El BM Alarcos muestra poderío

Raúl Fernández Ciudad Real
El jugador del Alarcos Eloy Krook trata de entrar entre la defensa del Guadalajara / Foto: Clara Manzano

El jugador del Alarcos Eloy Krook trata de entrar entre la defensa del Guadalajara / Foto: Clara Manzano

El equipo alarquista supera al Quabit Guadalajara, rival de Asobal, por 31-27 y se alza con el Trofeo de Feria. Gran primera parte de los de Javi Márquez, que se marcharon al descanso venciendo de seis (16-10).

VESTAS BM ALARCOS
31
QUABIT GUADALAJARA
27
Javi de la Cruz, César Beret (2), Manu Díaz (2), Martín Molina (1), Eloy Krook (1), Carles Asensio (3) y Asier Uraín (4) -siete inicial- Kotanidis, Victoriano Alises (3), Lumbreras (4), Gonzalo Almansa (1), Jota Serrano, Héctor González (1), Brian Negrete (5), Fran Cordiés (1), Sergi Mach (2), Josh Da Silva (1) y Óscar Ruiz. Saeld, Iñigo Barricart, Pablo Paredes, Víctor Montoya, Kostantin Petrov, Alberto Sanz y Nacho Moya -siete inicial- Daniel Santamaría, Daniel García, José Luis Román, Antón Serradilla, Chema Márquez, Javier Bodí, Pedro Fuentes, Jorge Romanillos y Artur Pereira.
ÁRBITROS
Daniel Montoro y Jesús Valencia.
PARCIALES CADA 5 MINUTOS
3-1, 4-3, 7-4, 9-6, 13-7 y 16-10 (descanso);
INCIDENCIAS
Partido correspondiente al Trofeo de Ferias y Fiestas de Ciudad Real, disputado en el pabellón Quijote Arena.

Sólo era el segundo encuentro de pretemporada, pero el BM Alarcos mostró ya poderío para doblegar al Quabit BM Guadalajara, un rival de ASOBAL entrenado por un ilustre en Ciudad Real como Mariano Ortega (su portero es Jota Hombrados, que no acudió por lesión). Especialmente buena fue la primera mitad de los de Javi Márquez, que llegaron al descanso con una renta favorable de seis goles (16-10). Luego el equipo se vino abajo en los minutos iniciales del segundo tiempo, en los que el bloque alcarreño empató, pero, tras levantarse, los locales volvieron a coger ventajas que supieron mantener, con algún normal bajón, para ganar por 31-27 y alzar el Trofeo de Feria. Buenas sensaciones las de un Alarcos que parece ir encajando sus nuevas piezas. Y solo lleva dos partidos de preparación.

Muy buena fue la primera parte del BM Alarcos. La defensa funcionó desde el inicio a la vez que el ataque acertaba sobre la meta rival para coger el mando del marcador (4-2). Después esas ofensivas se frenaron con errores en los lanzamientos, pero el 6-0 defensivo, con Jota Serrano y Carles Asensio en el centro, y luego con Lumbreras, mantuvo la solidez para seguir al frente y poner la máxima diferencia de 6-3 (min. 12), que llevó al técnico rival, Mariano Ortega, a pedir tiempo muerto.

 

Asier Uraín

Asier Uraín

No solo no cambió el rumbo del paratido el Guadalajara, sino que el Alarcos siguió firme y ampliando la ventaja (8-4), momento en el que salió en la portería alcarreña un ciudarrealeño, el joven Dani Santamaría. Y en la portería alarquista salió Óscar Ruiz en sustitución de Javi de la Cruz. Ambos tuvieron una buena actuación para hacer que el equipo alcanzara una máxima se seis goles (13-7, min. 24), dirigido entonces en el puesto de central por un eléctrico Sergi Mach, otro de los fichajes del verano.

El ciudarrealeño Dani Santamaría, portero del BM Guadalajara / Foto: Clara Manzano

El ciudarrealeño Dani Santamaría, portero del BM Guadalajara / Foto: Clara Manzano

Con otro provincial en la pista, el manzanareño del Guadalajara Pedro Fuentes, el duelo llegó al descanso con un intercambio de goles que mantuvo en seis la diferencia del Alarcos, un 16-10 que dejaba clara la superioridad local en la pista del Quijote Arena.

El manzanareño Pedro Fuentes / Foto: Clara Manzano

El manzanareño Pedro Fuentes / Foto: Clara Manzano

Más enchufado salió el Guadalajara en la segunda parte ante un muy fallón Alarcos en ataque. Un parcial de 1-5 redujo la ventaja al 17-15, lo que llevó a Javi Márquez a pedir su primer tiempo muerto. En solo cuatro minutos, los locales casi habían echado por la borda su gran actuación en la primera parte.

Con la inercia desfavorable, y sin poder frenar ahora los rápidos ataques rivales, el Alarcos se encontró con el empate (18-18) que hacía poco, en el descanso, se veía lejano. Ahí se frenó la sangría. Dos goles consecutivos de Victoriano Alises volvieron a poner por delante a los locales, que recuperaron así el ritmo de ataque para auparse cinco arriba (25-20, min. 44) en otros buenos minutos defensivos de los de Javi Márquez, ahora sí pudiendo parar las transiciones rápidas del rival.

alarcos_guadalajara_(CM)_136

alarcos_guadalajara_(CM)_136

El guión cambió de nuevo, como suele ocurrir en los partidos de balonmano, más todavía ante un contrincante de entidad y más todavía en pretemporada: bajón alarquista y estirón de los alcarreños, que se colocaron a uno quedando diez minutos (25-24). En ese tramo final, el equipo ciudarrealeño no solo supo aguantar, sino también pegar un típico arreón final para terminar venciendo por ese 31-27 que invita al optimismo.