Vista aérea de las comunicaciones entre Ciudad Real y Miguelturra / Google Maps

Vista aérea de las comunicaciones entre Ciudad Real y Miguelturra / Google Maps

Ciudad Real y Miguelturra. El Camino de Malastardes

Diego Peris Ciudad Real

La tercera solución posible  es la utilización de la vía existente en la parte posterior de la estación del AVE que llega de Ciudad Real a Miguelturra con un paso por la autovía ya construido

EL CAMINO DE MALASTARDES

Hace ya tres años publicaba un artículo titulado “El problema y la solución” que hablaba de las tres posibles soluciones a la comunicación peatonal y ciclista entre Ciudad Real y Miguelturra.

La comunicación de Ciudad Real con Miguelturra, municipios próximos, es un tema importante en muchos aspectos. Sería bueno coordinar servicios, establecer prioridades en ofertas similares sea de suelo comercial, industrial o de cualquier tipo, definir coordinaciones para servicios de personas que viven en uno de los municipios y trabajan en otro, etc.  Un conjunto de problemas y posibilidades que es bueno coordinar en la proximidad física, desde la colaboración y no desde la competencia. Una razonable colaboración puede y debe ser positiva para ambos municipios. Los crecimientos tanto industriales como residenciales pueden resultar aparentemente beneficiosos a corto plazo, pero finalmente acaban siendo negativos. Hay numerosos e importantes proyectos conjuntos que mejorarían con una buena coordinación y comunicación que durante años no ha existido y que ahora es posible y deseable.

Soluciones múltiples a un problema.

            La comunicación con bicicleta o peatonalmente entre ambos municipios se planteaba con diferentes soluciones. El trazado de la autovía supone una barrera importante entre Ciudad Real y Miguelturra que no tuvo en cuenta la relación de las dos ciudades cuando se diseñó y construyó. Pero la realidad está ahí como barrera importante de separación a la vez que como elemento que presenta un nudo de comunicaciones fundamentales para la ciudad, desde otras perspectivas, también importantes a considerar. Una comunicación que mejora notablemente nuestra relación con otros municipios de la provincia y abre caminos a comunicaciones nacionales importantes. Tradicionalmente ha sido una comunicación realizada por numerosos vecinos de ambas poblaciones que, dada la proximidad entre ambas, han utilizado el recorrido peatonal o la bicicleta como sistema de transporte que ahora por otras razones podemos y debemos recuperar.

La pasarela y el trazado de la autovía.

            La denominada “pasarela” planteaba un salto de la autovía en una posición inferior a la del nudo de la autovía siguiendo la zona de viviendas existente en el margen de la carretera Ciudad Real- Miguelturra. Una solución que quería plantear un recorrido que continuase de alguna manera, en paralelo, el actual trazado de la carretera en su linealidad. La necesidad de salvar la altura de la autovía con gálibos como los exigidos en una autovía nos llevaría a un trazado de más de 150 metros de longitud con alturas respetables en su punto central. Una solución cara, poco segura y con un importante impacto visual.

La propuesta de aprovechar la autovía con soluciones puntuales de convivencia de tráfico rodado y ciclista ha sido rechazada recientemente por el Ministerio. Una solución con puntos de convivencia entre el tráfico rápido de la autovía y los recorridos ciclistas y peatonales con serios problemas de seguridad. Una solución que teóricamente era defendible pero que en la práctica tenía numerosos puntos difíciles de resolver especialmente desde el punto de vista de la seguridad para ciclistas y peatones. La solución planteada debe ser cómoda, económica y especialmente segura para animar a los usuarios a utilizar la bicicleta como alternativa frente al vehículo particular. Nos queda, pues, lo que llamaba en aquel artículo la tercera vía. Habría alguna otra solución, pero creo que excesivamente alejada y con un recorrido demasiado largo y complejo.

La pasarela existente.

            La tercera solución posible  es la utilización de la vía existente en la parte posterior de la estación del AVE que llega de Ciudad Real a Miguelturra con un paso por la autovía ya construido. Diversos nombres identifican este camino, habitualmente conocido como Malastardes. Un recorrido de servicio que se podría convertir de forma sencilla en un recorrido peatonal y para bicicletas de carácter amable con inversiones limitadas. Un camino que puede ampliarse a dos carriles laterales en todo su recorrido, incluido el paso sobre la autovía ya existente, incorporar arbolado en sus márgenes, una ligera iluminación y ser así un camino amable para el uso cotidiano y para el paseo tranquilo entre las dos poblaciones. Un camino que, poco a poco, se ha convertido en un lugar de tráfico alternativo a la autovía que resulta de difícil acceso en horas en las que la comunicación Ciudad Real – Miguelturra se hace especialmente intensa. Pero un camino que puede ser una vía lenta en la que la prioridad sea la de peatones y ciclistas.

El recorrido se aleja del problema existente en el nudo de la autovía y tiene un punto de partida desde Ciudad Real tranquilo y en una zona de buenos accesos que podrían mejorarse fácilmente potenciando la llegada de la bicicleta a la estación por otra parte. La salida desde la estación del AVE se realiza por un paseo de suficiente anchura para permitir un carril bici exclusivo con seguridad y comodidad. Una zona en la que sería fácil incorporar estas ampliaciones con un diseño urbano adecuado que incorpore arbolado y elementos de iluminación que garanticen su seguridad. Su llegada a Miguelturra tiene una subida puntual fuerte, pero se encuentra con una zona tratada y urbanizada de forma atractiva por el municipio de Miguelturra.

Es una opción que tiene importantes ventajas económicas y de impacto medioambiental. Un recorrido cuya mejora supondría una pequeña inversión a la vez que mejoraría un recorrido existente desde hace años. Una opción que no debemos descartar y que con un buen diseño sería una solución amable, económica, legalmente posible y una buena alternativa a la compleja unión de carretera que une Ciudad Real y Miguelturra,