“Trabajamos para que al menos el 20% de nuestros ingresos vengan del turismo”

José Antonio Talavera llegó a la Alcaldía de Almedina en 2007. Desde entonces, pese a la crisis económica de estos últimos años, ha trabajado para que el municipio pueda contar con los mayores servicios posibles. Ante la bajada de ingresos municipales por la despoblación, ahora están tratando de potenciar el turismo. Por este motivo el año pasado ya impulsó el festival ‘Almedina Mora’ y ahora ha emprendido un ambicioso proyecto para recuperar los balnearios que datan de 1917.

J. C. Chinchilla
Ciudad Real

José Antonio Talavera llegó a la Alcaldía de Almedina en 2007. Desde entonces, pese a la crisis económica de estos últimos años, ha trabajado para que el municipio pueda contar con los mayores servicios posibles. Ante la bajada de ingresos municipales por la despoblación, ahora están tratando de potenciar el turismo. Por este motivo el año pasado ya impulsó el festival ‘Almedina Mora’ y ahora ha emprendido un ambicioso proyecto para recuperar los balnearios que datan de 1917.

Pregunta- Es alcalde de Almedina desde 2007, ¿qué tal la experiencia? ¿Se considera ya un alcalde veterano?
Respuesta.- No tan veterano, pero bueno, ya entrado en carriles. La experiencia es muy bonita, porque me permite desarrollar mis ideas tanto políticas como culturales.
P.- Llego a la Alcaldía al inicio de la crisis, ¿le ha impedido hacer lo que quería?
R.- Evidentemente. Aunque tenía experiencia anterior al haber sido concejal, cuando llegué tuvimos la mala suerte de encontrarnos con una gran crisis. La Junta de Comunidades llegó a debernos más de 530.000 euros, lo que suponía mucho más que el presupuesto de un año.
Fue complicado. Tuvimos que reestructurar todos los servicios y dar un cambio de organización a todo el Ayuntamiento, con el fin de poder salir hacia adelante, porque si no habría sido imposible.
P.- ¿Qué tal es la situación económica actual del Ayuntamiento?
R.- El Ayuntamiento está saneado. Siempre hemos tenido deuda cero. Lo único es que tenemos el handicap de la falta de ingresos. Al ser un pueblo pequeño y perdiendo población, cada vez los ingresos son menores. Entonces podemos subsistir solamente de las subvenciones que nos puedan dar la Diputación y la Junta.
P.- Tienen entre manos muchas iniciativas, una de ellos es la remodelación de la plaza, ¿cómo va este proyecto?
R.- La pensamos arreglar esta primavera. Queremos darle un aire acorde a nuestras raíces. Las raíces de Almedina son árabes. Entonces queremos, dentro de los arreglos, la conservación y la reestructuración que haremos, queremos hacer la plaza con un estilo árabe característico del pueblo.
P.- Otra iniciativa es arreglar la puerta de la ermita…
R.- Sí, es una ermita preciosa con una portada muy bonita, pero que al ser de piedra arenisca con el tiempo se va degradando. La queremos restaurar y estamos tratando de buscar personal cualificado que pueda hacer la rehabilitación.
P.- Quizás el proyecto estrella sea poner en marcha una Escuela de Horticultura. ¿Cómo va esta iniciativa?
R.- Queremos montar una Escuela de Horticultura en un terreno del Ayuntamiento en el que hay agua suficiente. La intención es incrementar la riqueza de Almedina en cuanto a aprovechar sus productos endógenos. Siempre la horticultura de Almedina: sus tomates, patatas, pimientos, hortalizas… han tenido unas características muy particulares por la temperatura y el terreno que tenemos. Queremos desde esta escuela dar un impulso a estos productos ecológicos para aumentar la economía de nuestro pueblo.
Ya tenemos el terreno buscado, el agua está en su sitio y sólo nos falta una ayuda ya prometida para empezar a instalar los invernaderos y alguna infraestructura más. El proyecto ya está casi cuajado y podría arrancar la primavera del año que viene.
P.- También están trabajando en recuperar su balneario. ¿Cuál es la idea?
R.- En Almedina ha habido siempre un balneario muy frecuentado. Es muy antiguo, de 1917. Sus aguas están reconocidas como medicinales. Desgraciadamente en la actualidad está en ruinas y no está aprovechado. Entonces lo que queremos es reconstruir ese balneario, porque creemos que puede ser una fuente de empleo muy grande y en el Campo de Montiel no hay ningún balneario cerca. Queremos recuperar ese balneario y que se dedique a la salud y a la belleza.
