Toque surcoreano en el fútbol de Ciudad Real

Raúl Fernández Ciudad Real
Los jugadores surcoreanos, en un sillón de la Residencia El Doncel / Foto: J. Jurado

Los jugadores surcoreanos, en un sillón de la Residencia El Doncel / Foto: J. Jurado

Doce jóvenes del país asiático militan actualmente en equipos de la capital, en donde compaginan el deporte con los estudios ‘apadrinados’ por el conocido Maestro Kim

Hace tiempo que Ciudad Real y Corea del Sur están conectados por el fútbol. Posiblemente el lazo de unión más conocido en estos momentos lo representa Kim Daeyeon, o mejor, simplemente Yon, en este afán muy nuestro de acortar unos nombres muchas veces impronunciables y siempre irrecordables. Yon tiene 20 años, pero con 14 ya salió de su país con destino a Bilbao para tratar de hacerse un hueco en este difícil mundo del balompié empezando en la cantera del Danok Bat. Después regresó a Corea, pasó por Japón y ya con la mayoría de edad, por las cosas del destino y de los contactos de un compatriota ‘manchego-surcoreano’, el Maestro Kim, aterrizó en Ciudad Real, en el CD Manchego, en donde ahora defiende el escudo en la que es su tercera temporada.

“Ciudad Real es ya como mi ciudad, aquí estoy muy cómodo, me gusta”, dice Yon, que reside ahora en un piso cercano a la Ciudad Deportiva Sur de la capital junto a otro surcoreano, Beom Seok Kim, o mejor, solo Seok (4-5-1997), compañero también en el equipo mancheguista, jugador que llegó a comienzos de esta temporada y que fue con su selección campeón de Asia en la edad juvenil. “Nosotros nos dedicamos a dos cosas, por la mañana a los estudios, por la tarde al fútbol. No soy de salir, solo lo hago cuando salimos todo el equipo”, apunta Yon con un buen castellano, aunque de frases muy cortas, entre las que aparece la palabra siesta. Y jamón, “no me gustaba al principio por el olor, ahora me encanta”. Como se ve, ya se están acostumbrando a España, “pese a que me costó mucho al principio, no conocía el idioma”.

Ese ahora cierto entendimiento del español y esa entendible habla le permiten este año estudiar la carrera de historia en la Universidad de Castilla-La Mancha: “Es un poco difícil, se hace dura, hay muchas palabras que no puedo entender bien”. Otro compatriota más es compañero suyo de pupitre, Chan (ya directamente el nombre acortado), aunque no de equipo de fútbol, porque este lo hace en un club vecino, el Atlético Puerta Toledo, en Segunda Autonómica.

Yon, nuestro primer protagonista, es así el estandarte de un grupo de doce surcoreanos que residen en Ciudad Real para jugar al fútbol y, a la vez, formarse. Además de los ya apuntados Seok y Chan, junto a este último conviven en la Residencia Universitaria El Doncel Biho y Song, jugadores de la primera plantilla del CD Manchego, Min, Liu, Ho, An, Lim y Gwak, de los equipos juveniles, y Joon, perteciente al Atlético Puerta Toledo. “Tienen un comportamiento ejemplar”, apunta sobre ellos el director de la Residencia, mientras todos acatan callados las órdenes del fotógrafo de Lanzadigital para el posado del reportaje. Ni una palabra de más, ni una de menos. Pura disciplina. “Los españoles creen que somos serios, pero si nos conocen bien no somos así. Hay de todo, pero es verdad que seguimos las normas, somos muy trabajadores”, explica Yon, el interlocutor, porque el resto (salvo Chan) estudian el idioma del español en la Universidad. Y les está costando mucho.

YON, BIHO, SEOK Y SONG JUEGAN EN EL CD MANCHEGO DE TERCERA DIVISIÓN
Cuatro son los surcoreanos que militan esta temporada en el primer equipo del CD Manchego de Tercera División. El más ‘veterano’ es Yon (izquierda en la foto), que llegó al equipo juvenil en septiembre de 2015 y ya en esa temporada jugó 13 partidos con el primer equipo y en la siguiente, la 2016/17, lo hizo en 30. En este curso se han incorporado Biho, Seok y Song. Biho (derecha en la foto) se ha convertido en titular indiscutible, ya que ha jugado 18 de los 19 partidos disputados con tres goles marcados. Menos minutos han tenido Seok (dos veces titular y diez choques jugados) y muchos menos Song (tres jugados saliendo del banquillo).

Yon y Biho

Yon y Biho

Todos ellos son el ejemplo de surcoreanos jóvenes que llegan a España gracias a un programa inspirado por la Federación de Fútbol de Corea del Sur, apoyado en los clubes y en empresas como Intercore, cuyos representantes visitaron hace unas semanas la capital y vieron de primera mano un encuentro del CD Manchego. Allí, en Seúl, en donde el béisbol es el deporte número uno, y mediante este programa, un entrenador español selecciona jugadores tras una prueba, en la que se ganan su oportunidad de viajar para jugar en categorías inferiores o bajas del fútbol español, con desplazamiento y alojamiento todo pagado. Luego, con el paso de las temporadas, su calidad les permitirá o no ir en ascenso hacia el profesionalismo.

