“La farmacia no solo está para repartir mascarillas, podemos hacer mucho más”

Francisco José Izquierdo, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real / J. Jurado

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real y del Consejo de Colegios Farmacéuticos de Castilla-La Mancha, Francisco José Izquierdo, asegura que el colectivo está deseando colaborar más con la Administración y aportar para que la actual crisis sanitaria por la Covid-19 desaparezca lo antes posible. De cara al futuro más inmediato, cree que hay que prepararse para semanas duras, “en las que todos tenemos que volver a arremangarnos para trabajar, como no hemos dejado de hacerlo de modo incansable, e intentar sacar esta situación adelante”.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real y del Consejo de Colegios Farmacéuticos de Castilla-La Mancha, Francisco José Izquierdo, destaca que la farmacia ha respondido bien y con creces siempre que la Administración sanitaria se lo ha requerido. Por este motivo el colectivo echa en falta que la Administración le encomiende un papel más relevante, “porque la farmacia está deseando colaborar más y aportar para que la actual crisis sanitaria por la Covid-19 desaparezca lo antes posible”.

Con motivo del Día Mundical del Farmacéutico, este 25 de septiembre, Francisco José Izquierdo atendió a Lanza. Con seriedad aseguró que le sorprende que en la situación actual no tenga el teléfono «frito a llamadas» por parte de la Administración. “Tenemos una red que garantiza el acceso al 99% de la población y un profesional, el farmacéutico, que está capacitado y tiene aptitudes para trabajar en salud pública y, de hecho, la ley dice que tenemos que trabajar en salud pública. ¿Por qué no nos llaman para participar y hacer más? Nosotros no nos hemos cansado de hacer propuestas a la Administración”.

“Se nos ha utilizado para el reparto de mascarillas y se nos quiere volver a utilizar”, apuntó Izquierdo, que ha querido “lanzar el guante de que la farmacia no sólo está para repartir mascarillas, la farmacia puede hacer mucho más”.

Ante la más que evidente positiva labor que se ha realizado desde las farmacias en los últimos meses, Izquierdo reconoce, en pleno Día Mundial del Farmacéutico, “sinceramente” que desconoce por qué no se cuenta más con ellos.

Futuro inmediato

De cara al futuro más inmediato, el presidente regional de los farmacéuticos cree que hay que prepararse para semanas duras, “en las que todos tenemos que volver a arremangarnos para trabajar, como no hemos dejado de hacerlo de modo incansable, e intentar sacar esta situación adelante”.

Al respecto vaticina que habrá muchas consultas en las que se van juntar la covid con los síntomas de la gripe o de refriados, que se pueden llegar a confundir. “Espero que la farmacia reciba instrucciones para poder ejecutar lo que tenga que hacer. No obstante las reciba o no, seguro que todo paciente que lo precise va a encontrar en la farmacia un recurso óptimo”.

Inicio de la pandemia

Recuerda el presidente de los farmacéuticos que, como para el resto de los profesionales sanitarios, el inicio de la pandemia fue complicado. “Hemos vivido en España la mayor crisis sanitaria conocida y eso nos ha obligado a todos a trabajar de forma incansable para ponernos manos a la obra para paliar en la mayor medida de lo posible los efectos de esta pandemia”.

En este sentido, resalta que la farmacia ha estado en primera línea de batalla arrimando el hombro, trabajando por los pacientes, “que es lo que nos mueve”, intentando hacer todo lo posible porque tuviesen una buena continuidad asistencial, el acceso adecuado a su medicación saliendo lo menos posible de casa o incluso en muchas ocasiones acercando esos medicamentos a las propias casas. “En definitiva tratamos de hacer lo que hacemos siempre, posicionarnos en el lado de las soluciones y tender la mano a la Administración para trabajar en todo lo que nos pidiese”.

Francisco José Izquierdo, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real / J. Jurado

Francisco José Izquierdo, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real / J. Jurado

Segunda ola

En el momento actual en el que ya se habla de segunda ola, “seguimos en la misma tesitura”, afirma Izquierdo. “No somos ajenos a ese colapso que existe en Atención Primaria y en el que la farmacia está siendo también un pilar fundamental para poner su grano de arena y que las repercusiones que puede padecer el paciente sean las menores posibles”.

Tal es la implicación de los farmacéuticos que incluso están teniendo que incumplir la norma de no adelantar la dispensación de medicamentos, matizando que son pacientes a los que los farmacéuticos hacen un seguimiento de su medicación y que la necesita, pero que por las circunstancias actuales no tiene capacidad para acceder en tiempo y forma a esa prescripción. “No es una buena solución para nosotros”, aclara Izquierdo, “estamos con la Administración buscando una solución global y mientras tanto nosotros tratamos de garantizar el bienestar del paciente, que es lo prioritario; y quiero que la gente sepa que lo que está haciendo la farmacia no solo atenta contra su patrimonio personal al adelantar esa medicación, sino que se está exponiendo cada vez que hace eso a una posible sanción de Sanidad”.

