Lanza_logotipo_blanco
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
23 febrero 2024
ACTUALIZADO 12:02
  • Castilla-La Mancha
  • El Campo
  • Toros
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
  • Galerías
  • Vídeos
  • Semana Santa 2024
  • Carnaval 2024
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Vinos

Grandes perspectivas comerciales para los “altamente competitivos” vinos de Castilla-La Mancha

Las ventas estarán influidas por las nuevas tendencias y formatos, como los bag in box

Imagen de botellas de vino / Lanza
Imagen de botellas de vino / Lanza
Julia Yébenes / CIUDAD REAL
Rafael del Rey, director del Observatorio Español de los Mercados del Vino (OeMv), analiza los indicadores del sector ante el inicio de la temporada de venta de los vinos jóvenes

Los vinos nuevos de Castilla-La Mancha han iniciado la temporada de comercialización con altas perspectivas de ventas, especialmente a nivel internacional, tras el exitoso balance de la campaña vitivinícola 2022-2023, que cerró el 31 de julio con una facturación total de 882 millones en el exterior, tras anotarse 42 millones de subida.

Las salidas mantuvieron un buen ritmo en valor, tanto en el acumulado de enero a septiembre como durante la cosecha, con un 5% más, en gran parte por el buen comportamiento de los vinos envasados y por “lo extraordinariamente competitivos” que son, según Rafael del Rey, director del Observatorio Español de los Mercados del Vino (OeMv), que estima que estos datos seguirán vivos y marcarán las operaciones en los primeros meses de 2024.

Tres factores

Para el directivo, hay tres factores que caracterizan las ventas vitícolas castellano-manchegas.

Uno es el aumento del interés de los consumidores por el vino de este territorio, constatado entre los titulares de bodegas, cooperativas e industrias participantes en la recién celebrada Feria Internacional del Negocio del Vino (WBWE) en Ámsterdam. “Había algo más de alegría” y “más peticiones de los compradores y, por ello, estaban contentos”, señala Del Rey.

El segundo elemento determinante para el sector vinatero regional es el conformado por los cambios en las tendencias de acogida a los nuevos formatos y productos, en su caso muy favorable a los caldos en bag in box (el producto va almacenado en una bolsa dentro de una caja y tiene capacidades más altas que las de la botella, al acaparar desde dos litros a 20) que salen de sus empresas vinícolas. El segmento ha registrado una subida del 30% en la comparativa interanual hasta septiembre, muy por encima del 4,6% de crecimiento de las ventas generalizadas, y del repunte del 9% en los envasados.

También son exitosas las ventas, según del Rey, de los varietales y los vinos con denominación de origen (DO). No en vano, la región, que acapara el mayor viñedo del mundo, es referente en figuras de calidad vinícolas. Cuenta con 22: nueve DO, 12 denominaciones de origen protegidas de vinos de pago (VP) y la Indicación Geográfica Protegida ‘Vino de la Tierra de Castilla’ (IGP). A la espera están otras tres nuevas figuras, ahora en trámite, que serán dos nuevos pagos y la DOP ‘Campo de Calatrava’ en Ciudad Real.

El tercer factor influyente para los vinos autonómicos es el comportamiento de los clientes internacionales en sus compras. Llama la atención este año la alta demanda de pedidos de graneles por parte de Alemania (para la elaboración de sus espumosos). Sus crecimientos hasta septiembre de cerca del 19% en valor y del 24% en volumen han rebasado a Francia como histórica primera cliente.

El país galo también ha repuntado en las compras de vinos castellano-manchegos, al igual que Italia, al haber recuperado la actividad tras “un enfriamiento en los primeros meses del año”. Del Rey destaca, igualmente, las cuantiosas salidas de los productos regionales hacia destinos de más valor. Es el ejemplo de los mercados de Reino Unido y Estados Unidos, este último con un repunte del 68%, “una barbaridad”.

La dimensión de las producciones es, del mismo modo, “clave” para aumentar o disminuir las operaciones de ventas de productos vitícolas desde Castilla-La Mancha. Este año ha sido más favorable por la reducción de cosecha en un 25 por ciento, hasta los 17,5 millones de hectolitros, una cantidad que marcará las disponibilidades -sumados los 9 millones de hectólitros de las existencias- a la baja, al ser inferior a la media de los últimos años.

No en vano, Del Rey aprecia los efectos de esta disminución de cosecha, a través de las  tendencias interanuales, que apuntan “hacia una recuperación de las ventas en volumen (que caen cada vez de forma más suave), mientras se moderan también las cifras en valor y las subidas de precios medios”.

“También es influyente el tamaño de las cosechas ajenas” en el nivel de exportación. “Cuando Italia o Francia tienen, abunda Del Rey, una cosecha pequeña, vienen a comprarnos mucho vino y, al contrario, cuando ellos alcanzan copan mucha producción reducen sus exportaciones”.

Por ello, Del Rey valora el equilibrio que se alcanza en los mercados vitícolas entre la oferta y la demanda, que si es ajustado repercute en el alza de los precios -ahora con una subida del 6% empujada en los meses precedentes por la fuerte subida de precios- y facilita “que todo el sector gane dinero”.

Consumo interior muy sensible a los precios

Sin embargo, estos repuntes no son favorables en el mercado nacional, “muy sensible” a las subidas, tal y como “se ha demostrado históricamente” y ha ocurrido esta misma temporada, al no cumplirse la predicción de aumento del consumo, tras “la recuperación de la hostelería y de la dinámica del turismo”. Con todo, la bajada del gasto en vino por los españoles, de un 6%, ha sido menor al promedio.

El contexto general de los mercados del vino en España (también en Castilla-La Mancha) es que  “siguen muy parados en términos de volumen”, aunque crecen en valor “por las subidas de costes y de inflación”.

“Se vende menos vino, pero más caro en España”, sentencia el director del OeMV

Los blancos seguirán reinando

Por variedades, los blancos seguirán reinando, según el experto, a nivel mundial, nacional y regional. La consolidación de su compra mantiene el pulso de los mercados, que demandan “vinos más frescos y versátiles”. La elección está influida, en parte, por el aumento de la temperatura media y la apetencia de degustar productos vinícolas de menor graduación y más ligeros.

La Navidad, agrega Del Rey, será más que otro ensayo de pruebas, a la hora de que los blancos protagonicen los encuentros gastronómicos familiares desde el principio.  

Noticias relacionadas:
 Maite Guerrero
Imagen genérica de una feria del vino / Elena Rosa
Contenedores de exportación de productos
El presidente de la Diputación provincial, Miguel Ángel Valverde / J.Jurado
Las medallas obtenidas por García Carrión / García Carrión
Vinos del Pago del Vicario  / Clara  Manzano
Cerrar