56.341 jóvenes dejaron Castilla-La Mancha en los últimos diez años

Lanza Ciudad Real
Muchos de estos jóvenes castellanomanchegos optan por salir fuera del país en busca de oportunidades laborales

Muchos de estos jóvenes castellanomanchegos optan por salir fuera del país en busca de oportunidades laborales

La crisis, la ausencia de oportunidades de vida digna, la ausencia de servicios, empuja a las personas más jóvenes a salir en busca de las oportunidades que la región en la que han crecido o se han formado no les da, y aunque el conjunto del Estado, sin duda, se ha visto afectado por estas mismas circunstancias, los datos de migraciones interautonómicas señalan que el problema es aún mayor en Castilla-La Mancha.

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) en Castilla-La Mancha ha advertido este viernes que un total de 56.341 jóvenes dejaron la región en los últimos diez años.

A través de una nota de prensa remitida a los medios de comunicación, la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO, María Ángeles Castellanos, informa que egún los últimos datos de la EPA (2º trimestre 2018) en Castilla-La Mancha hay 188.160 personas con edades comprendidas entre los 16 y los 24 años, si comparamos estos datos con los del mismo trimestre de 2008, la población joven ha bajado un 17,8%.

Si analizamos los datos de las estadísticas de migraciones, la emigración exterior en este mismo periodo (2008-2018) ha sido de 17.456 jóvenes con edades entre los 15 y los 24 años, si ampliamos hasta los 30 años la cifra sube hasta 36.488 personas y hasta las 56.341 si ampliamos hasta los 35.

56.341 personas jóvenes han dejado Castilla-La Mancha en los últimos 10 años.

La crisis, la ausencia de oportunidades de vida digna, la ausencia de servicios, empuja a las personas más jóvenes a salir en busca de las oportunidades que la región en la que han crecido o se han formado no les da, y aunque el conjunto del Estado, sin duda, se ha visto afectado por estas mismas circunstancias, los datos de migraciones interautonómicas señalan que el problema es aún mayor en Castilla-La Mancha.

Desde 2012 y de forma ininterrumpida Castilla-La Mancha tiene un saldo migratorio interautonómico negativo, acumulando hasta 2017 un saldo que supera las 25.000 personas jóvenes (entre 16 y 34 años).

Castilla-La Mancha pierde población, en el último año perdimos una media de 3,8 personas por cada 1.000 habitantes y envejece, la proporción de personas mayores de 64 años ha crecido en más de un punto porcentual desde 2012 y en este mismo periodo la edad mediana en la región ha pasado de 39,8 a 43 años.

Tras este panorama desolador encontramos un crecimiento vegetativo negativo (-1,63 en 2017, se registraron 835,76 nacimientos por cada 1.000 defunciones) y las cifras de movimientos migratorios de las personas más jóvenes ya comentadas.

Claro que si analizamos la situación del empleo y de los salarios en Castilla-La Mancha es comprensible esta estampida de la población y el descenso de la natalidad.

La cifra de personas en desempleo ha crecido más del 80% desde el inicio de la crisis, 20% si nos fijamos en quienes tienen entre 16 y 24 años (a pesar de la pérdida de población)

Y si nos fijamos en las rentas, según la Agencia Tributaria, en Castilla-La Mancha el salario medio anual de quienes tienen entre 18 y 25 años es de 5.771€; 7.089€ en Cataluña, comunidad con la media más alta, aunque tampoco es para tirar cohetes.

Quienes tienen de 26 a 35 años en Castilla-La Mancha cuentan con un salario medio anual de 13.511€, 18.501€ en Madrid, comunidad con el salario joven más elevado. Por cierto, Madrid tiene un saldo vegetativo positivo y es el destino principal de quienes emigran de Castilla-La Mancha a otra región.

La historia que nos han contado estos datos es que ante la ausencia de empleo y de salarios dignos, las personas más jóvenes abandonan la región, a tierras cercanas como puede ser Madrid o a lugares más lejanos.