Lanza Digital

Los ecologistas piden medidas para frenar la muerte de abedules y tejos en Cabañeros

La sequía se está cebando con la población de abedules especie “vulnerable” y tejos en el parque nacional de Cabañeros. Especies de climas fríos que las elevadas temperaturas y el cambio climático están mermando, razón por la que la representación de los grupos ecologistas locales en el patronato del parque ha pedido que se haga un seguimiento.

“En una visita reciente a la ruta del Boquerón del Estena (Navas de Estena) vimos un abedul seco y muchos tejos en la misma zona [el Estena es un río de aguas frías, de montaña] también muertos”, explica Francisco Sarrión, portavoz de Ecologistas en Acción, que pidió el lunes en el pleno del patronato rector del parque que se estudie la situación.  “Han sido receptivos pero nos han explicado que a nivel de espacio natural poco se puede hacer para combatir el cambio climático, si no se limitan a nivel mundial la emisión de gases”, añade.

Tejo también afectado por la sequía en el entorno del río Estena / Lanza

Limitar el acceso al Chorro

El portavoz en Cabañeros de los grupos conservacionistas locales (Ecologistas en Acción) también ha planteado limitar el acceso a la ruta del Chorro “en determinados días del año muy señalados que coinciden con puentes, vacaciones y festivos”, aclara.

Enclavada en Los Navalucillos (Toledo), cerca del macizo del Rocigalgo (la cumbre más alta de los Montes de Toledo, 1.500 m) la organización considera que no es de recibo que en el sendero -con tramos estrechos y peligrosos- lleguen a reunirse mil personas, “pasó esta Semana Santa”, o cuatrocientas “algunos domingos”, que además aparcan por las inmediaciones y provocan un importante impacto que altera a especies como el lagarto verdinegro, el abedul “una especie muy amenazada”, y el helecho real.
El análisis de la conveniencia o no de tomar una decisión así (la politica del parque es favorecer el uso público) se ha pospuesto para una próxima reunión del patronato de Cabañeros.