Alfonso Estébanez y la “economía basada en recursos”

Noemí Velasco Manzanares
Alfonso Estébanez se propone

Alfonso Estébanez se propone "mejorar el mundo" en 'La revolución educada' / N. V.

El activista Alfonso Estébanez, que forma parte del movimiento internacional Zeitgeist, presenta su primer libro, ‘La revolución educada. De la antieconomía a la economía basada en recursos’, en el que defiende una sociedad sostenible, colaborativa y de alta tecnología

Alta tecnología para automatizar los procesos productivos y una economía sostenible basada en las necesidades frente al consumismo exacerbado. El investigador y divulgador Alfonso Estébanez acerca las características de la “economía basada en recursos” al público general en ‘La revolución educada’.

Activista del movimiento social internacional Zeitgeist, que mueve a miles de personas por todo el mundo, Alfonso Estébanez presenta un ensayo de economía, claro, esquemático y optimista con el cambio, que pone al ser humano en el centro por encima del sistema monetario. El autor habla de lo que tiene que ser “importante” y “prioritario” para la humanidad, tendencia definida como “relevantología”.

Frente a la especulación financiera, la obsolescencia programada, la fabricación de artículos que no se pueden reciclar y la energía derivada de combustibles fósiles muy contaminantes, Alfonso Estébanez propone “un catálogo de acciones para el cambio” que van desde el consumo responsable, al veganismo o el impulso de la Ciudadanía 2.0.

Economía sostenible y amable con el planeta

Inspirado por personalidades de la talla de Martin Luther King, Gandhi, Karl Marx y hasta Agustín de Hipona, de los que incluye algunas frases inspiradoras en su libro, Estébanez considera que existen fórmulas para romper con la “antieconomía” característica del sistema capitalista actual.

En un mar de conceptos como “escasez”, “renta básica universal”, “pensamiento crítico” o “internet de las cosas”, Estébanez propone realizar “un consumo consciente y a largo plazo”, apostar por “compañías eléctricas pequeñas que generen energía 100 por cien renovable”, exigir más transparencia y participación en las instituciones, o cambiar a la “banca ética”.

Además, desde una perspectiva global defiende que los recursos del planeta, esquilmados en la actualidad, adquieran el estatus de patrimonio de la humanidad, y que haya una clara apuesta por recuperar el medio ambiente e instalar energías limpias y renovables en todo el mundo de acuerdo a la “ley natural”.

Un proyecto global y colaborativo

Asimismo, la “economía basada en recursos” defiende que la ciencia, la tecnología y el conocimiento tiene que estar al servicio de la ciudadanía y sus necesidades, pero no para promover un sistema basado en la abundancia sin límites. El objetivo máximo es automatizar todos los procesos productivos al servicio del ciudadano, hasta que en el nuevo sistema económico y social, basado en un acceso igualitario, sea “irrelevante” el dinero.

Frente al “nacionalismo, la intolerancia y el elitismo” de la sociedad occidental, el movimiento Zeitgeist aboga por una sociedad global amable, colaborativa y ética. Para Afonso Estébanez, la “economía basada en recursos”, lejos de ser una utopía, es una solución “viable, posible, necesaria y urgente”, porque la economía actual es “insostenible medioambiental y socialmente”.

El libro está disponible en la página web www.larevolucioneducada.com y también en la librería La Pecera de Manzanares.