Ciudad Real confía su suerte al 155 esta Navidad

Noemí Velasco Ciudad Real
Décimos de la Lotería de Navidad en una de las administraciones de Ciudad Real / J. Jurado

Décimos de la Lotería de Navidad en una de las administraciones de Ciudad Real / J. Jurado

Las administraciones de lotería de la provincia confirman un aumento de ventas de la Lotería de Navidad. Los ciudarrealeños confían de nuevo en el 5, el 7, el 13 y fechas conmemorativas, aunque todo décimo que contiene el 155 ha sido todo un éxito. A unos días de que los bombos empiecen a girar, los loteros animan a acudir a ventanilla y a confiar en las administraciones locales

Los ciudarrealeños han confiado su suerte en el número 155 en un año marcado por el repunte de ventas en la Lotería de Navidad. Las administraciones de lotería de la provincia confirman que el popular artículo aprobado por el Senado y el conflicto catalán han calado este 2017 en la sociedad.

Repetido hasta la saciedad en los medios de comunicación y después de sonreír a cinco senadores del PP que tuvieron premio en el cuponazo con un número acabado en 155, vecinos de toda España han decidido participar en la anécdota por antonomasia antes de que los niños de San Indefolso canten el Gordo el próximo 22 de diciembre.

El Alabardero ha vendido en Almagro 10 décimos del 00155, “un número que nunca hubiera vendido”, y Blas Jiménez en Membrilla ha distribuido 30 series del 15521, que hasta incluye el día de las elecciones catalanas. Pero es que todos los números que empezaban o acababan en el bendito número, o variantes como 55, han “volado” en las administraciones.

El Alabardero nota un incremento de ventas del 15%

Tras sumar el año pasado a su larga lista de premios el segundo de la Lotería de Navidad, las ventas en la única Administración de Almagro han sido un auténtico éxito y no cabe duda tras la cola de clientes que se montó el sábado del puente de la Constitución hasta la mitad de la plaza. “Parecíamos Doña Manolita”.

El lotero Vicente Ruiz del Valle confirma que las ventas han aumentado un “15 por ciento” por segundo año consecutivo, en la línea experimentada por la Lotería Nacional por todo el Estado.

Los premios concedidos a lo largo de su trayectoria son la mejor publicidad, de manera que el aumento de ventas ha estado protagonizado sobre todo por foráneos, gente de “Alicante, Málaga, Sevilla o Extremadura”. El Alabardero señala que “el flujo de turistas ha sido fundamental a partir de octubre”, sobre todo el último, donde “abarrotaron bares y restaurantes”.

Las altas temperaturas retrasan la compra de décimos en la capital

Los vecinos de Ciudad Real ultiman las compras de décimos para el 22 de diciembre / J. Jurado

Los vecinos de Ciudad Real ultiman las compras de décimos para el 22 de diciembre / J. Jurado

Representante de la cuarta generación de loteras al frente de la Administración de la calle Carmona, en la calle Alarcos de Ciudad Real, Ana María Serna también ha observado un incremento de las ventas, “sobre todo desde que llegó el frío, hace tres o cuatro semanas”. La lotera confiesa que antes “las temperaturas no acompañaron para pensar en el Sorteo de Navidad”.

Al margen del reclamo del 155 y de las terminaciones en 5 y en 7 que siempre gustan, Ana María Serna señala como otra de las curiosidades de la temporada el aumento de las ventas del 18917, “quizá porque nacieron muchos niños”.

Los décimos llegan al extranjero

Clientes en busca de fechas determinadas son muy habituales y marcan el continuo sonar del teléfono, entre ellos “una señora de Bilbao que siempre pide el 19313 porque la operaron del corazón y la intervención salió bien”.

Las llamadas llegan de toda España y hasta de fuera. De hecho, Serna confiesa que este año ha recibido, nada más y nada menos, una de Finlandia. “Era una mujer española que estaba de visita a su hijo en el país nórdico y prefirió no esperar para reservar el décimo y que lo enviáramos a Valencia”, cuenta la lotera, que ha mandado otro a Londres.

Además, la Administración número 2 de Ciudad Real ha tenido el privilegio de vender dos números completos terminados en 13, uno de ellos el 59.613, con el que repartieron el pasado mes de febrero 6 millones de euros con la Lotería Nacional y al que están abonados desde hace más de 30 años. Estos décimos son los “primeros en venderse”, aunque la búsqueda del 13 asegura su distribución todos los años.

Los vecinos confían en la Lotería Nacional

La suerte está del lado de la Administración número 1 de Membrilla, que tras repartir premios con la Lotería Nacional y La Quiniela espera hacer triplete este 2017 con el Gordo. Muchos han decidido confiar en los números de Blas Jiménez Arroyo, que ha experimentado un incremento de ventas del 10 por ciento, y que ha repartido décimos por toda la provincia, en Ciudad Real, Tomelloso, Valdepeñas o Bolaños de Calatrava.

El lotero confiesa que “la venta de la Lotería de Navidad cada vez va a más”, porque “juega todo el mundo e implica a bares, clubes deportivos, asociaciones o hermandades”.

Además, Blas Jiménez Arroyo hace referencia al incremento del interés por la Lotería Nacional, frente a los suculentos premios de otros sorteos como Euromillones o La Primitiva. La razón es que “hay más premios, aunque sean más pequeños”.

Entre las curiosidades del juego navideño en Membrilla, Blas Jiménez Arroyo destaca que la Sociedad cultural La Protectora consigue vender los 1.700 décimos del 95642 todos los años, número del que esta semana ya no queda nada.

Los loteros animan a confiar en la Administración local

Ana María Serna, lotera de Ciudad Real, anima a comprar en las administraciones de lotería locales / J. Jurado

Ana María Serna, lotera de Ciudad Real, anima a comprar en las administraciones de lotería locales / J. Jurado

Con los dedos cruzados, las administraciones de lotería de la provincia animan a comprar los últimos décimos en ventanilla, a confiar en la lluvia de euros de la Navidad y esperan con ansias repartir el Gordo, pues como destaca Ana María Serna, “supone un cambio radical para el establecimiento, en venta y en afluencia de público, y una alegría enorme que se recordará durante generaciones”.

Además, la lotera ciudarrealeña aprovecha para instar a los vecinos de la provincia a acudir a las administraciones locales, “porque los números están en todas y es un auténtico absurdo acudir en masa a Doña Manolita cuando el mismo décimo puede estar en la esquina de tu casa, en el bar de abajo”.

“No vale la pena estar 5 horas de cola en la Puerta del Sol de Madrid para coger el mismo número y, además, si compramos en la provincia, favorecemos al comercio local y conseguimos que los premios los repartan nuestras administraciones”, añade.

A unos días de que el bombo empiece a girar, El Alabardero de Almagro recomienda “acudir a la administración y coger el primer décimo que te den”, porque “nunca se sabe dónde estará la suerte”.