Las feministas vuelven a tomar las calles en un 8M de protesta y expresión de su diversidad

Noemí Velasco Ciudad Real

Más de un millar de personas han participado este martes en la manifestación del Día Internacional de la Mujer 8M en Ciudad Real / Carlos Díaz

La manifestación por el Día Internacional de la Mujer ha arrancado del parque de Gasset. Vuelven a las calles después de dos años y una pandemia, con mascarillas de color violeta, pero con ganas de denunciar todas las desigualdades que persisten, incluida la prostitución como “una forma más de violencia”. Los colectivos feministas de la capital tenían ganas de recuperar la actividad en el espacio público y se nota. Participan alrededor de un millar de personas

Los gritos feministas han vuelto a resonar con fuerza después de dos años de pandemia en las calles de Ciudad Real en el Día Internacional de la Mujer. Sumergidas en una marea de color morado, las mujeres que luchan, que sueñan, que viven, han vuelto a convertir el 8M en un día de protesta, pero también de expresión de su diversidad. Más de un millar de personas, 900 según la Policía Local, han participado en la manifestación.

Cabecera de la manifestación del Día Internacional de la Mujer en Ciudad Real / Carlos Díaz

Cabecera de la manifestación del Día Internacional de la Mujer en Ciudad Real / Carlos Díaz

Bajo el lema ‘Por los derechos de las mujeres, contra el borrado de las mujeres’, han salido este martes colectivos feministas arraigados en la provincia desde que el movimiento feminista vivió su apogeo en 2018 dispuesto a inundar cada espacio de la vida de perspectiva de mujer. Sigue activo, porque todavía hay que denunciar “las desigualdades” que persisten “en muchos ámbitos de la sociedad y en todos los lugares del mundo”.

‘Abolición de la prostitución’ en el arranque de la marcha

Manifestantes en el 8M de Ciudad Real / Carlos Díaz

Manifestantes en el 8M de Ciudad Real / Carlos Díaz

Grupos de amigas, familias, muchos jóvenes, niños y hombres han participado en la manifestación convocada por la Asamblea de Mujeres Feministas de Ciudad Real, que ha salido a las ocho del parque de Gasset. En la manifestación también ha marchado el Colectivo Espinas entre cánticos, pancartas y ruido, mucho ruido.

Al grito de ‘Abolición de la prostitución’ ha comenzado la manifestación, donde la Asamblea de Mujeres Feministas de Ciudad Real ha insistido en que es «una forma más de violencia contra las mujeres y del género». No es el único tema que está candente, pues las feministas también han portado carteles contra la ley trans, contra la violencia de género y contra el patriarcado. ‘No estamos todas, faltan las asesinadas’, ‘Un maltratador no es un padre’, decían los carteles.

Mujeres diversas en la manifestación de Ciudad Real / Carlos Díaz

Mujeres diversas en la manifestación de Ciudad Real / Carlos Díaz

Las mascarillas han estado muy presentes, moradas, con referencias al 8M y de mil formas más, pero esta manifestación no ha tenido nada que ver con la concentración callejera del año pasado. Existían ganas de recuperar las calles después de tanta restricción derivada de la pandemia y las mujeres lo han hecho. ‘Sola, borracha, quiero llegar a casa’ o ‘Que viva la lucha de las mujeres’, han sido otros de los lemas que han coreado entre sirenas y silbatos.

Rechazo a la ley trans y apelaciones a la “gran alianza” del movimiento feminista

Lectura del manifiesto por la Asamblea de Mujeres Feministas de Ciudad Real / Carlos Díaz

Lectura del manifiesto por la Asamblea de Mujeres Feministas de Ciudad Real / Carlos Díaz

Al final de la marcha en la plaza Mayor, la Asamblea de Mujeres Feministas de Ciudad Real han manifestado su clara oposición a la ley trans. “No permitiremos que se nos borre: si la categoría sexo se elimina del ámbito jurídico, desaparecerían las leyes de protección específica de las mujeres; si desaparece de la estadística, se ignoran los datos que afectan a las mujeres; si el sexo es irrelevante en el deporte, se propicia el fraude”. La “seguridad conquistada por las mujeres”, está en juego.

Pero el manifiesto ha puesto el punto de mira en la lucha por derechos aún no conseguidos, porque “queda mucho por hacer”. Las feministas han recordado con “dolor y rabia” las 14 mujeres asesinadas en lo que va de año, 78 el año pasado, y también han hecho referencia a las mujeres, niñas y niños que sufren la violencia en zonas de conflicto, ahora tan presentes por la guerra de Ucrania.

Pancarta contra la prostitución en la manifestación de Ciudad Real / Carlos Díaz

Pancarta contra la prostitución en la manifestación de Ciudad Real / Carlos Díaz

Ya decía Simone de Beauvoir, “que nada nos limite, que nada nos defina, que nada nos sujete”. Por eso han reivindicado “la necesidad de unir fuerzas” y han apelado a la “gran alianza de las mujeres y del movimiento feminista”, este año dividido ante las posturas en torno a la prostitución y la ley trans, todo por una “sociedad más justa, más libre”, pues como dice el lema, “el futuro será feminista o no será”.

Feminismo de clase frente al patriarcado

Reivindicaciones trans en la manifestación / Carlos Díaz

Reivindicaciones trans en la manifestación / Carlos Díaz

Firme defensor de un feminismo de clase, el Colectivo Espinas ha acusado al capitalismo de estar detrás de “cualquier tipo de subordinación y la opresión patriarcal y de clase”, por lo que la lucha de la clase trabajadora debe contemplar el activismo por la emancipación femenina. Para ellas, el 8M no es un día de fiesta, sino de reivindicación.

El Colectivo Espinas lee su manifiesto en la plaza Mayor / Carlos Díaz

El Colectivo Espinas lee su manifiesto en la plaza Mayor / Carlos Díaz

‘Obreras y estudiantes, unidas y adelante’, ha gritado el Colectivo Espinas, que ha pedido visibilidad para “las racializadas, las que no llegan a fin de mes, las lesbianas y las mujeres trans”, pues las jóvenes feministas consideran que las “compañeras trans” no deben tener “ningún tipo de censura o exclusión”, ya que sufren una “tripe opresión”.

Pancarta del PCE en el 8M de Ciudad Real / Carlos Díaz

Pancarta del PCE en el 8M de Ciudad Real / Carlos Díaz

Entre los manifestantes se han podido ver representantes de partidos políticos, del PSOE y Podemos, banderas de partidos políticos, sindicatos y también integrantes del tejido asociativo de la capital.

Manifestación con polémica

Banderas trans en la manifestación / Carlos Díaz

Banderas trans en la manifestación / Carlos Díaz

El final de la manifestación no ha estado exento de polémica, porque una mujer ha subido al escenario de la plaza Mayor antes de los discursos y ha cuestionado la presencia de mujeres trans.  «Hoy es el día de la mujer, y el día que haya que hablar de los trans y de los demás se habla, pero hoy son mujeres que murieron, las conmemoramos y luchamos, esto no es una fiesta», ha dicho antes de proferir un insulto. En declaraciones posteriores a este medio, matizó que no está en contra de ningún colectivo «y sí contra los intentos de reventar el acto».