Page exige disculpas por la decisión “mal tomada y cabezonamente ejecutada” de instalar el silo en Villar de Cañas

Lanza Cuenca
Emiliano García-Page

Emiliano García-Page

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha considerado que "alguien tendría que pedir disculpas y exigir responsabilidad por la decisión mal tomada y cabezonamente ejecutada" de instalar "un basurero nuclear" en Villar de Cañas (Cuenca), especialmente tras el nuevo seísmo que este martes se registró en Villarejo de Fuentes, situado a solo 15,5 kilómetros de la localidad en la que se pretendía ubicar esta instalación.

En una atención a medios este miércoles en la capital conquense, el presidente regional ha recordado que desde su Ejecutivo ya se advirtió del riesgo sísmico que existía en la zona. Igualmente, se advirtió del “interés de la empresa pública por las adjudicaciones, del interés de otros por hacerse con ella y del procedimiento chapucero” con el que se llevó a cabo el proceso, “saltándose incluso la legislación urbanística, hasta el punto de que el Ayuntamiento de Villar de Cañas carece de Plan de Ordenación Territorial”.

Asuntos todos ellos que, al igual que el riesgo de que la zona registre un terremoto, “están aflorando ya”. Por este motivo, García-Page ha exigido a los actuales dirigentes del Partido Popular en la región que expliquen “a qué lotería” se referían la expresidenta María Dolores de Cospedal y el exministro de Industria, Comercio y Turismo, José Manuel Soria, cuando aseguraron que Castilla-La Mancha había sido agraciada con la lotería. “Intentar engañar y tomar el pelo a todo un pueblo es una ofensa importante”, ha lamentado.

A Bruselas, a denunciar el trasvase

Por otro lado, el presidente regional ha explicado que “con la misma claridad” que en su momento felicitó al Gobierno de España por paralizar el basurero nuclear en Villar de Cañas, le pide ahora que “empiece a girar” para poner fin al trasvase en virtud de ese mismo “alarde ecologista”. A su juicio, “hay que empezar a pensar y a decir con claridad que el trasvase es, además de muchas cosas, un atropello al bienestar natural de nuestros ríos, especialmente del Tajo”.

Por ello, ha recordado que en unos días se trasladará hasta Bruselas para denunciar “con ahínco” este “atropello” que va contra las directivas europeas. Para ello, y según ha explicado, se establecerá un recurso jurídico propio “que al amparo de la normativa europea hace que se tengan que contrastar los incumplimientos por parte de la Administración española en relación con las directivas europeas”, pues según sus propias palabras, “no nos estamos saltando la legislación española, sino que nos estamos saltando la legislación, las directivas y las recomendaciones europeas” y es momento de que el trasvase Tajo-Segura “se empiece a discutir en todos los frentes”.