Rosa María Juárez, colegiada de honor del Colegio de Profesionales en Ingeniería Química

Lanza Ciudad Real
Sara Mateo, decana del COPIQCLM, haciendo entrega de la placa de Colegiada de Honor a Rosa María Juárez.

Sara Mateo, decana del COPIQCLM, haciendo entrega de la placa de Colegiada de Honor a Rosa María Juárez.

Aceptó con honor y gratitud este reconocimiento, animando en su discurso de agradecimiento al Colegio a continuar con su labor de dar visibilidad a la profesión del Ingeniero Químico y remarcando la importancia de construir una sociedad basada en la igualdad y en la diversidad, al haber recibido este reconocimiento por ser la primera mujer en dirigir el complejo industrial.

Este viernes 14 de diciembre tuvo lugar la X Asamblea anual del COPIQCLM (Colegio Oficial de Profesionales en Ingeniería Química de Castilla-La Mancha), un acto institucional en que se entregan diferentes reconocimientos y premios. Como cada año, se hizo la entrega de la mayor distinción entregada por el Colegio, la de Colegiado de Honor, recayendo en esta ocasión sobre Rosa María Juárez, nombrada el pasado mes de abril directora del complejo petroquímico de Repsol en Puertollano.

Sara Mateo, Decana del COPIQCLM, hizo entrega a Rosa María de una placa conmemorativa y del pin distintivo del Colegio, destacando que además de ser la primera mujer al cargo de la dirección del complejo industrial, al aceptar esa distinción se ha convertido además en la primera mujer colegiada de honor a título individual. Además, la Decana agradeció a Rosa María su gran contribución al impulso de la profesión del ingeniero químico en nuestra región y su apuesta por la “eficiencia, seguridad e innovación”.

Rosa María aceptó con honor y gratitud este reconocimiento, animando en su discurso de agradecimiento al Colegio a continuar con su labor de dar visibilidad a la profesión del Ingeniero Químico y remarcando la importancia de construir una sociedad basada en la igualdad y en la diversidad, al haber recibido este reconocimiento por ser la primera mujer en dirigir el complejo industrial. “Cuando un equipo tiene que afrontar un problema complejo, que el equipo sea diverso construye una solución más robusta. Una empresa competitiva no puede perder el talento, ni de las mujeres, ni de las distintas culturas. Hay estudios que demuestran que aquellas empresas que siguen estas políticas de igualdad y diversidad son empresas más rentables”. Además, destacó la alta representación de las mujeres en ingeniería química, mientras que en otras ingenierías los porcentajes aún son demasiado bajos.

Acto seguido, de acuerdo con la distinción en 2015 al Departamento de Ingeniería Química de Castilla La Mancha, el Colegio hizo entrega de los diplomas acreditativos de Colegiado de Honor a los nuevos catedráticos del Ignacio Gracia, Justo Lobato y Luis Rodríguez. Los nuevos catedráticos. Ignacio, por su parte, animó al Colegio a contar con su apoyo recordando la carta que redactó al rector pidiendo la implantación de estudios de Ingeniería Química igualitaria en la UCLM 30 años atrás, sintiéndose orgulloso a día de hoy de todo lo que se ha conseguido y destacando el futuro tan prometedor que este Colegio y que todos los ingenieros químicos tienen por delante. Justo y Luis, reiteraron las palabras de Ignacio y destacaron la importancia de la unión de este todos los ingenieros químicos y, por ende, la existencia de este Colegio.