Garde no cree que sea necesario anular el proceso electoral en la UCLM para convocar otro nuevo en otoño

Julián Garde, único candidato a rector, hasta ahora, de la Universidad de Castilla-La Mancha/ Lanza

Julián Garde, único candidato a rector, hasta ahora, de la Universidad de Castilla-La Mancha/ Lanza

El catedrático de Producción Animal de la Escuela de Agrónomos de Albacete y único candidato a rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Julián Garde, no cree que sea necesario anular el proceso electoral en la UCLM para convocar otro nuevo en otoño porque en la fase que se encontraba se podría haber vuelto al momento de la publicación del censo provisional y adecuarlo a los estudiantes y dar continuidad y rapidez al proceso "y hubiera mantenido a la Universidad al amparo de un proceso electoral abierto. Ahora -explica- no sabemos con certeza cuándo se convocará el nuevo proceso "ni cuándo se va a votar".

Julián Garde, ex vicerrector de Investigación de la UCLM y único candidato que ha manifestado su intención de presentarse a las elecciones, considera que la decisión de celebrar las comicios el próximo curso es correcta y evidente porque en el momento actual no hubiera sido correcto continuar con el proceso electoral, es decir, la decisión es la que había que tomar.

No obstante, aclaraba este miércoles en declaraciones a Ser Albacete, recogidas por este digital, que «la única diferencia que podría tener con la decisión del rector es que «creo que no era necesario anular el proceso electoral para convocar uno nuevo en otoño, porque en la fase que se encontraba se podría haber vuelto al momento de la publicación del censo provisional y adecuarlo a los estudiantes nuevos que entrarán en 1º y los que salen y dar una continuidad más rápida al proceso electoral», aunque reconoce que las elecciones para elegir rector tienen que llevarse a cabo este próximo curso. «Simplemente discrepo un poco en el procedimiento», aclara.

La resolución dictada por el rector, Miguel Ángel Collado, este pasado lunes, establece que las elecciones al Rectorado no se pueden celebrar actualmente al no ser periodo de actividad lectiva ordinaria y haber quedado desactualizados los censos que se publicaron en marzo, justo antes de la suspensión temporal del proceso electoral.

Calendario electoral

El rector solicitaba a la Comisión Electoral que elaborase un nuevo calendario electoral que tenga en cuenta el periodo de matricula y la incorporación de los estudiantes, lo que necesario para la elaboración del censo, así como un protocolo que garantice el desarrollo seguro del ejercicio del derecho de sufragio activo y pasivo de los miembros de la comunidad universitaria desde el punto de vista sanitario.,

Garde, de su lado,  está convencido de que no era necesario anular el proceso y volver a un nuevo. A su juicio, en la fase en la que estaba no se debería haber publicado el censo definitivo y mientras que no se publica éste, se puede volver a publicar un censo provisional una vez que los estudiantes estén matriculados. Según su argumentación, esto habría acelerado el proceso y hubiera mantenido a la Universidad de Castilla-La Mancha al amparo de un proceso electoral abierto. Sin embargo, al suspender el proceso «estamos en una situación de normalidad aparente» por ello, Garde entiende que se debería haber continuado con el proceso , ya con los censos nuevos.

Período de incertidumbre

El candidato a rector explica,  en este sentido, que al encontrarse la Universidad en un procedimiento que no está corriendo, porque venía desde la primavera, ahora no sabemos con certeza cuándo se va a convocar el nuevo proceso  ni mucho menos cuándo se va a votar», una situación que lleva a la universidad a un nuevo período de incertidumbre y «esa es mi mayor preocupación».

Sobre el inicio del próximo curso, Garde asegura que será complejo y complicado destacando que aún no han sido establecidas unas pautas claras. A su juicio hay que ponerse a trabajar de manera rotunda y contundente no renunciado a la presencialidad, como rasgo distintivo de la universidad castellano-manchega.

A su entender el primer objetivo que hay que cumplir es el de garantizar la seguridad de todo el personal, estudiantes, profesorado y PAS, pero también hay que trabajar en planificar un escenario presencial con alternativas por si, como consecuencia de la evolución de la pandemia,  tuviéramos que ir a un plan B o C.

Pero de entrada en una universidad como la nuestra -explica- ir a un escenario preferentemente on line como inicialmente se dijo no me parece correcto. Si perdemos esa esencia dejaremos de ser competitivos. Y hay que trabajar rápido. Hay que ver posibilidades de espacio; de espacios que no se usan de manera habitual para la docencia (paraninfos, salones de actos, salas de juntas),  y que pueden tener uso para los cursos grandes de teoría.

Tal y como avanzaba hace unos días en un artículo publicado en este digital, Garde considera esencial de cara al nuevo curso la dedicación especial a los estudiantes de primero que ingresan en la Universidad, a los que no se les puede condenar a un escenario virtual «porque estaría mal por nuestra parte y ayudaría poco a su éxito académico».

Diseñar a lo grande

Garde entiende que hay que trabajar, ver posibilidades y diseñar a lo grande y, en caso de que hubiera rebrotes, diseñar alternativas que hagan fácil pasar de un plan presencial a otro mediante pasarelas rápidas y pone como ejemplo, que las actividades prácticas se puedan desarrollar al principio del cuatrimestre porque si se diera una situación «que nos lleve al confinamiento tendremos eso ganado».

«Hay que trabajar y pensar en el futuro. En todas las instituciones tiene que haber gente pensando en el futuro porque si no lo que es presente y urgente no nos deja ver lo estratégico y volvemos a situaciones complicadas y no previstas», conluye.