5 consejos para invertir en vivienda en este 2018

Consejos para comprar una vivienda

Consejos para comprar una vivienda

Este 2017 el precio del ladrillo y la demanda para comprar vivienda vive (y seguramente seguirá así los últimos meses del año) un repunte en el que se venden cada vez más inmuebles y los precios han aumentado a la hora de vender. En el 2017 los bancos ofrecieron una apertura de créditos que permitieron a los españoles plantearse el objetivo de adquirir su vivienda propia, reponerla o adquirirla por inversión, después de que el mercado inmobiliario pareciera estabilizarse.

El punto de inversión es sumamente importante a la hora de plantearse, por ejemplo, buscar viviendas a la venta en Barcelona capital, pues en esta ciudad los inversionistas ya copan el 37 % de las compras totales, solo alcanzada por Madrid, donde los inversionistas se han hecho con el 40 %. Este fenómenos es una consecuencia natural considerando que, según el Banco de España, comprar un piso como inversión y ponerlo en alquiler deja una ganancia bruta del 4.4 % al año. Ante este panorama, cabe plantearse la posibilidad de que el 2018 sea un año fértil para el sector inmobiliario para el cual nos tomamos la tarea de estructurar cinco consejos a la hora de comprar un inmueble:

-Tomar en cuenta el precio y las posibilidades de revalorización de su vivienda: es útil sopesar el precio promedio de pisos en la zona que nos interesa, evaluar si la vivienda está en condiciones de valer el precio que el vendedor propone y comprar con otros pisos que tengan más o menos las mismas características del que se quiere comprar. Como compradores es beneficioso que haya mayor oferta que demanda, pues favorece la negociación del precio con el vendedor. Si por el contario, invierte en un momento de mayor demanda que oferta, es más probable que tenga que ceñirse a los precios que el vendedor propone.

-Escoger una propiedad que no le pagar más del 40 % de su sueldo: esto es importante de cara a solicitar un préstamo al banco. Es necesario y útil sopesar los ingresos a corto y mediano plazo y de ahí calcular cuál es la capacidad de pago mensual. Lo ideal sería que no fuera más del 40 % del sueldo de manera que los posibles gastos adicionales no descompensen el presupuesto global personal o familiar.

-Meter los gastos de comunidad dentro del presupuesto pensado: es importante revisar los gastos de comunidad que va a asumir a la hora de comprar la vivienda, así como las deudas que herede del antiguo propietario. Calcular los gastos de una vivienda le permitirá saber qué porcentaje de inversión recibirá como ganancia.

-Evaluar si es conveniente invertir en una vivienda a reformar: este punto tiene igualmente que ver con los gastos que acarrea la inversión inmobiliaria. Comprar una vivienda para reformar puede tener sus ventajas, sobre todo si se ubica en el centro de las grandes ciudades españolas porque pueden ser reformadas a medida e incluso presentar un precio más bajo o la posibilidad de negociar una rebaja por las reformas pendientes. Sin embargo hay que tener cuidado a la hora de invertir en este tipo de inmuebles, sobre todo en cuanto a las instalaciones eléctricas y de agua, que de no estar en un estado óptimo puede suponer un gasto mucho más elevado que el previsto.

-No apresurarse ni tardarse demasiado en tomar la decisión: aunque estos consejos pueden ser útiles y quizá requieran de tiempo para sopesar los pro y los contras de ese inmueble que le interesa, es importante reconocer cuándo tiene una buena oportunidad entre manos para actuar rápido y no dejarla pasar. Puede tomar como indicativos el hecho de haberle resultado fácil encontrar la vivienda que quería (que puede significar que no se ha comparado lo suficiente) o hacer una comparativa exhaustiva para determinar si está ante una gran oportunidad o ante una situación poco beneficiosa.

Post contratado