Las familias de tres de las víctimas del sacerdote celebran su expulsión de la Iglesia y confían en que tenga un castigo penal

Julia Yébenes Ciudad Real
Imagen de la Audiencia Provincial de Ciudad Real donde será juzgado el ex sacerdote/ Lanza

Imagen de la Audiencia Provincial de Ciudad Real donde será juzgado el ex sacerdote/ Lanza

También reconocen en positivo “la rápida actuación” del Obispado al informar al Ministerio Fiscal de los hechos descubiertos hace tres años

Las familias de tres de los nueve jóvenes que presuntamente fueron víctimas de los abusos sexuales de P. J. A., el sacerdote de la Diócesis de Ciudad Real, expulsado de la Iglesia por el propio Papa, han mostrado su satisfacción por esta decisión y esperan que el tribunal que lo va a juzgar el próximo mes de septiembre “avale” la versión de los jóvenes.

Por boca de Rodrigo García, el abogado que representa a los tres jóvenes, las familias han celebrado la decisión de Francisco de decretar la dimisión del acusado como sacerdote, tras negarse a cumplir la pena impuesta por la Iglesia, así como agradecen a Francisco su confianza y haya apoyado “la versión de los menores”.

También reconocen en positivo “la rápida actuación” del Obispado de la Diócesis ciudarrealeña al informar al Ministerio Fiscal de los hechos descubiertos hace tres años, a la vez que esperan una sentencia condenatoria para el imputado en el procedimiento penal que se sigue, en concreto en el juicio que se celebrará en la Audiencia provincial entre el 30 de septiembre y el 4 de octubre.

“Esperan que la jurisdicción penal, en base a los hechos que obran en la instrucción, idénticos a los hechos juzgados en la jurisdicción canónica, avale la versión de los menores”.