El Programa de Educación Vial de Bolaños contribuye a la disminución de accidentes

Lanzadigital.com Bolaños de Calatrava
Foto de familia de la entrega diplomas a los escolares / Lanza

Foto de familia de la entrega diplomas a los escolares / Lanza

El alcalde, Miguel Ángel Valverde, ha recordado a los escolares que “tras aprender las normas de circulación, llega el momento de cumplirlas”

El alcalde de Bolaños, Miguel Ángel Valverde, ha asistido a la entrega de diplomas y obsequios a los cientos de alumnos participantes en el programa de Educación Vial impartido por la Policía Local del Ayuntamiento de la localidad, que este año cumple su vigésimo quinta edición, y continúa contribuyendo al descenso de accidentes de tráfico en el municipio.

Valverde ha recordado a los menores que tan importante es “saber las normas a través de las clases teóricas y prácticas, como a partir de ahora aplicarlas, tanto al montar en bicicleta, como al andar por el pueblo; unos conocimientos que habéis adquirido gracias a la valiosa labor realizada por cada uno de los agentes de la policía local que trabajan a diario en nuestro municipio”.

Los cuatro colegios públicos de la localidad han recibido la visita tanto del alcalde, como de algunos de los miembros del Equipo de Gobierno que han entregado los correspondientes diplomas y obsequios al alumnado participante en dicho programa, junto a miembros del Cuerpo de Policía Local responsables del diseño e impartición del curso.

Entre los ediles que han acudido a las aulas se encuentran el concejal de Educación, Felipe López, el concejal de urbanismo, José Manuel Labrador, la concejala de Comunicación, Rocío de Toro, y la responsable de Salud del Ayuntamiento de Bolaños, Gema Porrero.

Estos cursos cumplen su 25 aniversario de forma ininterrumpida, permitiendo que miles de niños y niñas de distintas generaciones hayan aprendido sus primeras nociones de Educación Vial, “lo que, sin duda, ha redundado en una mayor seguridad en nuestro pueblo para conductores y viandantes, reduciendo los accidentes en población a la mitad en menos de 10 años”, manifiesta el primer edil.

Paralelamente a estas sesiones didácticas, el Ayuntamiento de Bolaños ha puesto en marcha medidas como la mejora constante de la señalización, las vías, la compra de nuevos materiales didácticos para la impartición del curso como semáforos u otras señales de tráfico, sin olvidar el compromiso y buen hacer tanto de conductores, como de la propia policía. Continúa el alcalde diciendo que “se trata de una importante inversión de recursos que cada año destina el Ayuntamiento con un objetivo que cada vez ofrece mejores resultados. Por eso quiero felicitar nuevamente a nuestra Policía Local de Bolaños y especialmente a los responsables de impartir estos cursos”, ha concluido.

El Programa de Educación Vial de Bolaños de Calatrava, impartido ininterrumpidamente desde 1993, consta de tres ciclos durante toda la vida escolar del alumnado, y está dirigido a escolares de los cursos Primero, Tercero y Quinto de Primaria y a los de 3, 4 y 5 años del ciclo de Educación Infantil matriculados en los cuatro colegios de Educación Primaria existentes en el municipio: Arzobispo Calzado, Fernando III, Virgen del Monte y Molino de Viento.

Durante la jornada se puso el broche final al curso, entregando un pequeño obsequio al alumnado de Infantil, un diploma y un regalo a los grupos de  Primero  y Tercero. Los grupos de Quinto recibieron una orla en la que aparece el conjunto de la clase, una camiseta, y en los casos concretos por el aprovechamiento destacado, un diploma de honor, además de un carné de estudiante ejemplar al que más nota obtuvo en el global de la calificación por cada clase de 5º, un distintivo que permitirá, a quienes lo hayan recibido, entrar de forma gratuita a la piscina municipal durante la temporada estival.

Los agentes de policía local de Bolaños son los encargados de puntuar durante estos cursos para lo que se valen de exámenes tipo test, de la petición de ejercicios y trabajos como redacciones, dibujos  o manualidades, y de la observación de cómo los estudiantes participan en las clases y cuál es su comportamiento durante el desarrollo del circuito de prácticas.

Estos profesionales y garantes de la seguridad vial para la ciudadanía, tienen como responsabilidad la impartición de clases teóricas y prácticas, usando escenarios como el auditorio municipal para los circuitos y  soportes diversos para proyecciones como programas de software (power point) y videos.

El Ayuntamiento de Bolaños, uno de los Consistorios pioneros en la impartición de esta materia en la provincia y en la Región, destina parte de sus presupuestos municipales a la puesta en marcha de esta formación vial tan necesaria para el alumnado, cuyo objetivo fundamental es que, tanto agentes como escolares, se conozcan mutuamente, favoreciendo el que los niños y niñas en edad escolar visualicen al cuerpo de policía local como un colectivo cercano y amable cuya máxima es ayudar a la población a solucionar situaciones difíciles, evitando así una gran diversidad de peligros.

Los agentes han consensuado con los equipos directivos de cada colegio el horario del curso, recibiendo el alumnado de primero y tercero horas de clases teóricas para aprender conceptos como cruzar la calle, andar siempre por la acera o la iniciación en la conducción de bicicleta por la ciudad. Los más pequeños y pequeñas han aprendido nociones para iniciarse en conceptos básicos a la hora de pasear o jugar en las calles de Bolaños.

En quinto se imparten horas de clases teóricas, y se realiza una prueba sobre conocimiento de las señales, y otra práctica en la que, en un circuito, el público escolar ha de demostrar todo lo aprendido durante la Primaria, tanto en lo referente a la conducción de bicicletas, como a la hora de caminar por la ciudad.

La metodología usada durante el curso por parte de los instructores de la Policía Local bolañega es eminentemente activa y participativa, poniendo en práctica la adquisición de roles mediante los cuales el alumnado se convierte en ciclista, peatón o policía para simular situaciones de la vida real.

Por esta razón, se trata de una educación realizada a pie de calle, “in situ”, en la que los policías acompañan a los escolares fuera de las aulas junto a los que cortan calles, les enseñan a cruzar correctamente, o les explican todas las técnicas y reglas que deben conocer para adquirir unos conocimientos correctos en materia de educación vial.

El resultado para los y las participantes es muy favorable, puesto que realmente valoran  la importancia de conocer las señales y la responsabilidad que entraña el cumplirlas.