La Diputación destina a asociaciones sociosanitarias 285.000 euros, el doble que en 2015 y 2016

Mercedes Camacho Ciudad Real
José Manuel Caballero y Jacinta Monroy

José Manuel Caballero y Jacinta Monroy

El presidente de la Diputación ha explicado varios programas destinados a la atención a las personas / Elena Rosa

Caballero, que ha estado acompañado de la vicepresidenta Jacinta Monroy, ha recordado que el Área de Atención a las Personas cuenta con una asignación presupuestaria que asciende a 17'3 millones de euros.

La asociaciones sociosanitarias de la provincia podrán solicitar hasta el próximo 1 de abril ayudas de carácter asistencial, de prestación de servicios o equipamiento en virtud a la convocatoria que ha hecho pública la Diputación de Ciudad Real que está dotada con una partida de 285.000 euros, el doble que en 2015 y 2016.

Aí lo ha avanzado este lunes el presidente de la institución provincial, José Manuel Caballero Serrano, quien ha destacado que se reafirma así su compromiso de apoyo a las asociaciones de discapacitados físicos, psíquicos y sensoriales, así como a las de enfermedades crónicas, prevención de drogodependencias y otras conductas, y pro minorías étnicas, ampliando el volumen máximo de subvención por entidad a 6.000 euros y unificando las convocatorias para que estos colectivos decidan si acceden a la modalidad de prestación de servicios o equipamientos para invertir la ayuda económica.

En esta convocatoria, el año pasado se atendieron 48 solicitudes para programas y 11 para equipamientos. Y ha remarcado que los recursos que llegarán a las asociaciones sociosanitarias este año son complementarios a los que puedan conceder otras administraciones.

Menos ayuda al Plan de Emergencia

Por otra parte, Caballero ha recordado que ya está funcionando, desde el 1 de enero, el Plan de Emergencia Socia, dotado con 2 millones de euros en el presente ejercicio, lo que supone un millón menos que en 2015 porque se ha producido una “ligera” mejora de la situación económica y, sobre todo, se aprecia la incidencia de los planes de empleo que han llevado a cabo conjuntamente la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y la Diputación por un importe superior a 20 millones de euros en el último año.

“Y es que quienes se benefician de estos planes en la provincia no sólo están trabajando seis meses sino que también disponen al término del período de trabajo de una ayuda, por lo que no acuden al Plan de Emergencia Social para proveerse de alimentos y de productos de limpieza e higiene personal”.

En este sentido, ha señalado que se ha reducido en un 37% el número de familias que solicitaban los cheques para la compra de alimentos que gestionan los servicios sociales de los pueblos, que son los que evalúan la situación de los posibles beneficiario, de forma que se ha pasado de la atención a a 7.534 familias en 2016 a 4.757 en 2017.

“El Plan de Emergencia no es el programa del que más orgulloso estoy, porque ello implica que hay familias y personas en la provincia que precisan de la caridad o de la beneficencia para poder cubrir sus necesidades básicas. Lo ideal es que este programa quedara como residual para atender a transeúntes o emergencias puntuales, aunque seguirán ayudando a quien lo necesite formulen peticiones por parte de los servicios sociales que operan en el territorio ciudadrealeño”.

Otros programas

Ha anunciado, por otra parte, el presidente de la Diputación que está a punto de salir otro programa que tiene que ver con la erradicación de la violencia de género, en colaboración con ayuntamientos, colectivos y colegios. Ha añadido que se destina a promover la interculturalidad y la igualdad de oportunidades así como a la lucha contra el acoso escolar.

Otras iniciativas, atendiendo a la exposición que ha hecho Caballero, son la Cooperación al Desarrollo, los Paseos Reales para Personas Mayores y Discapacitados, el Plan de Empleo para Asociaciones, las ayudas para ayuntamientos menores de 20.000 habitantes, la adaptación de taxis favorecer el traslado de personas dependientes, programa que se ha incrementado hasta los 40.000 euros, y las campañas destinadas a ayuntamientos para la adquisición de juguetes en Navidad, entre otras muchas actuaciones.