Hasta los cajeros hablan en verso en Almagro de los que salen ‘quevedólares’

A. Ruiz Almagro

Dos actores interpretan en la oficina de Globalcaja a Quevedo y Sor Juana Inés de la Cruz

Hace “todo lo que quiero”; a todos “iguales, al rico y al pordiosero”; su poderío es capaz de humillar “al cobarde y el guerrero”; es valioso aunque esté hecho cuartos; y puede al natural desterrar y hacer propio al forastero. Así es el ‘Poderoso caballero Don Dinero’, como lo calificó hace tropecientos años Quevedo, definición que no ha perdido ni un ápice de realismo, como se pudo comprobar este lunes ante la oficina de Globalcaja de la calle Mayor de Carnicerías, donde dos intérpretes de Visitas Teatralizadas representaron el poema famoso del uno a otro confín.
Él hizo de Quevedo, cantor de los superpoderes de ‘la pasta’, y ella de Sor Juana Inés de la Cruz, más preocupada por los ahorros y en “poner riquezas en mi entendimiento” que en centrar “entendimiento en mis riquezas”.
También salieron a relucir poemas de ‘Dineros son calidad’ de Quevedo y máximas como ‘más vale el buen nombre que las muchas riquezas”, de Cervantes; y “no hay riqueza tan riqueza como un amigo seguro”, de Juan Luis Vives; a lo largo de una acción teatralizada en la que de la rendija del cajero salieron ‘quevedólares’, tan valiosos en el Siglo de Oro como ahora, varios siglos después.
El director del Festival, Ignacio García, y el director de la oficina de Globalcaja, Carlos Tapiador, presentaron esta iniciativa que volverá a realizarse durante el Festival, el sábado 18, y que se enmarca dentro del objetivo de que “el Siglo de Oro rezume por las plazas y calles de Almagro”, y se hable en verso en coches, terrazas e incluso también en los cajeros.
La propuesta, ‘Poderoso caballero en el cajero’, pretende acercar el Siglo de Oro de “una manera divertida e irónica al público” y sensibilizar de la importancia del respaldo de los patrocinadores para seguir trabajando juntos en favor de la cultura, resaltó García.