Pose de campeona

Raúl Fernández Ciudad Real

La ciudarrealeña María Tabernero Berezo consiguió hace unos días el título nacional júnior y el subcampeonato sénior de Bodyfitness. Su gran ambición es lograr el carnet profesional.

Ciudad Real cuenta con toda una campeona de Bodyfitness: María Tabernero Berezo (16-11-1997). No se considera una culturista, pese a su musculado cuerpo. Prefiere que la definan como una ‘fitness’, una competidora de esta modalidad deportiva que se encuentra dentro de la Federación Española de Fisioculturismo y Fitness y en la que ha conseguido en los últimos años victorias nacionales, la más reciente ese título de campeona de España en la categoría júnior, acompañado con el subcampeonato sénior.

No es el Bodyfitness un deporte muy conocido en cuanto a la competición se refiere, aunque a la hora de entrenar es más claro que “hay que trabajar todos los músculos del cuerpo, cada uno individualmente para conseguir un desarrollo muscular”, tal y como cuenta la deportista ciudarrealeña. Una preparación exigente y dura que tendrá que exhibirse, a través de los cuerpos, en los campeonatos en los que “los participantes tienen que hacer primero unas poses reglamentarias. Los que se clasifican tienen luego que hacer como un paseo en I o en T, hacia adelante, darte la vuelta, enseñar otro perfil… Ahí hay que enseñar las mejores poses, que los jueces vean cuáles son los puntos fuertes de cada participante y dar así más o menos puntuación”, define María Tabernero así los detalles de una competición en la que se posa con los tacones y, según la categoría, se pide tener más o menos músculo, o más o menos definición.

María Tabernero, posa para Lanza / Foto: Elena Rosa

María Tabernero, posa para Lanza / Foto: Elena Rosa

En la suya, de talla media y una intermedia de musculación, María es ya una de los mejores de España. No en vano, desde que comenzara hace cuatro años a entrenar y a competir, ha ido sumando títulos y excelentes resultados. En su primer campeonato, un Open de Principiante en Madrid, logró la segunda posición, a la que añadió dos terceros puestos en sus dos siguientes citas a las que se presentó. Ahí se ‘picó’ todavía más y se dio cuenta de sus enormes posibilidades, repitiendo subcampeonato y podios al año siguiente.

Fue al tercero cuando ganó el Open Nacional de Valencia en todas sus categorías y se encontró con la llamada de la selección española júnior para participar en el Campeonato de Europa, con sede en Santa Susana (Barcelona) y en el que finalizó en una gran quinta posición. “Fue una gran experiencia que trataré de repetir el año que viene, volver a competir en el Europeo, aunque sería en sénior, porque mí físico está ya más adaptado a esta categoría”, apunta.

Y este año 2019 ha sido el de su confirmación, con ese título nacional júnior, subcampeonato sénior, además del triunfo en el Open de Aranjuez y un cuarto puesto el pasado fin de semana en el Internacional de Praga (República Checa).

María Tabernero, con la medalla de oro conseguida en el Campeonato de España

María Tabernero, con la medalla de oro conseguida en el Campeonato de España

Con ese ya buen currículum deportivo, que espera ampliar todavía más, María Tabernero recuerda su comienzo y cómo comenzó en este deporte: “Desde pequeña siempre me ha gustado hacer natación, tengo un espíritu deportista muy grande y hace cuatro años comencé a ir al gimnasio. Me gustaba porque notaba que cambiaba mi cuerpo rápidamente y así empecé a hacer dieta. Me dije: ¿Por qué no puedo probar este tipo de deporte y salir a competir? Quería conocer qué se vive desde dentro y me enganchó. A la hora de ir a campeonatos vi que había un gran ambiente, mucho compañerismo. Me gustó todo”.

De esta manera comenzó a convertirse en una de las mejores de España, dentro de un deporte que exige sacrificios, el peor de todos para ella, la dieta: “Es muy estricta. Para mí es lo más sacrificado, porque entrenar me gusta mucho y no me cuesta. Tienes que estar meses sin poder saltártela o solo una vez a la semana, dependiendo del periodo que sea antes de la competición”. A ello se une también la necesidad de compaginar esa preparación, que lleva a cabo en el gimnasio Power Gym durante una hora y media seis días a la semana, con sus estudios de cuarto curso de Relaciones Laborales, algo que trata de llevar de la mejor manera posible. “Es difícil compaginarlo, tengo que organizarme mucho, pero si te gusta no es un gran sacrificio, es incluso un desestrés para mí ir al gimnasio”, asegura la competidora que es entrenada por Roberto Castellanos, técnico que desde Madrid dirige su ‘planing’ de preparación que ella sigue con mucha disciplina.

