El España-Bulgaria de baloncesto femenino no se jugará finalmente en Ciudad Real

Raúl Fernández Ciudad Real
La selección española absoluta femenina de baloncesto no estará en Ciudad Real en febrero / Foto: FEB

La selección española absoluta femenina de baloncesto no estará en Ciudad Real en febrero / Foto: FEB

La FBCLM ha descartado la disputa en el Quijote Arena del encuentro clasificatorio para el Europeo de la selección nacional absoluta, debido a las deficiencias del pabellón para jugar un encuentro de baloncesto con la normativa FIBA.

José Luis Rodrigo, presidente de la Federación de Baloncesto de Castilla-La Mancha, anunció este miércoles en un desayuno informativo que, a falta de que el Ayuntamiento firmara un convenio con su compromiso de adecuar el Quijote Arena para ser homologado por la FIBA , la selección española de baloncesto femenina, actual campeona de Europa y subcampeona olímpica, disputaría el 14 de febrero en Ciudad Real un partido ante Bulgaria clasificatorio para el Europeo 2019.

Al final, esa intención de jugar en la capital ha quedado descartada (a falta de que la Federación regional lo haga oficial) después de que los técnicos de la Federación Española revisaran a mediodía de este pasado miércoles el pabellón junto a los del Patronato. Una renuncia federativa que ha sido anunciada por la concejala de Deportes, Nohemí Gómez-Pimpollo, que en un comunicado ha explicado que el presidente José Luis Rodrigo le transmitió anoche que “para no perder la ventana hay que comunicar a la FIBA pasarla a Guadalajara”. Y, además, adelantó que se ha pedido a la FBCLM, desde la Federación Española, una próxima reunión para solventar las deficiencias y traer a Ciudad Real un partido oficial clasificatorio de la selección masculina en junio.

En declaraciones a Lanzadigital, Gómez Pimpollo recalcó la voluntad existente en el Patronato Municipal de tratar de subsanar las deficiencias del Quijote Arena (pabellón hecho para el balonmano) para albergar este encuentro de baloncesto y estaba a expensas de conocer el informe de los técnicos de la FEB para ello, aunque ya sería para esa futura cita y no para el anunciado encuentro de España-Bulgaria. “No sé por qué lo anunció el presidente cuando no había nada hecho”, dijo Gómez-Pimpollo, que explicó que los requisitos exigidos eran marcar las líneas, poner las canastas que deberían ser trasladadas y un nuevo marcador, este último el más complicado de ejecutar.

La concejala de Deportes, con estas explicaciones, quiso salir a la vez al paso de las acusaciones del concejal del Grupo Popular, Miguel Ángel Poveda, de “nula colaboración” y “falta de atención” a la propuesta de la Federación de Baloncesto de Castilla-La Mancha para ese encuentro de la selección española femenina. “No es cierto que el Ayuntamiento se haya negado a atender las peticiones que la Federación Española realizó, ni ha habido una “nula colaboración por parte del equipo de Gobierno del Ayuntamiento”, ya que si no, no se estarían planteando este otro partido de la Selección masculina”, apuntó en ese comunicado.