CNT convoca huelga de 24 horas por el 8-M

N. V. / Lanza Ciudad Real
Representante de CNT Castilla-La Mancha / Lanza

Representante de CNT Castilla-La Mancha / Lanza

El sindicato se suma a las reivindicaciones del movimiento feminista, que defiende la huelga de 24 horas el próximo 8-M. CNT convoca a hombres y mujeres a defender la igualdad frente a cualquier ataque del sistema patriarcal. Considera que es el momento de las "mujeres de clase obrera", unidas por el "apoyo mutuo" y la "solidaridad", y que no caben "medias tintas"

La Confederación Nacional del Trabajo (CNT) convoca huelga de 24 horas para el 8-M en respuesta a las reivindicaciones del movimiento feminista. El sindicato presentó este lunes en la Consejería de Economía, Empresas y Empleo de Toledo la convocatoria para Castilla-La Mancha de la huelga general feminista por el Día Internacional de la Mujer.

La CNT vuelve a colocarse detrás del movimiento feminista estatal y convoca una huelga general de 24 horas en todos los sectores laborales. El sindicato comparte el análisis y es consciente de su responsabilidad como “organización obrera y feminista” en este momento histórico. La huelga llamará tanto a mujeres como a hombres.

Desde Ciudad Real, CNT dice que “este 8 de marzo los hombres y mujeres de la CNT iremos a la huelga conscientes de que cualquier pequeño paso atrás puede suponer un gran retroceso”. El sindicato considera que no es momento de “medias tintas”, pues “más pronto que tarde” el sistema patriarcal atacará el desafío lanzado por el movimiento feminista.

Al apelar a la unidad, CNT dice que es el momento de las “mujeres de clase obrera”, de distintas edades, procedencias, sectores, en el campo, en la industria, en los servicios, en los pueblos, en las ciudades, desde dentro y desde fuera de casa. El “apoyo mutuo” y la “solidaridad” es la clave.

Reivindicaciones

Frente al sistema capitalista y patriarcal que oprime a las “mujeres de clase obrera”, el sindicato entiende la huelga en el sentido más amplio. CNT aprueba la exigencia del movimiento feminista de que el trabajo de cuidados se equipare al trabajo productivo y sea reconocido como lo que es: “un valor social de primer orden sin el cual la sociedad no sobreviviría”.

Además, CNT aprovecha para denunciar la violencia machista como “herramienta de control patriarcal”. Señala que “las cifras de mujeres asesinadas son el aspecto más extremo y doloroso de la violencia estructural que sufren las mujeres”, pero no el único. Las mujeres sufren violencia en “todos los aspectos de la vida”: estudios, trabajo, sexualidad, cultura.

En el ámbito laboral, CNT exige el fin de la brecha laboral, desde la perspectiva de que existen mecanismos que todavía no se han puesto en práctica. Hacen referencia a la definición de los complementos salariales como contenido mínimo de los convenios, al establecimiento de medidas procesales frente a la discriminación indirecta, sanciones a empresas con brecha salarial y campañas de oficio por parte de inspección de trabajo.

Así pues, el sindicato exige el acceso al empleo y la promoción profesional vía negociación colectiva, la prohibición de que las empresas exijan disponibilidad horaria fuera de la jornada de trabajo, el establecimiento de medidas de igualdad y no discriminación en los convenios con independencia del tamaño de la empresa y la obligatoriedad para todas las empresas de realizar un análisis de los riesgos del puesto de trabajo específicamente durante el embarazo y la lactancia.

Críticas a la “tibieza” de otros sindicatos

En nota de prensa, CNT critica la “tibieza” de los “sindicatos de concertación” que pretenden convertir la huelga general en “una protesta inofensiva, simbólica y sin capacidad transformadora”. Les acusan de buscar la “foto” con el movimiento feminista, mientras que “boicotean todas aquellas luchas que no pueden controlar”.

Asimismo, CNT lamenta “que se utilice a las mujeres en procesos electorales, bien como moneda de cambio o bien como decorado de las distintas campañas”. “Las reivindicaciones feministas son un fin en sí mismo y las mujeres trabajadoras no son rehenes de nadie, por eso utilizamos la huelga, una herramienta de control obrero que no permite recuperaciones ni manipulaciones partidistas”, concluyen.