Sagrario Hontanilla: “Nos gustaría hacer un gran proyecto que fijara y atrajera población”

Sagrario Hontanilla, alcaldesa de Navalpino

Sagrario Hontanilla, alcaldesa de Navalpino

Sagrario Hontanilla está a punto de atravesar el ecuador de su primera legislatura como alcaldesa de Navalpino. En este tiempo ha tratado de poner en orden las cuentas del Ayuntamiento y está trabajando hacia su objetivo más importante: crear empleo. Entre sus proyectos destaca la puesta en marcha de un coto que genere riqueza en el municipio, así como un taller de empleo que marque rutas en los impresionantes parajes del Navalpino. Todo para garantizar que el pueblo siga con vida.

Pregunta- Es su primera legislatura como alcaldesa de Navalpino. ¿Qué tal la experiencia?
Respuesta.- A mí la verdad, me encanta. Siempre me ha gustado. De he hecho ya estuve en la oposición en dos legislaturas. Me ha gustado siempre. Si con ello, si con mi trabajo colaboro en que mi pueblo mejore, que la gente de mi pueblo tenga una buena calidad de vida y demás, para mí es una gran recompensa.

P.- Entonces no la tuvieron que animar para presentarse…
R.- Sí me tuvieron que animar, para que me presentara, porque en las anteriores elecciones perdí por un solo voto. Eso es lo peor. Lo pasé mal y no quería volver a repetir esa experiencia. Cuando pierdes por más votos y se ve que quieren a un candidato u a otro pues lo aceptas, pero perder por un voto… eso es lo peor de lo peor.

P.- Han sido años duros con la crisis, ¿cuál es la actual situación económica del Ayuntamiento?
R.- Económicamente está mal. Cuando entramos al Ayuntamiento había una gran deuda. Después del pago a proveedores y todo había una deuda considerable. Además había facturas que no se metieron en los planes de pago y, en fin, eso dificultaba un poco la labor para hacer lo que quieres y tienes pensado para la legislatura.

Ahora poco a poco y haciendo malabares vamos encauzando un poquito las cosas. Vamos pagando poco a poco a todos. Estamos trabajando mucho, llamando a muchas puertas y yendo a muchos sitios, no sólo para emprender e iniciar proyectos.

#;Deseo un futuro de bienestar para mi pueblo, que la gente tenga calidad de vida, que vivamos felices y tengamos empleo#;”

P.- Dentro de sus posibilidades, ¿en qué esta invirtiendo el Ayuntamiento?
R.- Nosotros nos acogemos a todos los planes extraordinarios de la Junta y los de Diputación, porque con financiación propia no podemos hacer casi nada.

Para nosotros el empleo es una prioridad. La gente joven necesita trabajo y en eso estamos invirtiendo todo lo que podemos. También apostamos por darles formación.

Por ejemplo el servicio de  ayuda a domicilio se dejó de financiar y no había. El 70% de la población de Navalpino es mayor y quería y necesitaba ese servicio. Lo volvimos a pedir y ya lo tenemos desde agosto. La gente está superencantada porque tiene ese servicio y además hay tres mujeres que están trabajando. Estás dando un servicio y generando empleo, que es lo que queremos.

Ahora hemos pedimos un taller de empleo. Nos lo han concedido y se formarán ocho alumnos. Para nuestro pueblo es muy importante, porque también habrá un director, un administrativo y un monitor.
Antes ya dimos cursos de competencias clave para que las chicas ayuda a domicilio tuvieran su certificado de profesionalidad y otro taller de empleo con certificado.

Sagrario Hontanilla, alcaldesa de Navalpino

Sagrario Hontanilla, alcaldesa de Navalpino

P.- En materia de agua también están actuando…
R.- Hemos renovando una de las captaciones que había y ahora hemos hecho otra, para que, en la medida de lo posible, tengamos por lo menos unos meses agua nuestra. Ahora nos abastecemos de la Torre.

Tenemos una presa en el río Valdehornos, pero ponerla en marcha es dificultoso y muy costoso y el Ayuntamiento no podría permitirse ni el recibo de luz. Me duele tener allí ese agua y no poder aprovecharla, porque no viene por su peso y necesitamos la luz.

También hemos renovado bastantes de las luminarias con el plan de obras. Poco a poco vamos haciendo las cosas que más falta nos hacen.

P.- ¿Cómo lleva Navalpino la despoblación?
R.- Mucha gente se ha ido a estudiar a Ciudad Real y si en el pueblo no hay trabajo, se quedan allí buscándose la vida.

