“Ha sido valiente crear una Consejería de Igualdad en un contexto con movimientos reaccionarios y neomachistas”

Julia Yébenes Ciudad Real

Blanca Fernández, la consejera de Igualdad de Castilla-La Mancha, se ha marcado como reto hacer transversal la igualdad y desarrollar campañas de sensibilización y concienciación, dirigidas sobre todo a los jóvenes, para prevenir la violencia sexual

Blanca Fernández, la flamante consejera de Igualdad de Castilla-La Mancha, asegura que ha sido “muy valiente” la apuesta de crear un departamento hasta ahora inédito para favorecer la vida de las mujeres y de la ciudadanía en general. Reconoce que quedan retos incumplidos para culminar las siempre inconclusas conquistas femeninas y para contraatacar las posiciones reaccionarias de colectivos y partidos que cuestionan la posición de la mujer en la sociedad. Pero Fernández, de origen porzuñego, también celebra el carácter pionero de normativas autonómicas como la precursora la Ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género de 2018. Fernández reclama un segundo tiempo tras coger el testigo de Araceli Martínez, la emblemática directora del Instituto de la Mujer de la pasada legislatura, que puso a la región a la cabeza de las políticas de igualdad y de la reivindicación del feminismo como un movimiento sociocultural imprescindible para la historia. Hacer transversal la igualdad dentro y fuera del propio Ejecutivo autonómico, modificar la Ley de Igualdad de Castilla-La Mancha de 2010 y desarrollar campañas de sensibilización y concienciación, dirigidas sobre todo a los jóvenes, para prevenir la violencia sexual son las principales líneas que se ha marcado la también portavoz del Gobierno de García-Page.

PREGUNTA.- ¿Cuáles serían los ejes de actuación que marcarán la próxima legislatura para la promoción de la igualdad en Castilla-La Mancha?

RESPUESTA.- Trabajaremos por la transversalidad porque para que las políticas de igualdad sean eficaces deben estar en el ADN de todo el gobierno. La igualdad no se consigue sólo a través de la Consejería de Igualdad, el Instituto de la Mujer y a través de las organizaciones feministas, que por supuesto son imprescindibles y han sido parte del motor del cambio, sino con acciones transversales en la Consejería de Bienestar Social, en la de Empleo y en todas. Es el gran reto de la legislatura, ya está iniciado y bastante avanzado, sobre todo en concienciación y sensibilización. Actualizaremos y materializaremos las políticas en esta legislatura, que va a ser ese segundo tiempo que necesitamos para consolidar un proyecto político y para demostrar que se pueden hacer políticas de igualdad desde todos los ámbitos.

P.- ¿Y en cuanto al lenguaje?

R.- El lenguaje es importante, y es verdad que aún tenemos que habituarnos, incluso en el lenguaje institucional, en el que se escribe de manera oficial. Así, no cejaremos en el empeño de utilizar el lenguaje no sexista y en el afán para hacerlo bien y mantener la conciencia de ello porque somos conscientes de que no se reconoce ni se visibiliza a lo que no se le pone nombre. Hay mucho terreno avanzado pero todavía queda mucho por hacer en documentos oficiales, o en las convocatorias. Las palabras pueden ser en general la manera en la que nos expresamos en la responsabilidad pública, pero es más importante que la filosofía por la igualdad conste en el diario de Castilla La Mancha (DOCLM).

La porzuñega Blanca Fernández es la consejera de Igualdad de Castilla-La Mancha / Elena Rosa

La porzuñega Blanca Fernández es la consejera de Igualdad de Castilla-La Mancha / Elena Rosa

P.- Está presentando la campaña ‘Sin un Sí, ¡Es No!’, ¿Qué otras acciones va a implementar dentro de la sensibilización social?

R.- Sólo llevamos un mes en el cargo pero estamos diseñando varias acciones. Estamos desarrollando la campaña ‘Sin un Sí, ¡Es No!’ por cuarto año consecutivo para la prevención de las agresiones sexuales en grupo que, precisamente, este verano nos parece muy importante ante el incremento de las agresiones sexuales en grupo. Es muy importante lanzar un mensaje a la población y a los jóvenes, a las chicas para que se empoderen y a los chicos para que asuman nuevas masculinidades, que pasan por el respeto y el trato hacia las chicas como otra igual en las manifestaciones festivas. Próximamente vamos a presentar otra acción en materia de sensibilización muy importante y muy bonita en materia de prevención de violencia de género.

P.- Un titular de periódico decía hace pocos días que ‘La víctima de la manada de Bilbao admite que estuvo esa tarde con el presunto agresor’, y una reciente campaña institucional mostraba a mujeres modelos con amplias sonrisas bajo la leyenda ‘Ella ha sufrido malos tratos’ ¿Por qué cree que se sigue poniendo el foco en la mujer como culpable de una agresión?

