Marlon Velasco se despide de Puertollano con un comunicado

Chicastro Puertollano
Marlon Velasco da instrucciones a sus jugadores en un tiempo muerto/ Clara Manzano

Marlon Velasco da instrucciones a sus jugadores en un tiempo muerto/ Clara Manzano

El técnico asegura que “los incumplimientos en la parte económica de los compromisos adquiridos y la falta de voluntad en la búsqueda de soluciones ha generado un deterioro en las relaciones entre club y entrenador”. Se marcha agradecido y con la cabeza bien alta.

Marlon Velasco no seguirá al frente del FSD Puertollano. Tras firmar una de las campañas más brillantes de la historia del fútbol sala de Puertollano y rozar el ascenso a Primera División, los incumplimientos de los pagos y la falta de voluntad en la búsqueda de soluciones ha desembocado en un deterioro entre club y entrenador.

El técnico catalán, muy querido y valorado tanto por la afición industrial como reconocido por todos sus colegas de la LNFS, pone fin a un año inolvidable y que ha terminado de la manera más triste dejando en el aire el proyecto del fútbol sala en Puertollano. Al parecer, Quique Soto trabaja en la sombra de cara al nuevo proyecto, pero el futuro no parece ser el más halagüeño.

Marlon no ha querido marcharse por la puerta de atrás y deseaba despedirse con un comunicado ante los medios de comunicación que recopilamos al pie de la letra.

Comunicado

Mediante este escrito quiero comunicar que la próxima temporada no continuaré entrenando al FSD Puertollano.

Pese a la declaración de intenciones por ambas partes para darle continuidad al proyecto, los incumplimientos en la parte económica de los compromisos adquiridos por el club así como la falta de voluntad en la búsqueda de soluciones que garanticen el cumplimiento de los mismos, ha generado un deterioro en las relaciones y me ha llevado a perder la confianza en la actual junta directiva del club.

Vaya por delante que siempre he intentado colaborar y poner facilidades para que el club pudiera cumplir con su compromiso y evitar tener que llegar a esta dolorosa situación, pero desgraciadamente y muy a mi pesar, no ha sido posible.

De esta manera, pongo fin a la que, sin duda, ha sido la etapa deportiva más importante de mi carrera profesional, que me ha permitido crecer enormemente, acumulando y enriqueciéndome de grandes experiencias que me acompañarán para siempre.

Debo decir que ha sido un orgullo defender el escudo de la ciudad minera y un privilegio poder vivir y disfrutar de una gran e inolvidable temporada deportiva.

Dar las gracias al club por haberme dado la oportunidad de poder cumplir el sueño que siempre tuve y por el dejé mi ciudad, mi casa, mi trabajo, mi familia y por el cual invertí mucho tiempo en formarme y capacitarme.

Al cuerpo técnico, por su colaboración y predisposición, por facilitarme el trabajo y por invertir su tiempo de manera casi desinteresada con el único afán de ser y sentirse parte del equipo.

A mi equipo, por ser y querer ser un equipo, por su compromiso, implicación y predisposición, por entrenar y competir con el corazón, por su ambición y ese ímpetu por superarse que nos ha caracterizado a lo largo de la temporada, por permitirme ser yo mismo en todo momento, por hacerme crecer y obligarme a mejorar, por hacerme feliz y conseguir que jamás pueda recordar mi primera experiencia en la Liga Nacional de Fútbol Sala sin sonreír y acordarme de todos ellos. Ellos han sido los protagonistas y los grandes responsables de esta gran temporada.

 A la afición, el mayor activo del club, por todo el apoyo recibido a lo largo de la temporada. Más allá de los sueños que hayamos podido compartir, me queda la enorme satisfacción de haber podido llegar a ellos y haber despertado su interés, volviéndose a ilusionar y emocionar con su equipo y jugadores. Han demostrado que Puertollano es y quiere seguir siendo una ciudad de Fútbol Sala y que merecen un club serio y profesional.

A los funcionarios del ayuntamiento y del personal del patronato de deportes por tenderme la mano siempre que he necesitado algo, proporcionándome todos los medios posibles para desarrollar mi trabajo de la manera más profesional posible.

Y por supuesto a todos los medios de comunicación sin excepción, por su colaboración, así como el trato, la amabilidad y el respeto que han tenido hacia mi persona.

Me voy con la satisfacción del deber cumplido y con la conciencia muy tranquila después de haber dado lo mejor de mí y haber trabajado siempre con la mayor profesionalidad posible.

Como entrenador que soy, me gustaría seguir entrenando de forma profesional.

Espero y deseo que esta temporada sea solo la semilla de un gran y bonito futuro para este club y este deporte en la ciudad de Puertollano.

Agradeciendo vuestra atención, me despido con un cordial saludo.

Marlon Velasco