Lanza Digital

Los bajos precios del melón abocan al sector a una “situación crítica”

Los bajos precios del melón y la sandía en Castilla-La Mancha han producido una “situación crítica” para los productores. Así lo afirma Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-La Mancha en nota de prensa, donde llama a la calma porque “no hay motivos para vender nuestros excelentes melones y sandías por debajo de los costes de producción”.

La realidad del melón es mucho peor. La campaña comenzó con buenos precios, con cotizaciones en torno a los 40 y 55 céntimos del kilo, pero cuatro semanas después ha bajado entre “un 75 y un 80 por ciento”.

El agricultor recibe entre 11 y 22 céntimos por el melón piel de sapo en estos momentos y lo peor es que “los precios distan mucho de lo que el consumidor paga”. En el supermercado, el precio no ha bajado.

Las mismas hectáreas y un producto excelente

El portavoz de Cooperativas-Agroalimentarias, José Ángel Serrano, considera que “no hay nada que justifique un descenso tan precipitado y menos con las buenas calidades obtenidas”. Así pues, según los datos de la PAC, la superficie cultivada de melón ha disminuido un 3,2%.

Por su parte, la producción es “óptima” y de “extraordinaria calidad”. Las siembras comenzaron con un ligero retraso debido a las generosas precipitaciones recogidas en primavera, que favorecieron la implantación y el desarrollo inicial del cultivo. Las temperaturas también han sido favorecedoras en verano.

Operaciones sin rentabilidad

Cooperativas lanza un mensaje de “responsabilidad” y “tranquilidad” en el sector. José Ángel Serrano afirma que es necesaria “una venta planificada y sosegada”, que no implique vender a precios que hagan “antieconómica la actividad”.

De hecho, la organización señala que en los últimos días ha habido “muchas operaciones comerciales” con precios de origen por debajo de los costes de producción, que han sobrepasado el umbral de rentabilidad del sector.

Frente a oscilaciones de precios tan bruscas, Cooperativas Agro-alimentarias considera que deben existir sistemas de garantía de renta para los productores y, en la línea de la Interprofesional del Melón y la Sandía de Castilla-La Mancha, defiende la “vertebración” de este sector muy atomizado con 2.000 agricultores.