R.- Tenemos que reflexionar. Nosotros, en nuestra campaña incluimos una novedad que es la frase que dice que haber tenido relaciones sexuales no hipoteca a la mujer y no tiene por qué  decir sí siempre. Es necesario poner el foco en quién tiene la conducta inadecuada, agresora y violenta, y ese es el agresor machista, no la víctima. A mí me ofendía a los 18 años que me dijeran que ponía falda corta y escote amplio para provocar pasiones y me sigue ofendiendo a los 47. Hay que cambiar la mirada.

P.- ¿Realizarán alguna iniciativa sobre la prostitución o los vientres de alquiler?

R.- No tenemos competencias como institución, pero nuestra posición es clarísima y no compartimos la defensa de los vientres de alquiler, que es la cosificación de la mujer, como  hacen algunos colectivos y algunos partidos. No se pueden alquilar cuerpos de mujeres para ningún fin, ni vender bebés. El cuerpo de una mujer no es una incubadora. Estamos contra los vientres de alquiler por el propio concepto del alquiler y porque suelen ser las mujeres en situación de vulnerabilidad las que se ven implicadas en este tipo de acciones, con lo que conlleva e implica la maternidad. Y respecto a la prostitución, el 98% de las mujeres que la ejercen lo hacen bajo coacción económica, incluso física y en condiciones de terror, esclavismo e insalubridad, y el Gobierno de Castilla La Mancha está radicalmente en contra.

P.- ¿Y está preocupada, como la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, por la caída en los últimos años del porcentaje de denuncias entre las víctimas de la violencia de género: con un 30% de denuncias y ahora con el 20%

R.- Es una realidad triste, y se está demostrando que muchas de las mujeres agredidas, violadas, incluso asesinadas no habían puesto ninguna denuncia. Mientras tanto, partidos como VOX están poniendo a la luz la maldad de las mujeres que denuncian falsamente. Habría que reflexionar sobre por qué estamos responsabilizando y analizando constantemente la conducta de las mujeres, cuando denuncian cuando no denuncian, cuando están o cuando dejan a su pareja,…  Es cierto que al final del todo es la educación desde dónde se pueden corregir estas actitudes machistas y estas conductas. Por ello pido un ejercicio potente de concienciación de la ciudadanía respecto a que nos fijemos constantemente en las víctimas.

Blanca Fernández durante la entrevista  / Elena Rosa

Blanca Fernández durante la entrevista / Elena Rosa

P.- ¿Seguirá siendo Castilla-La Mancha la comunidad autónoma que más presupuesto destina, respecto a su PIB, a recursos de igualdad?

R.- Sí, es la comunidad autónoma que más presupuesto público destina a políticas de igualdad en relación a nuestro Producto Interior Bruto (PIB). Y en los próximos dos años hay previsto un incremento del 10% en el presupuesto, hasta llegar a los cerca de 28 millones de euros en políticas de igualdad, que incluye el coste de casas de acogida, de los centros de la Mujer y recursos de todo tipo como proyectos que se organizan con entidades y asociaciones de igualdad que se gestionan desde el Instituto de la Mujer. Además habrá políticas de igualdad a través de otras consejerías que en este momento no se pueden cuantificar y que significará avanzar más aún en materia presupuestaria

P.- ¿Se va a modificar o ampliar la red de recursos?
R.- Ahora mismo no sería necesaria una ampliación genérica. Estamos abiertas a sugerencias sobre cómo mejorar para la atención de las  necesidades reales a lo largo de la legislatura y es el mandato que tienen las delegadas de Igualdad. En Castilla-La Mancha hay 84 centros de la mujer, con más de 80 profesionales. En Ciudad Real hay 26 centros que en 2018 atendieron a 6.483 mujeres, además de registrar 27.000 consultas al año jurídicas, laborales, psicológicas y de trabajo social.

P.- También ha anunciado que renovará la Ley de Igualdad, ¿por qué?

R.- Revisaremos el texto para adecuar el contenido a las necesidades del siglo XXI y así dar una cobertura más eficiente y eficaz manteninedo el espíritu y la base, que se siguen adaptando a las circunstancias actuales. Pero lo haremos trabajándolo con los colectivos, y con quien sabe de la materia, y le puedo asegurar que en Castilla-La Mancha hay mucha gente que conoce sabe mucho.

P.- Por fin se ha impulsado una Consejería de Igualdad en la región, ¿cómo lo valora?

R.- Fundamentalmente, hay que agredecérselo a dos personas. Una es el presidente Emiliano García-Page, que ha tomado la decisión en un contexto político en el que se están cuestionando las políticas de igualdad por parte de sectores sociales y partidos como VOX, que hablan de chiringuitos y pide los nombres de quienes trabajan defendiendo a las mujeres. En este contexto y ante un movimiento reaccionario y neomachista, que pretende defender los privilegios del patriarcado, era necesario un gesto y ha sido un gesto valiente y de primera magnitud en políticas de igualdad, que siguen siendo necesarias porque lamentablemente la igualdad efectiva entre hombres y mujeres no son una realidad. Y la otra persona es Araceli Martínez que no ha cejado en poner la igualdad en la agenda política. Ha insistido y ha trabajado mucho en este sentido, y en buena medida ha cristalizado que durante cuatro años fuera materia necesaria