Cáritas extiende a toda la provincia su Servicio de Intermediación Laboral para Campañas Agrícolas

Teresa Requena, Dolores Olmedo y Carmen Ruiz / Elena Rosa

Teresa Requena, Dolores Olmedo y Carmen Ruiz / Elena Rosa

El año pasado la organización gestionó la llegada de 950 temporeros al campo ciudadrealeño

Cáritas Diocesana de Ciudad Real presenta la Campaña de Temporeros para este año 2021, con el lema “El trabajo digno da buen fruto”. Cáritas plantea la Campaña, teniendo como horizonte el reconocimiento, acceso y protección de los derechos humanos de todas las personas.El año pasado la campaña gestionó la llegada de 950 temporeros al campo ciudadrealeño. Además esta temporada extenderá a toda la provincia su Servicio de Intermediación Laboral para Campañas Agrículas, que ha conseguido notables resultados en los dos años que ha funcionado en Tomelloso.

Teresa Requena, miembro del Consejo de Cáritas Diocesana de Ciudad Real, relató que muchas personas se ven obligadas a migrar de otros lugares o a desplazarse dentro de nuestro propio país, porque en sus lugares de origen es muy difícil vivir. Buscan ciudades, pueblos o lugares donde iniciar una nueva vida o donde encontrar un trabajo. Las dificultades a las que se enfrentan son enormes. Y como comunidad cristiana que somos estamos llamadas a la acogida, pero también a salir al encuentro.

Esta es una realidad que viven las personas temporeras que llegan a nuestros pueblos, especialmente los de origen extranjero, que son mayoría y que además son los que sufren una mayor vulneración de sus derechos.

Acoger, proteger, promover e integrar son los cuatro verbos que propone el papa Francisco para poner en práctica la cultura del encuentro en nuestras vidas:

– Como sociedad, acogemos a las personas migrantes.

– Y por ello debemos proteger al individuo y sus derechos, independientemente de sus estatus migratorio.

– El desarrollo de nuestra sociedad pasa por la inclusión de las personas migrantes, dándoles la posibilidad de realizarse como personas en todas sus dimensiones.

– Y así, debemos entender el encuentro de culturas diferentes, como oportunidad de crecimiento personal y comunitario.

Este año queremos resaltar que cuando el trabajo que se ofrece a los temporeros es digno, el fruto que se recoge es bueno y conseguimos evitar numerosas vulneraciones de derechos.

Teresa Requena / Elena Rosa

Teresa Requena / Elena Rosa

De este modo recordamos que el trabajo es digno:

– Cuando a la persona temporera se le hace un contrato por escrito y se le da de alta en la Seguridad Social, cotizando por él todos los días que trabaja.

– Cuando se le procura un alojamiento digno, en el que la persona temporera pueda descansar, asearse, lavar la ropa o cocinar, ya que así evitamos que vivan en asentamientos, naves, viviendas infrahumanas o hacinadas en habitaciones.

– Cuando se le facilita el acceso al lugar de trabajo en condiciones de higiene y seguridad y las herramientas necesarias para poder desempeñar su  trabajo, sin tener que tengan que pagar por ello.

– Cuando se respeta las horas de la jornada de trabajo, los tiempos de descanso y el salario según nuestro Convenio Agrícola.

– Cuando se evita contratar por medio de intermediarios ilegales o comisionarios, que no ofrecen fiabilidad sobre las condiciones laborales de los empleados.

– Y cuando se utilizan servicios de intermediación laboral seguros, como el que ofrece Cáritas a todos los empresarios agrarios y pequeños agricultores.

Por último, apelamos a la necesidad de aunar esfuerzos por parte de todos los actores implicados en las campañas de recolección.

A los pequeños agricultores y empresarios agrícolas, pedimos que ofrezcan trabajo digno y que utilicen la intermediación laboral de Cáritas. A las Administraciones Públicas y Ayuntamientos de localidades donde llegan personas temporeras, habiliten los recursos necesarios, así como duchas y alojamiento, cumpliendo con las medidas de higiene y protección necesarias.

A los sindicatos, entidades agrarias y las partes implicadas en la negociación de los convenios agrícolas, que la procuración del alojamiento sea obligatoria, ya que actualmente el convenio del campo de nuestra provincia no lo recoge.

