Hablamos de ansiedad

En estos tiempos que corren y nunca mejor dicho…, prisas, angustia, stress, búsqueda de empleo, inseguridad en el trabajo, abusos emocionales, violencia de género, desigualdades sociales, terrorismo, es la expresión más común y sentida por la opinión pública. 

En estos tiempos que corren y nunca mejor dicho…, prisas, angustia, stress, búsqueda de empleo, inseguridad en el trabajo, abusos emocionales, violencia de género, desigualdades sociales, terrorismo, es la expresión más común y sentida por la opinión pública. Digo opinión pública de forma genérica, pero me estoy dirigiendo a personas como usted o yo, siempre susceptibles de pasar por este estado psicológico tan angustioso y a veces crónico, si no se ponen los medios necesarios. La ansiedad es una respuesta de nuestro sistema nervioso que se traduce en una explosión emocional leve, moderada o aguda con multitud de síntomas fisiológicos y psicológicos imparables desde el razonamiento lógico. Las consultas de los diferentes profesionales de la salud están siendo visitadas asiduamente por personas que demandan asistencia y la búsqueda del por qué final. Cada caso es un mundo y hay que analizarlo exhaustivamente. Entiendo que en general, la vida no es fácil para nadie, en el lugar del mundo que escojamos, siempre hay problemas que resolver y situaciones desesperadas que afrontar, como estamos viendo en los diferentes medios de comunicación todos los días. La reflexión de cada uno debe ser individual, observando que es lo que estamos haciendo mal y convertir nuestros actos en soluciones. Nuestra forma de actuar siempre debe ir en consonancia con nuestra forma de pensar, sino es así, la vida no la vamos a afrontar debidamente y seremos esclavos de muchas situaciones que nos van a producir reacciones de stress y  angustia existencial. Siempre tendemos a echar la culpa a la misma sociedad en la que vivimos, pero nunca somos capaces de analizar los fallos que tenemos y si vivimos en consonancia con el entorno al que pertenecemos. Creo que ahí está la clave para empezar a vencer este problema. Tomar conciencia de ello y saber rectificar cuánto antes.