Ese día a día de mañanas de entrenamientos, clases por la tarde y noches de estudio lo lleva María Tabernero habitualmente bien, como también ese musculado cuerpo, unas veces más u otras menos según se acerca o no un campeonato, consciente a la vez de que “hay gente que le gusta y a otras no tanto. Las personas se dan cuenta y se fijan, pero a mí mi físico me gusta mucho”.

También es consciente de la relación que se hace en muchas ocasiones entre este tipo de deporte asociado con el culturismo con el consumo de determinadas sustancias. “El uso de sustancias está ahí”, lamenta, pero deja claro que “es totalmente desaconsejable, sobre todo para las categorías femeninas, ya que también puntúa la feminidad”. En este sentido, señala que en algunos campeonatos se llevan a cabo controles antidoping para evitar el consumo de esas sustancias, como por ejemplo en el Campeonato de Europa en el que participó el pasado año con la selección española.

Lo que también lamenta María Tabernero de este deporte es la discriminación de género que en ocasiones se ve en algunos campeonatos, como en la cuantía económica de los premios que es mayor para los hombres, participantes en más número, que para las mujeres en ciertas competiciones. “Todos entrenamos igual, el esfuerzo es el mismo y seguimos la misma dieta. Tendría que haber igualdad”, reivindica a la vez que añade el argumento de que “cada vez más chicas están compitiendo en este deporte”.
Sin embargo, en Ciudad Real admite que es complicado encontrar no solo mujeres, sino también hombres que practiquen y compitan en este tipo de deportes. “Aunque se está poniendo algo más de moda”, sostiene una María que por ello está federada con la Federación de Madrid, compiendo allí en todos los campeonatos Regionales que se celebran.

A por el carnet profesional

Después de esos importantes éxitos que ya ha conseguido a sus tan solo 22 años recién cumplidos, María Tabernero tiene dos objetivos claros a corto y largo plazo: el primero es terminar su carrera universitaria y el segundo, si es posible de cara al próximo año, es conseguir el carnet de profesional de este deporte. “Intentaré salir a competir fuera de España para los Internacionales. Es muy importante que te conozcan, hacerte un nombre y ganar en tus categorías o en el ‘overall’, es decir, vencer tu categoría y luego también a las ganadoras de todas las tallas (baja, media y alta) para lograr ese carnet. Lo veo asequible, pero dependerá de lo que pidan en los campeonatos en ese momento y de cómo vayan el resto de participantes”, explica.

Una etiqueta ya de profesional que, además del salto de calidad que le otorgaría a nivel nacional e internacional, le ayudaría también en el aspecto económico, “ya que, aunque la Federación en la que estás te da alguna ayuda y depende el campeonato te dan cierto dinero, los viajes te los tienes que costear tú salvo con la selección española”. Así, María considera que “aquí en España es difícil vivir de esto”, de ahí la necesidad que ve como obligatoria de compaginar la formación académica con los entrenamientos.

María Tabernero, con su medalla de oro / Foto: Elena Rosa

María Tabernero, con su medalla de oro / Foto: Elena Rosa

A pesar del sacrificio de los entrenamientos, de la dureza, de esa estricta dieta y de los inconvenientes y obstáculos que puedan existir, María Tabernero vende a lo grande el Bodyfitness, “porque la recompensa que consigues personalmente vale más que todo eso”. Por eso anima a aquellos que les gusta entrenar y tener un físico musculado “a que prueben lo que se siente, a competir y y mostrar todo el esfuerzo que llevas haciendo durante un año. Son momentos que hay que vivir”.

Lo dice una deportista que se ha hecho ya un gran hueco a nivel nacional en esta modalidad deportiva del Bodyfitness que no es muy conocida y en la que quiere coger nombre a nivel internacional. Y ya saben, es de Ciudad Real.