Monbus aplazará la supresión de servicios hasta que el Ministerio de Fomento encuentre “una solución estable”, según la Junta

Lanza Toledo
Consejería de Fomento

Consejería de Fomento

El director general de Carreteras y Transportes, David Merino, ha dado a conocer que la empresa Monbus va a aplazar la supresión de los servicios que había anunciado a partir del día 17 de noviembre hasta que el Ministerio de Fomento encuentre una "solución estable".

Así lo ha trasladado después de la conversación mantenida en la tarde de este jueves con la Dirección General de Transporte Terrestre, dependiente del Ministerio, en la que le han confirmado que “se aplaza la cancelación de estas líneas por parte de la empresa mientras que se sigue trabajando en una solución que garantice la movilidad para los ciudadanos”, ha informado la Junta en nota de prensa.

El director general ha mantenido contacto de forma constante con la directora general de Transporte Terrestre, Mercedes Gómez, desde que se ha conocido la posibilidad de que Monbus dejara de prestar los servicios de las VAC212 y VAC114 que conectan alrededor de 80 localidades de las provincias de Cuenca, Albacete y Ciudad Real con la Comunidad Valenciana.

“Ahora lo importante es que hemos conseguido que los vecinos y vecinas de los municipios de la región afectados pueden tener la tranquilidad de que mantienen sus rutas habituales”, ha dicho Merino, apuntando que “nosotros vamos a continuar en comunicación con el Ministerio para comprobar que las gestiones se están realizando en el orden de este último anuncio”.

“Afortunadamente, y aunque no es decisivo de momento, la insistencia del Gobierno regional ha dado sus frutos, evitándose los perjuicios a las personas derivados de esta supresión de servicios de transporte”, ha sostenido.

Tal y como ha detallado, que ambas líneas VAC (Viajeros Administración Central) “son competencias del Ministerio de Fomento, lo eran el año pasado con el conflicto que hubo y lo siguen siendo”; al mismo tiempo que ha aprovechado para apostillar que “nosotros pactamos con el Gobierno central, concretamente con el anterior, que iban a sacar una nueva licitación, que se produjo, para estos servicios intercomunitarios y que, cuando entrara en vigor esa concesión nosotros como Gobierno regional pudiéramos asumir los tráficos autonómicos”.

El responsable de Carreteras y Transportes de la Consejería de Fomento ha explicado que, aunque el Ministerio fechó está licitación para el 15 de enero de 2018 se produjo finalmente en el mes de abril, mientras que “nosotros ya estábamos trabajando para que, cuando esa concesión entrara en funcionamiento, estimada para final de este año, nosotros pudiéramos entrar a prestar los servicios interno regionales, que se segregaban del contrato actual”. Sin embargo, según ha expuesto, la licitación quedó desierta y ahora tendría que sacarse otra vez. “No se cumplió por una circunstancia administrativa, pero el caso es que el Ministerio no licitó los nuevos servicios”, un paso al que el Gobierno de Castilla-La Mancha tenía que esperar para actuar.

Merino ha destacado que ya con el nuevo Gobierno de España, se han mantenido, desde septiembre, cuatro reuniones para organizar esta nueva licitación y ver cómo quedaban nuestros servicios regionales para que, en un futuro, cuando entrara en funcionamiento la nueva concesión, “asumiéramos nuestros tráficos regionales”.

Sin embargo, la “sorpresa” ha sido que Monbus, a través de las empresas de su grupo, ha comunicado a los ayuntamientos la supresión de una serie de servicios a partir del día 17 de este mes. “La prueba más clara de que esa competencia no es nuestra, es que a nosotros no nos ha comunicado nada, no tenemos comunicación oficial”. En todo momento, desde la Consejería de Fomento, ha apuntado, “se han estado haciendo las gestiones, hasta donde llega nuestro papel, para que esta supresión unilateral del servicio no se produzca el día 17”.

Igualmente, David Merino ha explicado que el Gobierno de Castilla-La Mancha estará siempre para contribuir, si fuera necesario, a tomar una solución de emergencia y contando con unos plazos razonables, pero ha reiterado que el Ministerio debe acercar estas posturas y negociar con el concesionario como gestor de estos servicios.