Y la llegada a Ciudad Real de este grupo numeroso, al que se le añadirán en las próximas fechas nuevos efectivos, tiene también un factor importante. Un nombre, el de Kim Young Ki, el Maestro Kim (8-8-1952), como se le conoce popularmente en la capital. Este ex integrante del Ejercito de su país, mundialista, profesor y presidente de la Federación de Taekwondo de Castilla-La Mancha (también directivo en la Española), otra vez por cosas del destino hizo de Ciudad Real su casa en el año 1982 y aquí, gracias a sus contactos, sus influencias, a que es una referencia deportiva en Corea del Sur, vicepresidente del fútbol júnior y a su condición de presidente de la Asociación de Surcoreanos en España, ha recibido como un segundo padre a estos futbolistas. Él es la referencia de todos, la persona a la que se dirigen en caso de tener alguna necesidad y al que llaman los padres biológicos para consultar las dudas y el estado de sus jóvenes ‘niños’. “Me pidieron ayudar al fútbol surcoreano, que viniera gente a España a aprender aquí y esto empezó en Bilbao, en 2002 con entrenadores de allí. Luego lo dejé, estuve más pendiente de mi deporte, el taekwondo, pero en estos últimos años hubo la posibilidad de que vinieran a Ciudad Real a jugar y a la vez estudiar en la Universidad. Yo quiero así ayudar al fútbol de aquí y al Manchego”, explica el Maestro Kim, un ‘propagandístico’ de lo español en su país para fomentar el turismo y un reconocido amante de la que es ahora su ciudad.
“Ayudo a que les vaya todo bien aquí. Tienen un trato muy bueno hacía mí, con mucha alegría. De momento no me han dado ningún gran problema, aunque no se han adaptado bien a la comida española”, comenta sobre sus pupilos, a los que define con el rasgo ya apuntado de “disciplinados. Allí en Corea se enseña esto, es muy importante. Pero luego son como los españoles. Ellos se han asentado más o menos bien aquí, Ciudad Real es un muy cómoda y ellos se mueven bien, no es tan difícil como en Madrid”.

El grupo de surcoreanos posa para Lanzadigital junto a un árbol de Navidad / Foto: J. Jurado

El grupo de surcoreanos posa para Lanzadigital junto a un árbol de Navidad / Foto: J. Jurado

Así, como jóvenes tranquilos, sin excesos, con sus amigos y con el fútbol y el estudio como principales motores viven estos surcoreanos en la capital, con, eso sí, un pequeño problema en sus relaciones: “No nos gustan que nos digan chinos”, expresa Yon, al que el Maestro Kim ha explicado, y al resto también, “que aquí en España es normal. Al asiático se le dice chino. Piensan que es un insulto”.

Tan bien están en general de momento que, al menos el propio Yon, tiene el deseo “de seguir en España, al menos hasta que pueda”. Porque en Corea del Sur, en donde aún colea el conflicto bélico y la amenaza de su ‘vecina’ Corea del Norte, la mili es un servicio obligatorio a partir de los 18 años, aunque, al estar en un país foráneo, el plazo puede alargarse hasta los 25 salvo condiciones muy elevadas, como la consecución de una medalla olímpico o mundialista. “Lo veo casi imposible”, sonríe finalmente un jugador que, como sus compatriotas, disfruta ahora del fútbol en Ciudad Real con el sueño de ser profesional en España. El toque oriental de estos jóvenes ya está implantado en el CD Manchego y en el Atlético Puerta Toledo.

LOS PROYECTOS DEL MAESTRO KIM
Kim Young Ki (Seúl, 8-8-1952), conocido en Ciudad Real como el Maestro Kim, ha hecho públicos en los últimos meses sus importantes proyectos para Ciudad Real. Vinculado como vicepresidente al CD Manchego y como presidente de la Asociación de Surcoreanos de España, espera que su influencia pueda atraer a empresarios de su país para invertir próximamente en el club de Ciudad Real. De hecho, el pasado mes de noviembre varios de esos empresarios visitaron la capital y vieron un partido del equipo invitados por el Maestro Kin, deseoso de impulsar acuerdos económicos entre ambas partes. Ahí no queda la cosa, ya que el surcoreano, residente en Ciudad Real desde el año 1982, tiene en mente la idea de que estas inversiones puedan permitir en la capital la construcción en el futuro de un nuevo campo de fútbol más moderno y de un Centro de Tecnificación para deportistas. Unas planes ambiciosos que veremos si pueden llevarse a cabo.

El Maestro Kim (centro izquierda), junto al presidente del CD Manchego, Pascual Pérez

El Maestro Kim (centro izquierda), junto al presidente del CD Manchego, Pascual Pérez