Préstamos online, ¿qué tipos hay y qué características tienen?

Préstamos online

Préstamos online

Repasamos los principales tipos de créditos online que puedes encontrar en la actualidad.

Internet lo ha cambiado todo, hasta la forma que tenemos de pedir un préstamo. Ahora no es necesario personarse en la oficina de un banco tras haber concertado una cita y armado con toneladas de documentos diferentes; ahora tan solo hay que coger el teléfono móvil, acudir a una página web e introducir una serie de datos para esperar una respuesta y recibir, o no, el dinero.

En los tiempos que corren, la revolución digital nos ha traído tantas novedades como comodidades, y una de las más destacables en el terreno económico son los créditos rápidos. Veloces y perfectos para las sorpresas que te piden pagar más de lo que puedes, estos son solo una parte de todo el abanico de préstamos online que podemos encontrar en la actualidad.

¿Cuáles son los tipos de créditos online que hay y qué características tienen? Si esta es la duda que te está rondando la cabeza, lo mejor que puedes hacer es seguir leyendo, porque te vamos a dar toda la información que necesitas para saber, de primera mano, lo que puedes encontrar cuando consultes a financieras y bancos en la red en busca de una inyección económica, sea del tipo que sea.

Créditos rápidos online

Los créditos rápidos online son los más conocidos por aquellos propios y ajenos a internet. Se caracterizan por gozar de un sistema de solicitud muy rápido y fácil de llevar a cabo, como también por contar con un plazo de tiempo muy reducido tanto a la hora de aprobar o denegar el préstamo, como a la hora de conceder el dinero e ingresarlo en cuenta.

De hecho, todo eso puede llevar tan solo quince minutos entre que el usuario entra en la web, introduce los datos, establece cantidades y plazos y recibe respuesta. Se llaman rápidos por algo, y esa es precisamente la mayor bondad que tienen, que permiten que tengas el importe indicado en la cuenta en menos de un día.

¿Su mayor problema? Los intereses. Suelen ser bastante altos, salvo que aproveches alguna promoción.

Minicréditos online

Estos tienen un elemento que lo caracteriza especialmente. Los minicréditos online son famosos por su celeridad, igual que la de los rápidos, pero también por los importes que se pueden solicitar con ellos. Por lo general, las cifras no pueden superar los mil euros, y en ocasiones el tope es incluso menor.

Lo mejor que tienen es que son ideales para momentos de gran urgencia en los que se necesitan cantidades no demasiado grandes. De hecho, la presencia de minicréditos gratis es lo que da especial sentido a este tipo de producto. Son préstamos que no están sujetos ni a comisiones ni a intereses de ninguna clase, que solo obligan a pagar por el dinero recibido, sin ningún añadido.

Créditos tradicionales online

Por supuesto, los préstamos más tradicionales también tienen su sitio en internet, gozando de las comodidades y de la velocidad que facilita el entorno digital. Los créditos tradicionales online son los mismos que podemos encontrar en las entidades bancarias habituales, con la diferencia de que todo se tramita a través de una plataforma digital, en la red.

Las esperas no son tantas, pero los requisitos sí. La documentación, las condiciones y todo lo normal en este tipo de producto hace acto de presencia, pero con la comodidad que supone el poder avanzar en los trámites sin tener que moverse de casa, sin tener que someterse a esperas en las oficinas. Todo es igual, pero a la vez distinto.

Créditos personales online

Sin necesidad de dar explicaciones, con cuantías medias y para poder gastar el dinero en lo que te apetezca. Los créditos personales online tienen el mismo fin que los préstamos personales que se conceden en los bancos, pero, de nuevo, volvemos a tener como factor diferencial el hecho de realizar la solicitud por internet y todo lo que ello implica.

Tienen los mismos inconvenientes, aunque más ventajas. Tan solo hay que acudir a una web, rellenar los datos y proceder con el formulario para contar con el dinero, sea a través de una financiera o de un banco, ya que estos también los conceden. Son ideales para realizar compras de productos caros, reformas o para cualquier otra finalidad para la que se quieran utilizar.

Estas son las categorías principales de préstamos en línea, aunque hemos de decir que, en su interior, podemos encontrar más y más ramales que llevan a otras categorías y a otros tipos de productos que, si bien beben de los principales, cuentan con unas características propias y diferenciadoras. Con todo esto, ya sabes lo que vas a encontrar en la red en materia de préstamos, ya sabes lo que puedes, o debes, solicitar.

Post contratado