Cuarenta años de Constitución: un cumpleaños agridulce

Noemí Velasco Manzanares
Karmentxu Marín, Eduardo San Martín y Fernando Jáuregui en la Escuela de Ciudadanos de Manzanares / N. V.

Karmentxu Marín, Eduardo San Martín y Fernando Jáuregui en la Escuela de Ciudadanos de Manzanares / N. V.

Los periodistas Fernando Jáuregui, Karmentxu Marín y Eduardo San Martín contrapusieron sus recuerdos de la Transición con la actualidad política y social. Conscientes de que la reforma de la Constitución Española de 1978 es más necesaria que nunca, lamentaron la falta de talante negociador por parte de los líderes políticos frente a sus predecesores y reconocieron la involución de la sociedad española en términos como la libertad de expresión en la Escuela de Ciudadanos de Manzanares

La Constitución de 1978 llega al cuarenta aniversario sin grandes motivos para la celebración. La exaltación del espíritu de consenso de la clase política de la Transición y de la elaboración de la carta magna de 1978 parece desvanecerse en una actualidad que exige reformas de calado para una sociedad cada vez más polarizada y liderada por unos políticos con un deficiente “sentido de Estado”. Los periodistas Fernando Jáuregui y Karmentxu Marín, acompañados del también compañero de profesión Eduardo San Martín, hablaron este viernes por la noche sin cortapisas de los temas del momento entre anécdotas y añoranzas de otra época en la Escuela de Ciudadanos de Manzanares.

Aunque llegaron con el libro ‘Los periodistas estábamos allí para contarlo’ bajo el brazo, que ha conseguido reunir 150 historias con los entresijos del periodo constituyente, la actualidad marcó el debate ante varios cientos de personas en la Casa de Cultura. Fernando Jáuregui y Karmentxu Marín hablaron de la reforma de la Constitución, de la clase política, del ascenso de la extrema derecha en Europa y de la libertad de expresión. Sin miedo a incomodar después de una larguísima trayectoria, los tres periodistas se atrevieron a decir públicamente lo que muchos callan.

La reforma de la Constitución

Desde que pisaron Manzanares fueron muy claros. “La Constitución tiene que modernizarse, tiene que incluir reformas en aspectos sustanciales, porque si la dejamos como está acabará muriendo de inanición”, afirmó Fernando Jáuregui. Los periodistas reconocieron que probablemente la Constitución viva este 2018 la última celebración sin entrar en un proceso de reformas. Incluso hablaron del inicio de una segunda Transición, pues al menos “treinta artículos” exigen una reforma en esta carta magna que no contempla las autonomías, que habla del servicio militar obligatorio y que prima al hombre sobre la mujer en la herencia al trono.

Sin embargo, los profesores de la Escuela de Ciudadanos manifestaron sus enormes “dudas” sobre el “valor” de la clase política actual para abordar la reforma de la Constitución y solucionar conflictos de calado como el catalán. “A los políticos actuales les sobra egoísmo y les falta patriotismo”, llegaron a decir. Bien por mitificación del pasado o porque realmente existen grandes diferencias, Jáuregui mostró su admiración por el expresidente Adolfo Suárez, “que en once meses, entre julio de 1976 y junio de 1977, fue capaz de dar la vuelta al Estado como a un calcetín”, de poner de acuerdo al Partido Comunista con la derecha de Manuel Fraga, al Ejército y a la Iglesia.

Felipe González, Santiago Carrillo… Karmentxu Marín destacó el “sentido de Estado” de la clase política de la Transición, un tiempo que demandó “exigencias casi heroicas”, “una responsabilidad muy grande”, en la que también estuvieron a la altura los periodistas. “El espesor intelectual de los políticos de la Transición no lo hemos visto en generaciones posteriores y por supuesto no ahora”, señaló la periodista, al mismo tiempo que apuntaba la necesidad de reformar también la Ley Electoral, que prima el bipartidismo y hace un guiño a los partidos nacionalistas.

Bajezas en la clase política

Fernando Jáuregui, Karmentxu Marín, Eduardo San Martín y Román Orozco firmaron el libro 'Los periodistas estábamos alí para contarlo' / N. V.

Fernando Jáuregui, Karmentxu Marín, Eduardo San Martín y Román Orozco firmaron el libro 'Los periodistas estábamos alí para contarlo' / N. V.

El “bochornoso” episodio en el pleno del Congreso de los Diputados del pasado miércoles, protagonizado por un Gabriel Rufián, que según Jáuregui “no cumple con las esencias del parlamento”, y un Josep Borrell que “perdió los nervios”, también salió a la palestra. Aunque dos temas causaron especial indignación en los tres periodistas: el reparto de puestos en el Consejo del Poder Judicial entre PSOE y PP, y el acuerdo entre los partidos con mayor representación parlamentaria para modificar la Ley de Protección de Datos, que rompe con la privacidad de las personas en el entorno virtual y que podría dar pie a “expiar nuestros ordenadores”.

Los periodistas pusieron en duda la separación de poderes y calificaron el reparto de asientos en el Consejo del Poder Judicial como “lamentable y profundamente antidemocrático”. “Estos cambalaches no hubieran sido posibles cuando se estaba redactando la Constitución”, señaló Jáuregui, que repartió culpas entre los líderes del PSOE y PP, sin reparos en causar incomodidad entre algunos de los políticos presentes en la Casa de Cultura.