P.- Con esta iniciativa quieren potenciar el turismo de la comarca…
R.- Evidentemente. Con esta acción queremos dar un impulso turístico a Almedina dentro de la comarca de Campo de Montiel. Estamos recuperando mucho patrimonio, tanto cultural como histórico y queremos llegar a que Almedina tenga unos ingresos del 20% en cuanto al turismo. Sería muy importante para nosotros
P.- En este sentido quizás su propuesta estrella sea el festival ‘Almedina Mora’, que el año pasado se celebró por primera vez. ¿Habrá este año una segunda edición?
R.- Dentro de nuestras iniciativas turísticas, están los festivales que sean atrayentes a Almedina, y siempre sin olvidar nuestras raíces. Por eso creamos ‘Almedina Mora’, que el año pasado tuvo un gran éxito. Este año lo vamos a repetir con mucho más contenido y mucha más difusión, porque el pueblo está muy contento y orgulloso de este festival.
P.- ¿Puede explicar en qué consiste ‘Almedina Mora’ a quienes no conozcan este festival?
R.- Es una fiesta que este año la vamos a realizar los días 4, 5 y 6 de agosto. Se basa en que prácticamente todo el pueblo de Almedina se viste de árabe. Se hace un zoco árabe y no se permite la circulación de vehículos. Durante el día se comen productos árabes, hay tiendas que venden todo árabe, y por la noche se apagan las luces y se iluminan las calles con velas. Esto es un atractivo muy bonito al estar Almedina en un cerro. Además habrá actuaciones músicales en árabe. Vivimos ese fin de semana dentro de nuestras raíces árabes.
P.- Cambiando de asunto, en las últimas semanas han aumentado los robos en la comarca. ¿Están preocupados?
R.- Es un problema que nos viene acuciando hace varios años. Son robos característicos en naves y en el campo, pero ahora últimamente también son robos en las propias casas, dentro de la población. Entran a robar de noche y estamos muy preocupados. Es evidente que los efectivos de la Guardia Civil hacen todo lo posible, son grandes profesionales, pero este aumento de robos nos está causando un gran trastorno porque no tenemos la seguridad suficiente para dormir tranquilos por la noche. Hay mucha población envejecida, mucha gente mayor que vive sola y no estamos tranquilos.
Ya hemos tenido una entrevista con el subdelegado, que nos ha prometido más medios materiales y humanos para poder acabar con esta situación que nos tiene tan preocupados.
P.- ¿Tiene alguna reivindicación en materia de carreteras?
R.- Digamos que en carreteras estamos regular. Todavía no ha llegado a la comarca la Autovía del IV Centenario, que supondría un gran aliciente para esta comarca tan deprimida y aislada. Además tenemos algunas otras carreteras que están en un estado deficiente, como las que van a Montiel y a Puebla del Príncipe.
P.- ¿En cuanto a servicios, considera que Almedina está bien cubierta?
R.- Ahora mismo considero que tenemos unos buenos servicios en bienestar social y en infraestructuras, pero tenemos una deficiencia en el área sanitaria. Al ser los pueblos de la zona tan pequeños y alejados, nunca tenemos el horario del médico cubierto plenamente. Además nunca son los mismos profesionales, con lo cual ahí el historial del paciente, de médico en médico, se pierde un poquito.
P.- También, ahora es presidente de la Asociación comarcal Tierras de Libertad, ¿está unida la comarca del Campo de Montiel?
R.- Desde la asociación estamos trabajando y reivindicando por la comarca de Campo de Montiel. Para nosotros es una reivindicación importante que se reconozca a todos los niveles la comarca. Estamos seguros de que todos los pueblos unidos, podremos salir de esta crisis económica y de este aislamiento y empobrecimiento de la zona.
P.- Por último, a modo de reflexión, ¿qué desea para el futuro de Almedina?
R.- Como alcalde tengo la meta de que Almedina sea un pueblo cómodo, tranquilo y en el que podamos vivir unas 1.500 personas con pleno empleo. Un pueblo en el que nuestros hijos pudieran tener trabajo para desarrollar la profesión que han aprendido o estudiado.