El arte llama al arte en la Semana Taurina de Tomelloso

Carlos Moreno Tomelloso
Inaguración de la muestra

Inaguración de la muestra

Inauguradas las magníficas exposiciones de fotografía de Alfredo Arévalo y de pintura de César Palacios

La tauromaquia es un arte en sí misma, pero la fiesta nacional sirve de reclamo a otras muchas artes. Se puede comprobar en la Semana Taurina de Tomelloso que, como ya es tradicional,  ha arrancado con la inauguración de una exposición, en esta edición dos; una de pintura de César Palacios, en la planta baja y otra del fotógrafo Alfredo Arévalo en la planta de arriba. Arte por todos lados en una semana en la que se conmemorará el centenario de la muerte del gran “Joselito El Gallo”, hecho que será el reclamo de un documental que se proyectará mañana, y que continuará con la buena música del tradicional Concierto de Pasodobles, una conferencia y otro documental sobre Manolete.

La concejala de Cultura, Nazareth Rodrigo ha inaugurado la exposición, junto al presidente de la peña, José Andrés Ortiz  y el fotógrafo, Alfredo Arévalo. Éste ha explicado el contenido y esencia de su muestra que “hemos intentado que sea diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en el mundo del toro. Queremos que llegue a un público lo más amplio posible; al que ya tenemos ganado porque son aficionados, y también a gente más ajena a nuestro mundo, con el fin de que vean matices y momentos que quizá no se dan cuenta o no valoran cuando acuden a una corrida”.

Arévalo ha expresado su deseo de transmitir “lo que es este arte a través de la fotografía en unos momentos en los que el mundo del toro está muy atacado, tiene distintos frentes abiertos y tenemos que luchar y aportar todo lo que podamos para que nuestras tradiciones sigan adelante, le pese a quien le pese. El mundo del toro es arte, tradición y riqueza, genera muchos puestos de trabajo”.

Analizando la exposición, el fotógrafo ha incidido en su idea de reflejar muchos momentos de la fiesta, no solo los lances puros y duros de una corrida, “también otros que pueden pasar inadvertidos como un torero vistiéndose, el apoyo que puede recibir un diestro en un momento dado, entrenado o detalles del salto de un toro, el cierre de la Monumental de Barcelona, Joselito montado a caballo en un día de tentadero o el bordado de un traje en una sastrería. El mundo del toro es inabarcable, tiene muchos matices”.

Nazareth Rodrigo ha destacado el nivel de dos artistas que “a través de la pintura y la fotografía nos acercan más al mundo del toro, cada uno desde su perspectiva y sentimiento. Ambos nos muestran detalles que no se pueden apreciar desde el tendido y animamos a la gente a que venga a verla porque son francamente buenas”. La concejala ha agradecido el trabajo de la Peña Taurina de Tomelloso “por la cuidada organización de una semana que engloba todas las artes, lo que deja constancia de las muchas disciplinas que puede abarcar este apasionante mundo”.