Programa integral de Cruz Roja para solicitantes de protección internacional

A lo largo de los siglos en el mundo se han producido importantes movimientos de población generados principalmente por conflictos armados, la violencia generalizada, las violaciones de los derechos humanos o las catástrofes naturales.

Personas individuales o familias enteras cuyas vidas están en peligro y que han tenido que huir de la pobreza, de la miseria y de los conflictos en sus países de origen. Además, en los últimos años, el actual contexto internacional con guerras prolongadas como en Siria, Afganistán, Irak o en algunos países de África ha hecho que se produzca un importante incremento de los flujos migratorios.

Desde este contexto, los países -aunque no siempre cumplen- deben garantizar la protección y el respeto de los derechos básicos, además de proporcionarles la ayuda humanitaria necesaria para la integración y la defensa de estos colectivos en los países de acogida.

Desde febrero de 2016

Quien sí cumple en España desde hace más de 30 años es Cruz Roja Española, que forma parte del sistema estatal de acogida e integración, coordinado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. En concreto, la ONG tiene en funcionamiento a nivel estatal el Programa de Acogida de Solicitantes y Beneficiarios de Protección Internacional, que lleva funcionando desde febrero de 2016 en Ciudad Real.

El objetivo principal de la intervención que se realiza desde Cruz Roja a través de este programa, explica a Lanzadigital.com Mateo Esteban Núñez como referente provincial de este programa, es ofrecer un apoyo integral y multidisciplinar a los solicitantes y beneficiarios de protección internacional, de manera que consigan una integración plena en la sociedad de acogida: desde cubrir las necesidades básicas hasta prestarles apoyo en la gestión de trámites administrativos o apostar por la creación de una red social que pueda servirles de soporte, entre otras acciones.

A partir de su llegada a España, en Cruz Roja Ciudad Real ponen en marcha un itinerario personalizado de inserción sociolaboral que permita cubrir las necesidades de los solicitantes y beneficiarios de protección internacional a través de tres fases con las que se pretende que estas personas puedan llegar a ser autónomas y contar con sus propios recursos y medios económicos.

Fases del programa de Cruz Roja

En concreto, Mateo Esteban Nuñez indica que la intervención de Cruz Roja tiene una duración aproximada de entre 18 y 24 meses y en ella se ofrecen varios servicios de apoyo como atención psicológica, educación, aprendizaje del idioma, interpretación y traducción y asesoramiento legal.

La primera fase consiste en la acogida de los destinatarios durante los 6 primeros meses, proporcionándoles alojamiento y ayudándoles en la adquisición de habilidades para facilitarles su integración en la comunidad.

La segunda fase cubriría los siguientes 6 meses facilitando la independencia de los usuarios para que puedan disfrutar de una vida más autónoma, al tiempo que inician la búsqueda de empleo. Por último, hay una tercera fase en la que las familias más vulnerables pueden continuar recibiendo apoyo eventual en determinadas áreas.