El cazador herido en una montería en Almodóvar sale de la UCI, pero sigue hospitalizado

Belén Rodríguez Ciudad Real
Imagen de archivo de una montería en la provincia de Ciudad Real /Clara Manzano

Imagen de archivo de una montería en la provincia de Ciudad Real /Clara Manzano

La investigación del accidente la lleva el juzgado de primera instancia número 1 de Puertollano, a la espera de recibir el atestado de la Guardia Civil. El autor del disparo fue un niño de 12 años, pero la responsabilidad penal se exige al padre

El cazador de 64 años herido grave en una finca en Almodóvar del Campo ya ha salido de la UCI, pero sigue ingresado en el Hospital General de Ciudad Real, casi quince días después del accidente, según han confirmado fuentes del Sescam.

El hombre, que participaba en una batida en la finca Encomienda del Mochuelo del extenso término municipal de Almodóvar de Campo el 11 de noviembre, recibió un tiro accidental de un niño de 12 años, inimputable desde el punto de vista penal, por lo que la responsabilidad se le exige al padre que le acompañaba.

De la instrucción del caso se encarga el juzgado de instrucción y primera instancia número 1 de Puertollano, a la espera de recibir  el atestado de la investigación que abrió la Guardia Civil, según informan fuentes judiciales.

El tiro le impactó de rebote

El menor, que acompañaba a su padre en la batida, disparó con una escopeta y alcanzó de rebote al lesionado, al que le impactó en el pecho al menos una esquirla de la bala de la escopeta (una munición menos letal que la del rifle), lo que explicaría que el accidente no tuviera consecuencias irreversibles.

Menores cazadores, a partir de los 14 años

La actual ley cinegética de Castilla-La Mancha permite cazar a los menores a partir de 14 años, con permiso de armas y bajo la supervisión de un adulto hasta que tengan 18 años de edad. Como acompañante puede asistir cualquier persona, sin armas. En estos casos la Federación de Caza dispone de seguros para el acompañante por el riesgo que asume.

El accidente cinegético, el más grave en Ciudad Real desde que empezó la temporada hace poco más de un mes, ocurrió sobre las doce del mediodía del domingo 11 de noviembre en una finca que organiza monterías de alto nivel.