Repsol y Grupo Armando Álvarez han desarrollado una nueva gama de envases circulares que incorporan poliolefinas recicladas

Lanza Puertollano
Bobinas de plástico que incorporan el reciclado / Lanza

Bobinas de plástico que incorporan el reciclado / Lanza

En el complejo industrial de Repsol en Puertollano ya se está llevando a la práctica este proyecto para lograr la circularidad de las nuevas bobinas de sacos, fabricadas con un 30% de material reciclado procedente de los sacos vacíos utilizados en este complejo

Repsol y Grupo Armando Álvarez (GAA) han desarrollado una nueva gama de envases circulares que incorporan poliolefinas recicladas de alta calidad, recuperadas tanto por reciclado mecánico como químico.

Esta nueva alianza refuerza el objetivo de Repsol anunciado el pasado diciembre de ser una compañía con cero emisiones netas en el año 2050, para lo que el negocio de Química se apalanca en la eficiencia de sus procesos industriales y la economía circular.

Esta colaboración consolida aún más el firme propósito de la compañía de reciclar el equivalente al 20% de su producción de poliolefinas para el año 2030. Fruto de la colaboración entre Repsol y GAA ha sido el desarrollo del primer material homologado para la aplicación de film rasgable que incorpora material reciclado procedente de la gama Repsol Reciclex®, lo que convierte a ambas compañías en referentes del mercado y abanderados de la economía circular en las aplicaciones de envases.

Otro éxito de la colaboración entre ambas empresas, ha sido la fabricación de los sacos industriales que emplea Repsol para comercializar su propia granza, incorporando un 30% de reciclado posconsumo. Así,  en el complejo industrial de Repsol en Puertollano ya se está llevando a la práctica este proyecto para lograr la circularidad de las nuevas bobinas de sacos, fabricadas con un 30% de material reciclado procedente de los sacos vacíos utilizados en dicho complejo.

El objetivo es buscar la circularidad del material, aprovechando el valor de un material que ellos mismos generan utilizándolo para la creación de nuevos sacos para la gama Repsol Reciclex®. Gracias a un sistema logístico inverso, Repsol recupera los sacos industriales usados y, tras su reciclado, el material es incorporado en las bobinas que GAA fabrica para Repsol. De esta forma se logra devolverlos a la aplicación original, lo que permite alargar la vida útil de los materiales, gestionar de manera más eficiente los residuos y primar las opciones de reutilización y reciclaje frente al consumo de nuevas materias primas.

Finalmente, Repsol y GAA han establecido un acuerdo comercial para ofrecer a sus clientes envases sostenibles para uso alimentario, empleando las poliolefinas circulares de la gama Repsol Reciclex®, con certificación ISCC PLUS. Estas poliolefinas se obtienen mediante el reciclado químico de residuos plásticos posconsumo no aptos para ser reciclados mecánicamente. De este modo, ambas compañías impulsan la economía circular en aplicaciones de alto valor añadido y ponen a disposición de los consumidores finales productos circulares.

Repsol cuenta con una estrategia de economía circular desde 2016 que se aplica a lo largo de toda la cadena de valor de la compañía, desde la obtención de materias primas hasta la comercialización de productos y servicios. Actualmente tiene en marcha más de 200 proyectos en este ámbito, que se desarrollan en colaboración con más de 180 socios estratégicos, organismos e instituciones. Estas alianzas, como la anunciada hoy con GAA, permiten crear las sinergias necesarias para acelerar la implementación de soluciones circulares y ponerlas a disposición de la sociedad