 daimieleños y daimieleñas pasaron entre el 26 de abril y el 3 de junio para que adquiriesen la dimensión patrimonial del yacimiento. Destaca, por tanto, su proyección dentro de un fin de semana idílico de Naturaleza e Historia, si se la empareja con otras de las bondades medioambientales del término municipal: el Parque Nacional Tablas de Daimiel y la Laguna de Navaseca.