SERVICIOS Y ACTIVIDADES A DESARROLLAR EN LA CAMPAÑA

Por su parte Dolores Olmedo, coordinadora del Programa de Acogida y Acompañamiento, explicó que Cáritas Diocesana de Ciudad Real prepara esta Campaña desde una doble vertiente, por un lado todo lo referente a la sensibilización y denuncia de las situaciones de vulnerabilidad y precariedad que sufren las personas temporeras y por otra parte, la información sobre los distintos recursos y dispositivos de atención, información y acogida a estas personas.

Este año, la campaña viene marcada de nuevo por la emergencia sanitaria del Covid y esto es importante tenerlo en cuenta, al ser las personas temporeras uno de los colectivos más vulnerables y con más dificultades de acceso a la sanidad (¿será unos de los colectivos previstos para la vacunación?), a la vivienda y al trabajo digno. Motivo por el cual no podemos ni debemos estigmatizarlos, señalarlos, ni culpabilizarlos; su situación es de desventaja ante esta emergencia sanitaria.

Durante la Campaña de Temporeros, que iniciamos este mes de mayo y se extenderá hasta finales de año con la recogida de aceituna, desde las Cáritas de diversas localidades y en diferentes momentos, dependiendo de la campaña de recogida concreta, se van a organizar distintos dispositivos de  atención a personas temporeras por medio de personas voluntarias y algunos técnicos. Todas ellas se realizarán teniendo en cuenta las medidas de seguridad e higiene pertinentes.

Las acciones a desarrollar son:

– Acogida, escucha, información y orientación sobre los recursos disponibles, servicio de intermediación laboral y también sobre sus derechos y deberes como trabajador temporero.

– Ayudas para cubrir necesidades básicas, especialmente de alimentación e higiene.

– Ayudas de ropa, mantas, calzado y toallas entre otras, todo ello a través de lotes preparados previamente higienizados y proporcionados desde los Talleres de Reutilización Textil de las Cáritas de Tomelloso, La Solana y Daimiel.

– Otras ayudas como las de farmacia o transporte. Los servicios de duchas o comedor de algunas localidades este año seguirán sin poder ser prestados por cuestiones sanitarias y para evitar posibles contagios.

– Coordinación interinstitucional con Ayuntamientos, Servicios Sociales, sindicatos u otras entidades de cada localidad, con el objetivo de poner en conocimiento de ellos las dificultades de las personas temporeras e implicarlos, para que puedan poner diversos recursos a disposición de ellos, como pueden ser duchas en pabellones municipales, alojamientos alternativos, o aquellos que se consideren convenientes.

– Por último, las Cáritas de cada localidad, realizarán acciones de sensibilización y denuncia propias, de la situación en la que viven los temporeros, a través de comunicados en las parroquias y de la difusión de la Campaña en medios locales o través de redes sociales y WhatsApp.

SERVICIO DE INTERMEDIACIÓN LABORAL PARA CAMPAÑAS AGRÍCOLAS

Por su parte Carmen Ruiz, coordinadora del Programa de Empleo, relató que las Cáritas que se encuentran en las zonas temporeras se ven muy a menudo desbordadas por las personas que llegan buscando trabajo y sin alojamientos para vivir mientras dura la campaña. Una gran parte no tiene regularizada su situación, pero otros mucho sí que se encuentran en situación administrativa regular y por lo tanto con posibilidad de trabajar.

Desde el programa de empleo, las acogidas parroquiales y otros programas de intervención que se desarrollen en las distintas Cáritas es necesario ver esta situación como una oportunidad y aunar esfuerzos para el desarrollo de un trabajo de acogida, sensibilización e intermediación con empresas agrícolas/agricultores que potencie la contratación de personas temporeras y reduzca la vulneración de derechos laborales. Hay que poner en valor a toda persona, (venga de donde venga), y su trabajo, que siempre enriquece el territorio que la acoge.

Cáritas Diocesana de Ciudad Real cuenta con años de experiencia acompañando a personas temporeras y siendo testigo de numerosas vulneraciones de los derechos laborales y situaciones de precariedad. Por todo ello, acompañamos a las personas temporeras a encontrar un trabajo digno, a través de nuestro servicio de intermediación laboral, que cumpla con la normativa laboral vigente y el Convenio del campo en la provincia de Ciudad Real.
(Un servicio de intermediación laboral como agencia de colocación que somos y gratuito) En este sentido el trabajo se desarrolla en dos direcciones, por un lado, con las personas temporeras y por otro con las empresas agrícolas y agricultores.

