Actas por mascarilla y una infracción de tráfico, balance de la atípica víspera de Pandorga

B. Rodríguez / J. Yébenes Ciudad Real
Este año la Pandorga de Ciudad Real se celebra oficialmente

Este año la Pandorga de Ciudad Real se celebra oficialmente "con pequeños gestos" / Elena Rosa

La noche de la ‘limoná’ en Ciudad Real (suspendida por el Covid-19) deja los mismos incidentes que una madrugada normal de jueves de verano. Ante estos datos, la alcaldesa capitalina, Pilar Zamora ha mostrado su orgullo y ha dicho esperar que este 31 de julio acabe también sin incidentes

Ciudad Real está respondiendo bien a la otra forma de vivir la fiesta de la Pandorga 2020, con todos los actos masivos suspendidos. Los temores porque la noche de la ‘limoná’, víspera de la Pandorga, hubiera botellones incontrolados o corros de jóvenes saltándose la norma no se han cumplido.

Infracciones por mascarillas y tráfico

Los únicos incidentes  reseñables de la madrugada del jueves 30 de julio al viernes 31 han sido las habituales denuncias por no usar la mascarilla o mantener las distancias de seguridad. También se ha producido un accidente de tráfico con daños materiales y los agentes de la Policía Municipal han denunciado a un conductor por un delito contra la seguridad vial por conducir bajo los efectos del alcohol,  han informado fuentes municipales.

El resumen es que al menos el movimiento nocturno del jueves ha sido “el normal” de un jueves de verano sin estudiantes en Ciudad Real.

Orgullo de la alcaldesa

Ante estos datos, la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, ha felicitado a todo el pueblo de Ciudad Real por la responsabilidad que ha demostrado la noche de la ‘limoná’, previa a la Pandorga, y por haber respetado la prohibición de celebraciones masivas por el coronavirus. “Este año hay que reinventar la Pandorga y disfrutarla la medida de nuestras posibilidades”, ha dicho, a la vez que ha mostrado su orgullo porque “no haya habido incidencias”.

“Estuvimos en contacto con la Policía Local y esta mañana con la subdelegada” y el balance “ha sido el de un jueves normal, con alguna denuncia por ruidos, y ya está”.

Por ello, espera terminar este 31 de julio, día principal de la popular  convocatoria, de la misma manera, sin concentraciones y viviendo la fiesta de otra manera. “Ojalá mañana podamos decir que hemos sido todos otra vez responsables y que no ha habido nada”, ha indicado.