Trabajadores de Bienestar Social exigen que se cubran bajas y vacantes para poder ofrecer un “trato digno” a los usuarios

Unos doscientos trabajadores se han concentrado esta mañana, indicando que la Relación de Puestos de Trabajo de Bienestar Social es de unos 800 puestos, habiendo en la actualidad una merma del más de 10 por ciento. En el caso concreto de la Residencia Gregorio Marañón en la actualidad hay seis vacantes por baja y otras cinco vacantes que no se han cubierto.

En torno a doscientos trabajadores de Bienestar Social se han concentrado esta mañana para exigir a la Consejería de Bienestar Social que cubra todas las bajas y vacantes de las residencias de mayores, centros de atención a personas con discapacidad y otros recursos asistenciales. El objetivo es que haya el personal suficiente para ofrecer un “trato digno” a los usuarios de estos recursos.

Frente a la Residencia de Mayores Gregorio Marañón se han congregado los trabajadores, cortando el tráfico, y Carlos Román, presidente del Comité de empresa de Bienestar Social, ha ejercido de portavoz, detallando cómo se ha llegado a una infradotación de personal que complica una adecuada atención.

Indicó que la Relación de Puestos de Trabajo de Bienestar Social es de unos 800 puestos, habiendo en la actualidad más de 10 por ciento sin cubrir. En el caso concreto de la Residencia Gregorio Marañón en la actualidad hay seis vacantes por baja y otras cinco vacantes que no se han cubierto.

Para Román esta situación se agrava por el hecho de que desde la legislatura de Cospedal los mayores que entran a la Residencia tienen un grado de dependencia 2 y 3, incrementando el número de residentes que necesitan más asistencia cuando paralelamente no se refuerza al personal.

En este sentido los trabajadores reclaman un estudio real de las necesidades de los centros para que para que se pueda contratar al personal necesario y adaptar las RPT necesarias para ampliar ese número de auxiliares o de personal de limpieza que están muy por debajo de las necesidades reales de los centros.

Concentración de trabajadores y usuarios de Bienestar Social / Elena Rosa

Concentración de trabajadores y usuarios de Bienestar Social / Elena Rosa

Detalla Román que las plantillas son tan cortas que ya se deben más de 2.700 jornadas laborales de descanso a unos trabajadores que, por esta falta de descanso, están agotados.

Los trabajadores explicaron que con plantillas muy cortas están teniendo que atender a muchos usuarios con muchas necesidades, por lo que la atención no puede ser lo digna que se merecen los mayores. Al respecto algunos familiares presentes en la concentración subrayaron que se acercan a la residencia para ayudar a los trabajadores.

Por otro lado Román criticó que la Consejería de Bienestar Social afirma que se atienden las necesidades solicitadas por los centros. “Lo que hace la Consejería es pedir que reduzcan sus peticiones y cuando están a su gusto las cumplen, así ‘atienden’ las necesidades’.

Los trabajadores subrayaron que continuarán con sus movilizaciones todos los miércoles hasta que se completen las plantillas, “porque es posible y ya lo hicieron antes de las elecciones”, concluyó Román.