“Fijaros hasta qué punto están dispuestos a llegar los farmacéuticos para garantizar la adherencia al tratamiento a un paciente”, alaba Izquierdo.

En este sentido indica que las últimas conversaciones que están manteniendo con la Administración versan sobre los problemas que hay en torno a Atención Primaria. “Durante la pandemia trabajamos muy estrechamente con el Sescam sobre la receta electrónica. La ventana de dispensación de medicamentos es de diez días y la aumentamos a veinte para que el paciente tuviese que salir menos veces de su casa. Además se hizo la renovación automática de tratamientos, de visados… Incluso en un momento dado, hasta que se ponía en marcha la renovación automática, se nos autorizó para la dispensación de emergencia para tratamientos crónicos que habían caducado en receta electrónica”.

Recuerda Izquierdo que sobre todo al principio de la pandemia, la farmacia hizo un gran trabajo de educación sanitaria. “Hubo un gran momento de caos en el que se habilitaron teléfonos de información que se colapsaron, los centros de salud y las urgencias estaban desbordadas y el paciente con sus síntomas quería acceder a que le diesen información sobre qué es lo que tenía hacer. Y encontró en la farmacia un recurso para esa información. Se atendieron un montón de consultas relacionadas con síntomas y posibles casos que se derivaron a Primaria. Aunque no estaba en los papeles, la farmacia trabajó y el reconocimiento al menos de los pacientes lo tenemos”.

Test

Sobre la posibilidad de que en las oficinas de farmacia pudieran hacerse test, Izquierdo apunta que la legislación actualmente no contempla las farmacias puedan realizarlos, a no ser que el farmacéutico sea especialista en Análisis Clínicos y tenga laboratorio. “Eso no quiere decir que no se pueda englobar, como se han englobado otras muchas acciones en España como la detección del VIH o del cáncer de colon, en una acción puntual dentro de una campaña sanitaria”.

Para el presidente del Colegio de Farmacéuticos “ese sería el recurso legal que tendríamos para que la farmacia en un momento pudiese hacer test a la población. Nosotros simplemente nos ponemos en manos de la administración. Si ella considera que es necesario test masivos, pues la farmacia puede ser un buen recurso para hacerlos llegar al máximo número posible de ciudadanos”.

Posición de los farmacéuticos en el sistema

Preguntado por si siente que los farmacéuticos están discriminados dentro del Sistema de Salud, Izquierdo no entiende que así sea. “Es una situación complicada porque los farmacéuticos que trabajan en la oficina de farmacia no dependen del sistema en cuanto a que no tienen nóminas del sistema. Somos un agente externo. El autónomo del sistema sanitario. Pero eso no nos quita, tal y como reza la ley, que somos sanitarios igual que el resto y, de hecho, la colaboración entre todos los sanitarios es la única manera que existe de poder sacar adelante esta situación y arrimando todos el hombro y considerándonos todos que dentro o fuera de esa engranaje del sistema sanitario, trabajamos en cooperación  para sacar adelante al paciente”.

Trabajo y retos del Colegio de Farmacéuticos

La pandemia frenó todas las iniciativas que querían desarrollar el Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real y del Consejo de Colegios Farmacéuticos de Castilla-La Mancha. En este punto Izquierdo subraya que van a intentar mantener todas las vías activas.

“El Colegio tiene que seguir funcionando, de hecho ha seguido funcionado con normalidad, y todas sus actividades cotidianas las ha seguido llevando a cabo”, manifiesta el presidente, añadiendo que “ha supuesto un recurso para la oficina de farmacia y todos los farmacéuticos cuando han tenido alguna duda o algún problema”.

El reto de la institución colegial es ahora intentar llevar a cabo todas esas líneas de trabajo y todos los proyectos previstos, como la implantación de distintos servicios en la oficina de farmacia. Además a nivel autonómico también se iniciarán proyectos de investigación y se potenciará la formación online y todo tipo de recurso online.”Hemos tenido que cambiar el chip en cuanto a la visita presencial dentro del colegio, pero tenemos muchas ganas de seguir y de intentar ayudar, porque al final todo eso repercute en los pacientes”.

Patrón

Los farmacéuticos celebran todos los años su patrona el 8 de diciembre, Día de la Inmaculada Concepción. Este año, con casi total certeza, la comida de hermandad se suspenderá y se mantendría la misa para recordar a los dos compañeros en activo de la provincia (en Valdepeñas y Alcázar de San Juan) que han fallecido durante la pandemia.

Francisco José Izquierdo tomó posesión como presidente regional de los farmacéuticos pocas fechas antes del inicio de la pandemia. “Asumí el reto de ser presidente porque tenía un proyecto y porque mis compañeros confiaron en mí. Es cierto que sobrevenido a ese proyecto han venido unas circunstancias que han dado muchísimo más trabajo; acababa de entrar, así que tenía toda la energía para lidiar con esta situación, creo que la sigo teniendo y mientras la tenga estaré. Cuando me fallen las fuerzas, le dejaré mi posición a otro”.