Lanza Digital

Turismo en Tailandia: 10 experiencias imprescindibles

No es de extrañar que el turismo en Tailandia, país con un espíritu tradicional intacto, pero dotado de las comodidades propias del siglo XXI, sea uno de los más numerosos y fieles en comparación con el recibido por otras zonas del planeta. Su capital, Bangkok, está llena de atractivos fascinantes, desde deslumbrantes templos budistas hasta modernos rascacielos y centros comerciales, por no hablar de los innumerables rincones en los que degustar su exótica gastronomía.

Saliendo de su populoso centro político y administrativo, se abre un apasionante viaje por el tiempo gracias a las obligadas visitas a las míticas capitales anteriores a la existencia del actual estado, cuyo esplendor pasado rebosa entre sus bellas y colosales ruinas.

Otra de las razones por la que Tailandia es uno de los países que más turistas atraen son sus exuberantes espacios naturales y selvas repletas de vida. Su montañosa parte norte, además de ser cuna de una tradición cultural propia ofrece grandes opciones para los amantes del trekking. Esta zona es atravesada por el río Mekong, que funciona en alguno de sus tramos como frontera natural con Myanmar (Birmania) y Laos. Y, como no, si hablamos de Tailandia no podemos dejar de lado sus costas, caracterizadas por estar salpicadas de innumerables playas paradisíacas.

Hoy os hablaremos de las mejores, así como de los mejores destinos de interés si os embarcáis en alguno de los viajes baratos a Tailandia que ofrece el mercado. Os damos la bienvenida a este recorrido por 10 experiencias imprescindibles si hacéis turismo en Tailandia.

1) La majestuosidad de los templos de Bangkok

Bangkok es sede de gran cantidad de templos budistas que, desde luego, no dejan indiferente ni al turista más exigente. Entre todos ellos destacan los siguientes: el Templo Wat Traimit, con su enorme buda de oro de más de 5 toneladas, lo que la convierte en la estatua de oro macizo más grande del mundo; el Templo Wat Pho, con su armonioso buda reclinado; y el Templo de Mármol, construido con mármol de Carrara italiano. Sin olvidar el majestuoso Palacio Real, un complejo arquitectónico rodeado por murallas que es todo un símbolo de la ciudad.

2) Vida Nocturna de Bangkok: mercados y rooftops

Otro de los puntos de interés si estáis de turismo en Tailandia es la movida noche de Bangkok. Una de las paradas indiscutibles es el mercado nocturno de Patong, donde podréis encontrar todo tipo de recuerdos. Pero también podréis saborear la gastronomía tailandesa más auténtica entre calles con mucho ambiente. Una buena opción es hacerlo en los carros o puestos callejeros, y con ello favorecer el turismo ético ya que habitualmente la persona que cocina es la dueña del puesto. Otra experiencia sin parangón es recorrer sus rooftops, miradores en lo alto de sus rascacielos, muchos de ellos convertidos en locales de copas de moda o restaurantes. Desde cualquiera de ellos quedaréis impresionados con las vistas de la extensísima urbe a vuestros pies.

3) Damnoen Saduak, el mercado flotante por excelencia

A poco más de 100 kilómetros de la capital tendréis la ocasión de visitar otro mercado. En esta ocasión, con una característica muy peculiar: la de desarrollarse sobre el agua. Y es que el Damnoen Saduak es el mercado flotante por excelencia del país, con una amplísima oferta de productos de alimentación y de artesanía, entre otros, a la que podréis acceder desde vuestra propia lancha. Y si buscáis experiencias diferentes, un mercado muy curioso es el conocido como mercado del Tren, que se desarrolla sobre las mismísimas vías del tren. Cuando se acerca un tren suena la bocina y los vendedores retiran a toda prisa sus productos.

4) Sukhothai, el germen del Reino de Siam

Otra experiencia inolvidable es adentrarse en el Parque Histórico de Sukhothai, ubicación de la antigua capital del reino homónimo (entre los siglos XIII y XIV), donde el célebre Templo de Wat Si Chum es la atracción estrella. Además, el recinto alberga los restos del palacio real y de otros 26 templos, siendo uno de los enclaves arqueológicos más importantes del país. Ser testigo de su rico legado histórico no puede faltar en tu lista de actividades turísticas que hacer en Tailandia.

