“Para que un equipo esté arriba su delantero debe marcar goles”

Diego Buitrago, ariete del Villarrubia, se muestra satisfecho tras el hat-trick ante el Illescas

Chicastro                   

Diez goles en doce partidos. Ese es el bagaje de Diego Buitrago con la elástica del Formac Villarrubia. Y eso que, según él, no está en su mejor momento por culpa de alguna molestia. El caso es que cuando marca Diego, el Villarrubia gana y da la sensación de equipo peligroso. Más peligroso.
Con su 1,90 de estatura, el delantero daimieleño está en racha y suma ya diez goles desde que debutara allá por el mes de enero con la camiseta blanquiazul. El pasado Jueves Santo por la mañana, el Villarrubia hacía los deberes con dificultades ante un Illescas que se pudo ir ganando con claridad al descanso, pero la mala puntería de los sagreños, un gran Javi Sánchez y la pegada del pichichi del equipo hicieron que los tres puntos se quedaran en casa. Y gracias. Porque en caso de no haber sumado la victoria, el play off se pondría muy feo.
Veinte minutos le bastaron al bueno de Buitrago para hacer los deberes y hacer un hat-trick. No se le subía el ego demasiado al delantero, consciente de que llegó a Villarrubia para eso: para trabajar, para apagar fuegos y para rescatar al equipo cuando lo necesite. Y ante el Illescas no falló: “En la primera parte no estuvimos bien y pudimos irnos perdiendo al descanso, pero en la segunda cambió el guión y salí cuando el equipo lo necesitaba”, explicaba el daimieleño.
A título personal, era cuestionado por su estado de forma, y Diego reconocía que “llevo un mes y algo con molestias; estuve malo, me resentí de un tobillo, tuve molestias… pero prácticamente estoy recuperado”. Sin embargo, a nivel colectivo, el delantero blanquiazul reconocía que “el equipo está muy bien y tenemos que intentarlo hasta el final porque tenemos muchas posibilidades”.
De cara a ese objetivo del play off, Diego Buitrago no se escondía a la hora de hablar de sus goles y del objetivo del equipo. “La responsabilidad con el gol me la pongo yo”, espetaba el jugador, al mismo tiempo que argumentaba que “para que un equipo esté arriba, el delantero tiene que marcar goles, y yo vine aquí para marcar goles”.
Ya por último, el delantero de Daimiel vaticinaba un final de liga disputado y se atrevía a señalar que “las dos primeras posiciones sí las veo claras con el Conquense y el Talavera, pero el tercero y el cuarto estarán disputados hasta la última jornada”, unos puestos que lucharán hasta el final tanto Almansa, Villarrubia, Guadalajara y Villarrobledo.