Una temporada polideportiva de plata

Francisco J. Otero Ciudad Real
El Barça ganó la Copa de España en el Quijote Arena/Elena Rosa

El Barça ganó la Copa de España en el Quijote Arena/Elena Rosa

El fútbol sala, el balonmano, el voleibol, el atletismo, el karate o el patinaje son algunas de nuestras opciones para estar en la élite del deporte en 2018.

Lo mismo hay algunos que no se lo creen, pero hay más deportes que el fútbol. De verdad. Los hay, incluso, que no se juegan con pelota. De hecho, en esas “excentricidades” nuestra provincia anda bastante mejor que en lo de “fúrgol”, que diría un Villar cuya caída aún no sabemos qué consecuencias tendrá.

Este año que se nos está yendo ha servido para consolidar la presencia provincial en el segundo escalón de muchos deportes. Estamos ahí, al acecho para asaltar los cielos el próximo año, que se nos viene encima. Antes de nombrar a nuestros protagonistas convendría guardar un minuto de silencio por el baloncesto y nuestro Alcázar, que ha vuelto a desaparecer…

¿Ya? Pues seguimos.

Para empezar por lo primero, que para algo estamos en Ciudad Real, en balonmano la apuesta de esta temporada del Alarcos es la de pelear por el ascenso a Asobal. La pasada campaña no fue lo ilusionante que se esperaba. Esta no ha empezado bien, pero los de Márquez confían en solucionar ese pequeño problema que se llama “no gano ni un partido lejos de casa” para meterse en la lucha por la fase de ascenso. Mención aparte merece el Pozuelo, que este año se ha ganado el prenombre Soliss. Y es que las de Angulo ganaron el Campeonato de España juvenil y en Plata no paran de dar sorpresa tras sorpresa. Encaramadas a las más altas posiciones, mandan a Jimena Laguna a que ponga el sello espartano a la selección. Casi nada las calatravas. De sus vecinas bolañegas hay que esperar que mejoren, porque tienen más potencial que puntos.

En el fútbol sala, la provincia tiene el centro en Valdepeñas. El Elche le robó el sueño del ascenso la pasada campaña, se retiró Joan Linares, que ha pasado a los despachos, y han preparado el equipo más sólido de los que se recuerdan para que “aquest any sí” que decían por el Camp Nou cuando el Barça campeón era solo un proyecto. Junto a los azulones, el FSD Puertollano ha crecido tanto de la mano de Marlón Velasco que en estos momentos no se sabe dónde puede llegar. Y el Manzanares disfruta y sufre, a partes iguales, de su ascenso. Tres equipos de Ciudad Real en la Segunda del fútbol sala nacional es el verdadero milagro de la provincia. Para acabar con el fútbol sala, no le pierdan la pista al Almagro FSF que le ha dado por pelear por ascender y no piensa bajar los brazos hasta final.

Otra gran noticia para nuestro deporte es que Socuéllamos apuesta de nuevo por el vóley femenino. Ha regresado a casa Diana Sánchez y el Kiele se está paseando por la Primera. El año que viene estará en la Superliga Femenina 2 y ese no es el final del viaje, sino la Liga Iberdrola.

Pero quizás lo más destacado de 2017 fue que la provincia, especialmente la capital, fue el escenario de la Copa de España de fútbol sala, que repitió, y de la Copa Asobal. El Quijote Arena se acordó de aquellos tiempos no tan lejanos de finales de la Liga de Campeones y el aficionado al deporte ciudadrealeño se sintió de nuevo protagonista. Además, vinieron varias selecciones de categorías inferiores de balonmano, la de fútbol sala femenina, visitó Ciudad Real, Puertollano, Alcázar y Tomelloso, el campeonato de España de freestyle… En fin, que la provincia se reivindica como anfitriona de eventos varios y, por primera vez, la UCLM midió el retorno conseguido por la inversión pública para atraerlos. Con las pertinentes reservas, la apuesta parece rentable.

Se nos va el espacio y no hemos hablado de nuestros deportistas individuales, para los que ha sido un buen año. Paula Sevilla completó una temporada de ensueño, con campeonatos de España, mejores marcas, debut con la selección, campeona de Europa promesa con el relevo 4×100 y todo ello siempre con una sonrisa, parecida a la de Gemma Arenas, que tras un pequeño bache en mitad de temporada, ganó la WAA Spain Ultra Cup, además de otro Quixote Maratón. Siguiendo con el atletismo, Alberto Imedio se colgó la medalla que la competición le debía en los 1.500 del campeonato de España, Chiqui Pérez se coronó en los 10.000 nacionales, en pista y en ruta, su hermana María José fue plata y los dos acaban de ir al Europeo de Cross de donde Chiqui ha regresado con una medalla de plata por equipos. Otro campeón de España, saltando ya de deporte, fue Isaac Cantón, que en la soriana en la Cuesta de la Dehesa Serrana, cogía unos metros, los suficientes, para alzar los brazos. Javi Rivas sigue dando alegrías en su piscina, Bascuñana corrió también el Europeo de Cross, Matías Gómez logró su séptimo título de España, Nacho Martínez participó en los World Roller Games con una buena actuación… No están todos, porque hay más, pero sin duda, los que están, han sido, en este 2017 en el que Ciudad Real ha iniciado el asalto. En 2018 hacemos alguna cumbre seguro.