Campo de Criptana, localidad retratada por el fotógrafo británico Martin Parr para un número especial de Vogue

Lanza Ciudad Real
Una modelo posa en el mercadillo de Campo de Criptana

Una modelo posa en el mercadillo de Campo de Criptana

Cuando el estilo español más austero y sobrio es tendencia en las pasarelas internacionales, VOGUE España dedica un número especial a artesanos, paisajes y tradiciones españoles, en una mirada alejada de los tópicos y con la vista puesta en unos valores que conectan con el futuro de la moda: sostenibilidad, diversidad, creatividad y artesanía.

Vogue, la marca más famosa y autoridad del mundo de la moda, que abrió el año 2020 dando a conocer el manifiesto de los valores de Vogue, firmados por todos los directores de las distintas ediciones de todo el mundo, presenta en su número de febrero un número especial que interpreta y traslada algunos de esos valores a la idiosincrasia española, conjugando una visión de la moda internacional con paisajes y productos artesanos españoles y que conectan con las claves del nuevo lujo: sostenibles y exclusivos.

Dulcinea, ideal quijotesco de la belleza y la virtud femeninas, la heroína que describió Cervantes también representaba a la mujer fuerte, resuelta y apegada a la tierra. Un arquetipo indómito, entre la realidad y la ficción, que el fotoperiodista británico Martin Parr rastrea ahora en sus escenarios naturales de Castilla-La Mancha (Honrubia, Campo de Criptana y El Toboso) con las colecciones internacionales que vuelven a interpretar el estilo español esta primavera.

En un proyecto que nació a finales del verano del año pasado, el equipo de la cabecera española se puso como objetivo plasmar en un número especial un viaje por la España rural, y combinar la austeridad poética propia que hoy es tendencia en las pasarelas internacionales, para combinarla con la moderna impronta del trabajo de reconocidos fotógrafos como Álvaro Beamud, Txema Yeste, Martin Parr, Nacho Alegre, Anya Holdstock o David Gómez Maestre, entre otros. Huyendo de un afán exhaustivo o enciclopédico, así como de las ciudades y de los tópicos, el número dibuja un retrato y una celebración de nuestros paisajes, pueblos y tradiciones desde una mirada genuinamente Vogue. Tal y como afirma su directora Eugenia de la Torriente, “este número no puede ni quiere ser una guía exhaustiva. Afortunadamente existen muchos más artesanos, diseñadores, pueblos, paisajes, lugares, recuerdos y sensaciones a lo largo y ancho de nuestra geografía de los que aquí tienen cabida. Nuestro deseo es que este número sea más bien una invitación. Un punto de partida para que cada uno trace su propio viaje histórico, biográfico y sentimental para descubrir la belleza, la emoción y el legado de nuestro país”.

Con una portada fotografiada en Lanzarote, protagonizada por tres modelos españolas de tres generaciones, Inés Sastre, Marina Pérez y la top internacional del momento Miriam Sánchez, en las 210 páginas de este número especial aparecen desde artesanos de Irún (Guipúzcoa), Ricote (Murcia), Elda (Alicante), Tajueco (Soria), Mallén (Zaragoza), Ezcaray (La Rioja), a paisajes de Cabo de Gata (Almería), Fragas do Eume o Valdoviño en Galicia, Villarín de Campos (Zamora), Almazán (Soria), Acehúche (Cáceres), Camuñas (Toledo), Villalpando (Zamora), Castillejo del Meselón (Segovia), Torrubia del Castillo (Cuenca), Maceda (Ourense), Honrubia, Campo de Criptana y El Toboso de Castilla la Mancha. La fascinante artesanía de los trajes regionales toledanos vista por Txema Yeste, la plataforma para reactivar la cultura desde la periferia con sede en Torralba de la Ribota (Zaragoza) Pueblos en Arte, y un recorrido por la “moda lenta” española y sostenible a través del portal selector de talento creativo Es Fascinante, son otras propuestas de un tributo que conecta con la conversación que Vogue España mantiene de forma continua con su legado, y con vocación de continuidad en el futuro.