Valenzuela de Calatrava

Valenzuela de Calatrava

Valenzuela de Calatrava

El territorio donde se asienta la población perteneció a la orden de Calatrava después de la batalla de las Navas de Tolosa

En 1538 recuperará la categoría de “villa de por sí con jurisdicción alta y baja, y mero, y mixto imperio como antes solía” previo pago de 2000 ducados a la Real Hacienda para financiar las guerras de Carlos I. El Concejo adoptó como armas propias el águila bicéfala del emperador, junto a la Cruz de Calatrava (a cuyo señorío perteneció), el castillo y el toisón de oro de la ciudad de Almagro.

Sobre el nombre de la población teorías diversas como la de don Inocente Hervás que lo relaciona con Valencia por sus buenas huertas. En las Relaciones de Felipe II en 1575 se afirma que se llamó Valencia de los Olores por los huertos y arboledas que había en la población. Hay quien la relaciona también con el nombre de un coronel cuya viuda cedió estas tierras a sus pobladores con la condición de que le pusiesen a la villa el apellido de su esposo. La localidad de denominó simplemente Valenzuela hasta el censo de 1910.​ Desde 1920 ha aparecido como Valenzuela de Calatrava, por su anterior pertenencia a la Orden de Calatrava.

Orígenes de la población

En el solar donde ahora se sitúa la parroquia existió un castillo almorávide. El territorio donde se asienta la población perteneció a la orden de Calatrava después de la batalla de las Navas de Tolosa. El 9º Maestre, fray Gonzalo Núñez de Novoa, decide pasar los derechos sobre Valenzuela a la villa de Almagro y Valenzuela tratará de conseguir su independencia a lo largo de la Edad Media. El 18º Maestre, don Juan Núñez de Prado les cedió la dehesa del Júcar de la Nava como zona de pastos. En 1331 era una de las 130 encomiendas de la Orden a las que llegarán los problemas de hambre y epidemias que reducen notablemente su población y por ello Valenzuela pasará, de nuevo, a ser aldea de Almagro.

En 1538 recuperará la categoría de “villa de por sí con jurisdicción alta y baja, y mero, y mixto imperio como antes solía” previo pago de 2000 ducados a la Real Hacienda para financiar las guerras de Carlos I. El Concejo adoptó como armas propias el águila bicéfala del emperador, junto a la Cruz de Calatrava (a cuyo señorío perteneció), el castillo (a cuya sombra se cobijaron los primeros pobladores) y el toisón de oro de la ciudad de Almagro. En 1554 la princesa doña Juana, vende la villa, su término y su jurisdicción a Diego Alfonso de Madrid, regidor de la Ciudad de Almagro, que se convierte así en Señor de Valenzuela previo pago de 10.164.068 maravedíes. Sus descendientes, los Zúñiga gobernarán la villa durante el siglo XVII.

En el Diccionario de Madoz de mediados del siglo XIX se dice que tenía 205 casas, cárcel, escuela a la que asisten 53 niños, iglesia parroquial de san Bartolomé y una ermita del Santo Cristo de la Clemencia. Comprendía un caserío llamado Valdeparaíso, una mina abundante de hormigón y tierras labrantías. Le bañan el río Jabalón, el arroyo Pellejero y un barranco de agua sulfúrea de la misma propiedad que las famosas de la Fuensanta. Hay muchos pozos de agua, buena producción de trigo, cebada, legumbres y verduras, ganado lanar y se elaboran blondas con dependencia de la fábrica de Almagro. En ese momento tenía 248 vecinos,1.240 almas.

Las iglesias

La iglesia parroquial de San Bartolomé es de 1560, y se levanta en el solar del antiguo castillo con materiales reutilizados y por ello hay cruces visigodas en sus muros. Es de una nave con una capilla adosada dedicada a la patrona, la Virgen del Rosario (construida en 1901). No tiene torre y en su frente se remata con una espadaña con campanario.  Interiormente fue trasformada en el siglo XVIII y tiene un altar mayor de madera policromada y coronado por un escudo con los apellidos ilustres de los marqueses Mejía, Osorio, Zúñiga y Narváez.

En una pequeña hornacina hay una talla de una virgen gótica, la más antigua de la localidad, probablemente Nuestra Señora de la Nava. Un volumen de cuarcita con sus colores rojizos y bandas de ladrillo horizontales con contrafuertes también de ladrillo visto combinado con la cuarcita. El acceso se realiza entre dos contrafuertes unidos por un arco en cuyo centro se sitúa la puerta de entrada al templo. Un segundo acceso se realiza por el frente más estrecho coronado por la espadaña.

La ermita del Santo Cristo de la Clemencia es de finales del siglo XVII con su nave principal de planta cuadrangular, cubierta con falsa bóveda de cañón sustentada por pilastras adosadas al muro. En la pechina de la cúpula cuatro escudos policromados con imágenes de los 4 evangelistas y en la cabecera el altar mayor y una imagen del Santo Cristo. Una segunda nave de fecha posterior convierte el conjunto en un espacio de planta de cruz latina. Tiene torre con campanario y dos campanas de bronce del siglo XIX. A pocos Kilómetros del pueblo está también la ermita de san Isidro construida en 1957.

La estructura urbana de Valenzuela

Un municipio con una estructura urbana de proporciones alargadas en dirección Suroeste, Noreste con 750 metros en esa dirección y 500 en dirección perpendicular. La calle general Aguilera que desemboca en la plaza mayor es el eje de la carretera que une Granátula con Pozuelo de Calatrava. En dirección longitudinal, desde la plaza mayor la calle de los marqueses de Torremejía o la calle de Almagro. Dos espacios centrales en la plaza de la Constitución donde se sitúa el ayuntamiento con una zona ajardinada en uno de sus lados y otro en la plaza de la iglesia. En el extremo Noreste se localiza el polígono industrial que alberga diferentes naves.

La principal actividad de la población es el sector servicios que supone en 47% de la ocupación de sus habitantes, un 34,23% del sector de la construcción, un 12 % de la agricultura y un 6% de la industria. Campos de cultivo de su entorno dedicados sobre todo a los herbáceos con cerca del 50%. Un municipio con 698 habitantes según el censo de 2018 que llegó a su máximo desarrollo en 1950 con cerca de 1.800 habitantes.

Conjunto construido que conserva sus valores tradicionales de forma cuidada con viviendas de dos plantas y acabados mantenidos por sus propietarios. Espacios urbanos conservados con cuidados y equipamientos como el Colegio o el Auditorio Municipal con exteriores bien mantenidos y conservados. Viviendas en las que se hacen visibles los sistemas tradicionales de construcción con tapiales ahora pintados de blanco para conservarlos.

Paisaje de un entorno

Desde la ermita de san Isidro hay una excelente vista del conjunto de la población. Un territorio horizontal desde el acceso de la carretera de Pozuelo con las tierras rojizas de sus zonas agrícolas y las montañas de formas onduladas suaves del fondo del paisaje con el perfil urbano de las alturas controladas de los edificios de la población.

Una nueva página web con la denominación de Valenzuela que va anunciando Garabatos, Picante… e informa de la estructura de la población, de sus actividades y de acontecimientos importantes de su vida, desde el pregón de la Semana Santa al próximo concierto de Celtas Cortos el 20 de julio próximo dentro de la programación de la Diputación Provincial. El portal de transparencia y el espacio de Participación ciudadana completan una información que actualiza la vida de la población a través de los nuevos canales de comunicación.