La Asociación Profesional de Apicultores de Ciudad Real hace balance de las dificultades que encuentra el sector

Un momento durante la celebración de la asamblea en Argamasilla de Calatrava

Un momento durante la celebración de la asamblea en Argamasilla de Calatrava

La reunión sirvió, por un lado, para que su presidente Jaime López Morena diera cuenta del panorama apícola del momento, el cual manifestaba “está en estas fechas en un periodo de inactividad, donde lo prioritario es la observación y el mantenimiento sanitario de las colonias”.

La Asociación Profesional de Apicultores de Ciudad Real se reunió el pasado día 10 de noviembre en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava, para tratar diferentes temas, propios de la gestión interna de dicha entidad.

La reunión sirvió, por un lado, para que su presidente Jaime López Morena diera cuenta del panorama apícola del momento, el cual manifestaba “está en estas fechas en un periodo de inactividad, donde lo prioritario es la observación y el mantenimiento sanitario de las colonias”.

Así las cosas, los apicultores ciudadrealeños, prestan atención en estos momentos, especialmente a la climatología adversa, y la reducción del periodo primaveral que, como explican, rompe la sincronización entre polinizadores y la flora nectárea; pero también a un tema tan importante y preocupante como es la aparición de nuevas amenazas de agentes externos, como la cada vez más cercana y virulenta `vespa velutina´, más conocida como “avispa asiática”.

Según la asociación, esta especie, se ha manifestado, dado su progresión, bajando la ubicación de sus nidos, “lo que supone un peligro añadido a su ya temida presencia; no sólo para el sector apícola, sino para la integridad humana”. Si bien a la zona centro, precisamente por la climatología (al parecer adversa a su hábitat) todavía no ha afectado tanto como en las zonas litorales: Mediterráneo y cantábrico, manifestándose con especial virulencia en Galicia donde la vegetación favorece y forma parte de su entorno natural, precisa el sector.

Por otro lado, la reunión servía para recordar que es época de preparar reivindicaciones y reclamar derechos.

Declive del sector

Para ello, se están aunando esfuerzos entre las diferentes asociaciones y grupos del sector, para transmitir a la administración el declive socioeconómico al que se encuentran abocados, de no parar la importación china con su sistema dum dum “sistema desleal y sin control, que si no cuenta con la connivencia de los Reglamentos y Leyes, sí con la permisibilidad de todos los controles de trazabilidad, contemplados por la (AESA) Agencia Europea de Seguridad Alimentaria y que a través de su Reglamento 178 contempla conceptos, principios y procedimientos para la libre circulación de alimentos seguros y saludables, regulando un proceso de trazabilidad”.

Y es que como añadían para finalizar, esta trazabilidad debe ser concebida como la garantía de un producto en el recorrido agroalimentario por razones de seguridad alimentaria, motivo por el que desde la Asociación se exige al respecto, “un etiquetado claro y preciso, que aclare mezclas y porcentaje entre mieles comunitarias y extracomunitarias con indicación añadida del país procedente”.