‘Brotes de Olivo’ transmite el mensaje del Evangelio a través de sus canciones

A. Ruiz Ciudad Real
Interpretaron una selección de temas de su amplia trayectoria / Clara Manzano

Interpretaron una selección de temas de su amplia trayectoria / Clara Manzano

Cuatro de los trece hermanos que conforman el grupo actúan en un concierto organizado por Amigos del Seminario

Son trece hermanos, empezó la mayor a cantar y le siguieron los restantes para a lo largo de 47 años llevar el mensaje del Evangelio a múltiples lugares a través de la música. El grupo onubense ‘Brotes de Olivo’ ofrece este martes en el antiguo Casino un concierto organizado por la Asociación Amigos del Seminario.

Del salmo ‘tu mujer como parra fecunda y tus hijos como brotes de olivo’, que estaba grabado en el lugar donde comenzó este grupo a tocar en el año 71, viene el nombre de una formación que, al terminar residiendo los hermanos en distintas localidades del país, varía de número según la localización del concierto y la disponibilidad de cada uno. En el concierto ciudarrealeño, acudieron cuatro de hermanos: Rosa Esther y Emilio a la percusión y Pablo y Jesús Vicente ‘Chito’ a la guitarra, quienes realizan un recorrido por el variado repertorio de las canciones de su discografía, integrada por 27 discos, los cuales se pueden descargar gratuitamente en la página www.brotesdeolivo.es

El público tarareó y siguió con entusiasmo las canciones de Brotes de Olivo / Clara Manzano

El público tarareó y siguió con entusiasmo las canciones de Brotes de Olivo / Clara Manzano

Con el tema ‘Ruidos’, comenzó su directo seguido con entusiasmo por el público que prácticamente llenó el salón de conciertos del antiguo Casino. Previamente, el rector del Seminario, Manuel Pérez Tendero, destacó el objetivo de esta actividad de lograr vocaciones con palabras y belleza, la cual es clave para llegar al corazón. En este sentido, deseó que la música con palabra llegue al corazón, despierte libertades y se logren vocaciones que es la mejor noticia para la Iglesia. Así mismo, felicitó a Amigos del Seminario por su trabajo y animó a que cada persona encuentre la clave para interpretar la melodía que le conduzca a su camino en la familia cristiana, a disfrutar de un concierto en el que confluye testimonio y belleza y a ser todos “brotes de olivo que buscan los caminos de Dios”.