La idea es que a ver si ahora, con el taller de empleo, podemos hacer que alguien pueda volver.
Esto también pasa con gente del pueblo que vive en Madrid. A los que están en el paro les animo que se inscriban al taller y puedan volver.

La despoblación la llevamos mal. A mí me gustaría hacer un gran proyecto que generara empleo y que nuestros jóvenes regresaran. Ahora estamos intentando fijar población, que los que hay no se nos vayan. Y en un futuro a mí me encantaría hacer un buen proyecto que generara empleo, y que toda esta gente que está desempleada pueda volver.

Ese es el reto de mi equipo, ideas tenemos. Poco a poco hay que ir haciendo esto y si lo lográramos sería cumplir un objetivo de los importantes.

P.- La agricultura, la ganadería y la caza son los grandes valores de Navalpino. ¿Cómo trabaja el Ayuntamiento para desarrollarlos?
R.- El pueblo es eminentemente agrícola y ganadero y en este campo había un poco de desorden. Había una Comisión de Pastos, pero como si no existiera, porque no se ponían ni al cobro ni al pago esta tasa. Había gente descontenta con esta situación y por eso se ha puesto en marcha la Comisión y se va al poner al cobro la tasa ya mismo.

Además Navalpino tiene un valor cinegético alto y los parajes son impresionantes para eso. Nuestra idea es recuperar el coto, que le daba mucha vida al pueblo, a las viviendas rurales, los bares, las tiendas, el hostal… Generaba mucha riqueza en el municipio.

Si se quedara como zona libre de caza nos encontraríamos que todos los domingos de enero a marzo la gente se vendría a cazar y no se quedaría nada en el pueblo. Queremos cambiar eso y generar riqueza.
Las circunstancias de nuestro Ayuntamiento, en el que sólo tenemos un auxiliar administrativo, hace que los trámites de los distintos proyectos se hagan poco a poco, pero queremos poner el coto en marcha ya mismo.

P.- Han sido años de muchas modificaciones en las líneas de autobús. ¿Cómo os ha afectado?
R.- Ahora sólo tenemos un día a la semana. Es cierto que la gente tiene sus coches y para ir al médico viene la ambulancia, pero aún así, no sólo se va a Ciudad Real al médico, sino también para papeleos, compras…

Antes también la gente que venía de Madrid, enlazaba y cogía el autobús en Ciudad Real, pero ya nada.
En su día hablé con la delegada de la Junta. Mostró interés en eso, pero de momento seguimos con un día. Entiendo que hay poca gente que viaje en la línea de autobús, pero no se nos puede quitar eso. No tenemos la culpa de vivir a 80 kilómetros de Ciudad Real y ser pocos. Esos pocos también necesitamos servicios como tienen en pueblos grandes, no podemos ser de primera o segunda según donde vivas.

P.- ¿Tenéis alguna reivindicación en materia de carreteras?
R.- Hay tramos que habría que arreglar, pero sobre todo es la conservación. Hasta Arroba la carretera es de la Diputación. A partir de ahí, Arroba, Navalpino  y Horcajo es de la Junta y a veces deberían pasar para atendernos. En épocas de heladas habría que echar sal, porque ha habido accidentes y no podemos esperar a que haya un accidente para ir. También los árboles de un lado y otro de la carretera se juntan y eso habría que arreglarlo. Tendremos que seguir insistiendo en estos temas

P.- ¿Cómo se plantea desde Navalpino el desarrollo del turismo?
R.- El taller de empleo que hemos pedido ha sido también con esas miras. El taller es de actividades auxiliares en mejora y conservación de montes. Con él pretendemos hacer rutas y marcarlas, porque tenemos parajes impresionantes.

Queremos presentar bien las rutas para que las gente conozca Navalpino y nos visite. Va a ser un taller muy bonito y nos va a beneficiar muchísimo. Espero que se haga bien. Interés estamos poniendo muchísimo.

P.- Por último, ¿qué desea para el futuro de Nalvapino?
R.- Deseo un futuro de bienestar para mi pueblo, que la gente tenga calidad de vida, que vivamos felices y tengamos empleo.

Nos gustaría hacer proyectos bonitos, poder hacer esas cosas que tenemos en la cabeza y situar nuestro pueblo entre lo más bonitos de la provincia, que lo es.
La gente de mi pueblo se merece lo mejor que les pueda suceder.