También lanzó dardos al Gobierno de Pedro Sánchez, decidido a impulsar una ley educativa, a marcar el final de los coches convencionales y a oponerse al Brexit “sin hablar con nadie”. Como contrapunto, Marín admitió que “es peligroso decir que todos los políticos son iguales”, aunque afirmó que “es verdad que hace falta un correctivo” y lamentó que en las urnas todo siga igual. “Los políticos son los que hemos elegido, por lo que nosotros somos los responsables últimos”, apostilló Eduardo San Martín.

“Voxización”

Dentro de todos los males, España todavía no ha notado el ascenso de la ultraderecha al Parlamento o al Gobierno, como en otros países de Europa. Jáuregui reconoció que el fenómeno Vox no le preocupa y afirmó con rotundidad que “no tienen futuro” al margen de algún escaño que puedan sacar en las próximas elecciones andaluzas. Sin embargo, Marín se preguntó por qué este avance no puede afectar a España, cuando el partido de Santiago Abascal consiguió reunir “a 9.000 personas, racistas, xenófobas y supremacistas” en el estadio de Vistalegre.

La tendencia no ha tocado el Parlamento, pero sí a la gente y afirmaron que es evidente que en los últimos años ha habido “una involución en la sociedad española”, como se puede observar en las encuestas, en las tertulias de radio, en las condenas a “raperos y twitteros”, y en la “antisolución” para Cataluña que defiende el “más 155”. Fernando Jáuregui afirmó que los políticos catalanes “no deberían estar en la cárcel” e incluso reflexionó que quizás tengan algo de “presos políticos”.

Además, observó con preocupación la “judicialización de la vida cotidiana” y echó de menos “el espíritu liberal” que reinó durante la Transición. “Ahora nos estamos volviendo cada vez más intransigentes, no somos autocríticos, incluido el portavoz de los ‘indignados’, por lo que quizá Vox sea una señal de que el pueblo se está alineando, y quizá todos estemos sufriendo una voxización”, añadió el periodista.

Guerra de banderas

Karmentxu Marín, Eduardo San Martín y Fernando Jáuregui en la Escuela de Ciudadanos de Manzanares / N. V.

Karmentxu Marín, Eduardo San Martín y Fernando Jáuregui en la Escuela de Ciudadanos de Manzanares / N. V.

En medio de la guerra de banderas, los periodistas hablaron de los símbolos y de su “sacralización”. Eduardo San Martín destacó que “los textos legales y la Constitución son productos de una coyuntura, no son sagrados”, pero lo que nunca puede estar en juego son los “principios”. Los tres periodistas estuvieron en contra de la imputación de Dani Mateo por su gag cómico con la bandera española y, aunque reconocieron que podía ser de “mal gusto”, ayer era un “mal día” para la libertad de expresión.

“Un Estado fuerte es aquel que ama su bandera, su unidad, su himno, su cultura, y en España tenemos poco sentido de Estado, aunque es verdad que nos lo quitaron a golpes durante cuarenta años”, afirmó Jáuregui. El trabajo de los 150 periodistas que pusieron “luz y taquígrafos” a la Transición fue un ejemplo de transparencia y quizás leer las páginas de su libro sirva para recuperar esa esencia en la política y en los medios de comunicación.

Sin bandera para no ser “facha”

Antes de la conferencia, la Escuela de Ciudadanos proyectó el cortometraje ‘Rojo, amarillo, rojo’, de la manzanareña Teresa Bellón y César F. Calvillo, que trata con humor los prejuicios de la izquierda con la bandera española. En la producción, que ha obtenido en los últimos meses siete premios en festivales y que está preseleccionada para los Premios Goya, un hijo con dudas sobre lo que significa ser “facha” debate con su padre, que se niega a poner un lazo con la bandera española en el coche.

Lejos de exaltar la bandera, el cortometraje pretende poner en valor a las personas frente a los símbolos. César F. Calvillo afirmó que “las banderas más que unirnos tienden a separarnos” y reconoció que le da “miedo” ver tanta bandera en los balcones, porque “en esta época en la que cada vez estamos más polarizados, cada vez hay menos cultura y conocimiento, acudimos a lo más primario, a los símbolos”.

En la misma línea, y pese a que la derecha vitoreó mucho en su momento el cortometraje, Teresa Bellón reconoció que la bandera no la representa, en parte “por el circo que hay montado”. A pesar de los últimos episodios de exaltación y de la polémica generada por el gag humorístico de Dani Mateo, Teresa Bellón consideró que el cortometraje “sigue funcionando” y sigue de “absoluta actualidad”. “Como la extrema derecha no está muy acostumbrada a reírse de sí mismo no puede entender que la izquierda sí lo haga”, afirmó en declaraciones a Lanza.

Al final de la conferencia, el presidente de la Escuela de Ciudadanos, Juanjo Díaz-Portales, mostró su solidaridad con las reivindicaciones de los periodistas de la televisión y la radio públicas gallegas, y su repulsa a la violencia de género con motivo del día internacional. Entre el público estuvo el director de la Escuela de Ciudadanos, Román Orozco, el alcalde de Manzanares, Julián Nieva, y otros políticos.