Castilla-La Mancha es la comunidad con menor porcentaje de mujeres que trabajan a tiempo completo, según UGT

Lanzadigital.com Toledo
Las mujeres sufren brecha salarial / Lanza

Las mujeres sufren brecha salarial / Lanza

El informe “La igualdad de género en tiempos de pandemia”, elaborado por UGT en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, también pone de manifiesto que CLM se encuentra, además, entre las regiones con más mujeres inactivas por motivos de labores del hogar

En todas las comunidades autónomas los hombres representan porcentajes más elevados que las mujeres en cuanto a trabajo a tiempo completo, una realidad que en Castilla-La Mancha se hace más evidente, y es que la nuestra es la región con el porcentaje más bajo de mujeres que tienen este tipo de contrato. En concreto, aquí solo el 35,14 por 10 de los ocupados a tiempo completo son mujeres.

Estos datos, relativos al año 2020, también revelan que en Castilla-La Mancha las mujeres con empleo a tiempo parcial superan en gran medida a los hombres. Así, frente a los 23.300 hombres que trabajan a tiempo parcial la cifra de mujeres alcanza las 81.500, esto es, un 77,7 por 100.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, la Confederación Sindical de UGT hace balance de la situación de las mujeres en el empleo, una situación que este año ha analizado a través del informe “La igualdad de género en tiempos de pandemia”.

En este estudio también se pone de manifiesto que, a nivel nacional, las mujeres constituyen el 57,6 por 100 de la población inactiva en España. La mayor presencia de mujeres en inactividad se encuentra entre la población a cargo de las labores del hogar, mientras que en los hombres se localiza en la jubilación y la prejubilación. Trasladando estos números a Castilla-La Mancha, las mujeres inactivas por labores del hogar suman 187.700 frente a 15.700 hombres, representando las primeras un 92,2 por 100 del total. En este caso, CLM también se encuentra entre las comunidades con mayor desigualdad de género ya que –solo después de Melilla, Asturias y Ceuta- es la cuarta con mayor porcentaje de mujeres inactivas por este motivo.

La pandemia y la crisis económica derivada de ella está golpeando fuerte a las mujeres. Los datos arrojados por este estudio señalan cómo los sectores feminizados y con alta participación de mujeres han visto paralizada su actividad en mayor medida. Son sectores como el comercio, la hostelería o el turismo, revelando igualmente la fuerte segregación de género existente en el mercado laboral. En Castilla-La Mancha, a fecha de 21 de enero de 2021, había 9.702 mujeres en ERTE y 8.401 hombres.

La mayor brecha en cuanto a la tasa de paro se encuentra en CLM

Si se analizan las tasas de paro de mujeres en las comunidades autónomas, las más altas de 2020 se encuentran en Ceuta (28,17 por 100), Melilla (27,19 por 100), Andalucía (26,50 por 100), Extremadura (26,28 por 100), Canarias (23,93 por 100), Castilla-La Mancha (22,90 por 100), Murcia (19,46 por 100), Comunidad Valenciana (18,37 por 100) y Baleares (17,60 por 100), todas ellas por encima de la media nacional. Es en Castilla-La Mancha donde existe mayor distancia entre la tasa de paro masculina y la femenina, con una brecha en este sentido de 9,28 puntos, la más elevada del país.

UGT exige impulsar la negociación colectiva de medidas y planes de igualdad

En el marco de este contexto, un contexto en el que aún quedan muchas cosas por hacer, la Unión General de Trabajadores pide que se impulse la negociación colectiva de medidas y planes de igualdad, adaptando dicha negociación a la nueva normativa reglamentaria de planes de igualdad y de igualdad retributiva.

Para el sindicato es fundamental derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral y, especialmente, aquellos que afectan de forma más negativa a las trabajadoras. También incrementar el Salario Mínimo Interprofesional hasta situarlo al final de la legislatura en el 60 por 100 de la media salarial, como señala la Carta Social Europea.

UGT exige igualmente incrementar y mejorar las políticas activas de empleo y sobre todo las dirigidas al incremento de la participación y permanencia de las mujeres en el mundo laboral; adoptar medidas de acción positiva para eliminar la discriminación y la desigualdad en el empleo y en la protección social; y aumentar los niveles de protección social en relación con las tareas de cuidados y eliminar las discriminaciones y desigualdades de género que aún persisten en nuestro sistema de protección social.

Desde el sindicato se defiende, por otro lado, impulsar una reforma educativa basada en la coeducación que integre la educación en la igualdad y en el respeto a la diversidad, y extender las infraestructuras públicas para la atención y cuidados de calidad, accesibles y adecuados, a toda la población de cero a tres años.