5) Ayutthaya, la primera capital del antiguo Siam

De la antigua capital de un reino viajamos a la primera del Reino de Siam como tal: la gran Ayutthaya. Situada a 85 kilómetros al norte de Bangkok, cuenta con un parque histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Fundada a mediados del siglo XIV, acogió a una floreciente civilización heterodoxa (con habitantes de origen tailandés, jemer, mon, chino, malasio e indio) hasta que fue arrasada por los birmanos en el siglo XVIII. Entre sus edificaciones más destacadas se encuentra el antiguo Palacio Real y el Templo Wat Phra Si Sanphet.

6) Navegar por el Mekong: Chiang Rai

La montañosa provincia de Chiang Rai, ubicada al norte de Tailandia, ofrece una oportunidad ideal para hacer turismo rural y convivir con alguna de las tribus autóctonas del lugar, experiencia que os acercará a sus tradiciones y costumbres. Además, por estos espectaculares parajes naturales discurre el Río Mekong, a lo largo de cuyo curso podréis navegar en una embarcación típica de los lugareños mientras admiráis la belleza del entorno. Sin olvidar que Chiang Rai alberga el reconocido Templo Blanco.

7) Conocer de cerca a los elefantes en Chiang Mai

Uno de los símbolos de Tailandia es el elefante y, cerca de Chiang Mai, se ubica un campamento de estos animales, Elephant Nature Park, donde tendréis la ocasión de acercaros a algunos de los ejemplares y ser testigos de primera mano de su vida cotidiana. Para hacer turismo responsable y no favorecer el maltrato animal, asegúrate de que visitas un auténtico santuario de elefantes y no un reclamo para turistas donde a menudo estos animales son maltratados.

8) Visitar el Templo Doi Suthep en Chiang Mai

También en Chiang Mai se encuentra el Templo Doi Suthep, uno de los que reciben más visitas de fieles en el país y, a la vez, uno de los más bellos e imponentes. Es así, aparte de por su edificación y esculturas, por las fantásticas vistas que ofrece desde su emplazamiento en lo alto de una montaña.

9) Kanchanaburi: Río Kwai

Otro consejo para hacer turismo en Tailandia es visitar Kanchanaburi, donde se sitúan tanto el Museo como el Cementerio de los Prisioneros de Guerra Aliados, en honor a los militares que fueron capturados por los japoneses en la Segunda Guerra Mundial. Prisioneros que fueron forzados a construir el famoso Puente sobre el Río Kwai, el cual podréis contemplar aún en pie.

10) Playas: Krabi, Phuket, Koh Samui y otras islas

Y, una vez que hayáis conocido a fondo el interior del país, es hora de disfrutar de sus idílicas playas. Los tres destinos de playa más conocidos son: Phuket, ideal si buscas equilibrio entre relax y diversión, Krabi, más tranquilo y con acantilados que forman paisajes de película, y Koh Samui, con muchas opciones para practicar deportes acuáticos o visitar sus centros urbanos. Pero existen incontables islas en las proximidades de la costa en las que, sin duda, dejaréis atrás por completo los agobios del día a día. Desde las paradisíacas islas Phi Phi, hasta la de Koh Tao, reconocida para los apasionados del buceo.

Vietnam y Camboya, complementos para un viaje perfecto

Cualquier ruta por Tailandia es una excusa inmejorable para conocer los cercanos países de Vietnam y Camboya. En relación con este último, un viaje por Tailandia y Camboya puede suponer la combinación perfecta para conocer dos antiguas culturas que coexistieron durante siglos en estas tierras: la de siam y la jemer. El  templo de Angkor Wat, en la antigua ciudad jemer de Angkor Thom, es el máximo exponente arquitectónico de Camboya y uno de los más conocidos del mundo.

Por su parte, la grandiosidad y la arquitectura colonial de Ho Chi Minh y de Hanoi son motivo más que suficiente para sumergirse en el interior de Vietnam. Los bellos paisajes de sus arrozales y la jungla de su interior cubren un territorio que se extiende hasta sus costas cristalinas. Otro aliciente irresistible es embarcarse en uno de los idílicos cruceros que recorren la Bahía de Halong, una experiencia que no se olvida fácilmente.

Post contratado