1. Intermediación con personas temporeras:
Cuando las personas llegan al servicio de Intermediación laboral es porque previamente se ha desarrollado un trabajo de acogida, recepción de la demanda, orientación laboral y la persona está en condiciones de trabajar tanto personalmente como administrativamente.

Intermediar con las personas temporeras hace que éstas se sientan acompañadas, protegidas y con la confianza que no se van a vulnerar sus derechos laborales y si pasase tienen la garantía de que van a ser defendidas.

Para las personas temporeras que no tienen alojamiento durante las campañas, el trabajo con las empresas agrícolas y agricultores/as va dirigido a la captación de la oferta de trabajo (si pudiera ser con alojamiento) para así garantizar el trabajo y alojamiento con unas condiciones mínimas de habitabilidad que favorezca el bienestar de trabajadores/as.

Durante el tiempo que dure la relación laboral desde el servicio de intermediación laboral se ofrece seguimiento tanto a la persona temporera como a la empresa/particular para poder resolver cualquier incidencia tanto a nivel laboral como de la situación administrativa (renovaciones de permisos, solicitantes asilo, etc.).

En todo este proceso la persona trabajadora también debe cumplir con sus obligaciones y normas de la empresa, siendo objeto de atención si no lo hiciera.

2. Intermediación con empresas agrícolas y agricultores:

A la hora de acercarnos a las empresas agrícolas y agricultores hay que tener en cuenta que estas empresas o agricultores tienen una gran carga de trabajo en un momento limitado en el tiempo y por ello es necesario actuar siempre con la disposición de ofrecer un buen servicio de intermediación laboral, facilitar el trabajo y no de complicarlo, con el fin de que las empresas y agricultores/as vuelvan a contar con nuestro servicio.

La prospección empresarial se realiza contactando con ellas y proponiéndoles el servicio de intermediación laboral (gratuito) como medio para cubrir los puestos de trabajo antes de que comiencen las campañas.

En esa relación con la empresa, se pretende, además, hacer una labor de sensibilización y dar a conocer el servicio, para transmitir una imagen realista de las personas temporeras. Y apelar a la responsabilidad social de la empresas/agricultores, y no sólo a cubrir una necesidad de mano de obra.

-Se firma un acuerdo de colaboración o al menos de la oferta recibida.

Cáritas ofrece a los agricultores:

 Trabajadores/as con permisos de trabajo capacitadas para trabajar.

 Seguimiento del trabajador/a después de la incorporación tanto en el campo como en el alojamiento.

 Mediación y resolución de conflictos.

 Protocolo de intervención entre Cáritas y la empresa/ agricultor

 Publicidad a la empresa por su responsabilidad social y la colaboración con Cáritas.

PROTOCOLO DE GESTIÓN DE OFERTAS

Una vez establecido el contacto y el acuerdo de colaboración entre la empresa y Cáritas se puede proceder de la siguiente manera, aunque este es un aspecto que se debe adaptar siempre a cada empresa.

 La empresa o agricultor/a hace la oferta con el número de personas trabajadoras estimadas y fecha de incorporación.

 Una vez que la empresa o agricultor/a plantea la oferta de empleo, la persona intermediadora laboral selecciona las personas candidatas, que cumplen las condiciones de la oferta y se pone en contacto con ellas para informarles de las condiciones de la oferta y orientarles.

 Desde Cáritas se pasa listado con el nombre de las personas candidatas a trabajar, nº de NIE/DNI, nº de la seguridad social, teléfono de contacto, nacionalidad y fotocopia del documento de identificación para proceder al alta en la seguridad social.

 Llegado el momento del traslado al lugar del trabajo se acordará entre la empresa/ agricultor y Cáritas cómo hacerlo. Recogida por parte de la empresa o agricultor/a, punto de encuentro…

 Se les facilitará por escrito las condiciones de trabajo, funcionamiento y las normas de convivencia que se establezcan entre la empresa y Cáritas.

 Desde Cáritas se harán visitas de seguimiento según proceda o por necesidades especiales.

 En el caso que la incorporación sea sin alojamiento se procederá en el seguimiento igual, pero sin tener en cuenta la parte de convivencia.

Las acciones de intermediación laboral van dirigidas a ser un puente entre las personas que buscan trabajo y las ofertas de empleo que ofrecen las empresas. Los teléfonos de contacto para informarse sobre este servicio son 630 104 292 / 608 480 953.