Almadenejos

Almadenejos

Triguero asiste en Almadenejos a la primera puesta en escena de “La Sirenita y un Príncipe de Cuento”

Triguero (a la derecha) en la representación de La Sirenita

Triguero ha sido recibido por el alcalde del municipio, Eulogio Escudero, quien ha agradecido a la Diputación que dentro de la programación de “Las noches de agosto 2018” atienda necesidades que para los pueblos pequeños es difícil satisfacer por la falta de recursos.

Cultura

Sangre llama a sangre en Macbeth

Una escena de Macbeth en el Festival de Almagro / Lanza

Colombia, el país invitado en la 41 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico, convierte la Antigua Universidad Renacentista en un escenario ideal, atípico a los españoles, para representar Macbeth, un clásico shakespeariano

En cifras

Almadenejos

Escudo Almadenejos
Superficie
102,88 Km²
Habitantes
440 (2017)
Alcalde
Eulogio Escudero Zarcero (PSOE)

Provincia

De la vicepresidenta del Congreso a los empresarios, pasando por lectores anónimos: siguel llegando felicitaciones

A los profesionales que cada día hacemos Lanza nos faltan palabras -y ya es difícil- para agradecer el inmenso cariño que la sociedad en general nos está haciendo llegar desde el pasado sábado con motivo de la celebrarón de nuestro 75 aniversario, una efeméride que, por desgracia, es poco habitual para un medio de comunicación. Correos electrónicos, llamadas de teléfono, whatsapp a los compañeros y mensajes en todas nuestras redes sociales: cualquier vía ha sido buena para felicitar a Lanza.

Blogs

Crónicas de la historia

El doctor López de Haro, médico de los mineros de Almadén

El hospital de mineros era por entonces el mejor en muchos kilómetros a la redonda. En una época en la que la Seguridad Social no existía, para disponer de un centro hospitalario de la calidad del de Almadén había que desplazarse a Ciudad Real, situada a unos 100 kilómetros, o Córdoba, a unos 130. En el hospital minero había dos médicos, ocho practicantes, seis subalternos y cuatro monjas. En 1936 se añadió un tercer médico, el doctor Matías Sanz Arenas, con la finalidad principal de luchar contra la tuberculosis, que había afectado, entre otros vecinos de la localidad, a ocho hijos de mineros

Hernandez