El Grado de Enología inicia su andadura con 19 alumnos

Julia Yébenes Ciudad Real
Foto de familia de la primera promoción de alumnos que ha iniciado Enología en la UCLM / Lanza

Foto de familia de la primera promoción de alumnos que ha iniciado Enología en la UCLM / Lanza

Se imparte en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agronómos de Ciudad Real y ofrece competencias para una profesión muy demandada en Castilla-La Mancha

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) ha estrenado este curso el Grado en Enología, una carrera que dará respuesta a las necesidades de una de las industrias más importantes de la economía ciudarrealeña y castellano-manchega.

La nueva oferta formativa se imparte desde primeros de septiembre en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos del campus de Ciudad Real (ETSIA) y ha atraído a 19 alumnos, procedentes en su mayoría de ciclos superiores de Formación Profesional. Tendrán que superar un total de 240 créditos, doce de ellos para convalidar prácticas externas.

Enología ha iniciado su implantación con “normalidad”, la única noticia a destacar en las apenas tres semanas de recorrido formativo, según el director del centro, Jesús López Perales. El dirigente subraya la vinculación del nuevo título con el territorio castellano-manchego, que copa más de la mitad del viñedo y de la producción vinícola nacional, y que permitirá cubrir la alta demanda social y laboral en el sector.

Cuenta con un plan de estudios de carácter transversal, compuesto por asignaturas comunes y específicas, desde Matemáticas, Física, o Química, a Ecología e Impacto Ambiental y Biología. En conjunto “proporcionarán a los estudiantes, según López Perales, la formación científica, tecnológica y socioeconómica propia de un enólogo profesional”.

Bodega experimental

Para la realización de estos estudios, la cincuentenaria escuela universitaria va a realizar una ambiciosa obra, como es la construcción de una bodega experimental donde los estudiantes podrán cotejar el proceso de elaboración de la uva hasta su embotellado.

La idea es poner en práctica los contenidos referidos a la elaboración de vinos, mostos y otros derivados de la vid, el almacenaje, gestión y conservación de los productos, además de otros procesos analíticos.

López Perales espera que en pocos meses se desarrolle el moderno diseño, que incluye una bodega y un laboratorio en dos niveles, y que “permitirá a los universitarios trabajar con pequeños volúmenes de uva y vino”.

El proyecto, asegura el docente, verá la luz antes de que acabe el curso, a pesar del gran gasto que lleva aparejado, al tratarse de unas instalaciones “a la carta”, más costosas que si la bodega tuviera unas dimensiones estándar.

Versátiles

López Perales incide en la falta de alumnado de los estudios agronómicos de la escuela, a pesar de su “versatilidad” en distintos campos profesionales. “Es absurdo, se queja, que Castilla-La Mancha apenas tenga estudiantes de ingeniería agrónoma”, un desabastecimiento cualitativo que choca con alta demanda que presenta la industria. “El número de ofertas que recibimos quintuplica al de alumnos”, lamenta.

En el caso de Enología, los alumnos podrán realizar prácticas externas en empresas privadas o en instituciones. De hecho, está prevista la colaboración con entidades tan representativas como el Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal (IRIAF) de Castilla-La Mancha, el Colegio Oficial de Enología de Castilla-La Mancha y las denominaciones de origen de vino de la provincia, Mancha y Valdepeñas.

Los futuros enólogos adquirirán competencias para colaborar en el cultivo y en el control del proceso de maduración de la uva; decidir sobre el diseño, capacidad y dotación de maquinaria de la bodega, y gestionar y controlar la calidad del vino y las condiciones higiénico-sanitarias.

¿Por qué estudiar el Grado en Enología?

Las razones de la UCLM para acercarse a los nuevos estudios apuntan al protagonismo de Ciudad Real en el marco vitícola nacional. Y no sólo por el potencial productivo, sino por las instalaciones de carácter innovador e investigador que acoge, como el Centro Nacional de Enología.

Además, la provincia alberga  más de 90 bodegas y empresas, cuya actividad principal está relacionada con la vid.

Igualmente, la industria de la alimentación y la fabricación de bebidas en Castilla-La Mancha cuenta con más de 2.000 empresas y 31.600 trabajadores. Este nivel de empleo ha crecido en los últimos años un 25%, lo que supone 6.300 trabajadores más en el sector.

Del mismo modo, las exportaciones vinícolas representan el 71% del sector agroalimentario, y el 10% del total de las exportaciones a nivel autonómico.