El guitarrista Samuel Diz y la Generación del 27 en el Museo de la Fundación Gregorio Prieto de Valdepeñas

Enrique Pedrero Muñoz Valdepeñas
El concierto de Samuel Diz en Valdepeñas / Lanza

El concierto de Samuel Diz en Valdepeñas / Lanza

En el marco incomparable de  la Casa Museo de la Fundación Gregorio Prieto de Valdepeñas (C. Real), un caserón manchego del siglo XVII, en su patio de columnas toscanas, con representación de una exposición de retratos ejecutados por Gregorio Prieto en el 90 aniversario de la Generación del 27, que realizara sobre los miembros más ilustres de este movimiento, sobre personajes de las letras, de la farándula, de la tauromaquia, etc., el guitarrista Samuel Diz, activo intérprete e investigador de la música de la Generación del 27, ha presentado un recital de guitarra con obras de compositores coetáneos a la  figura del ilustre pintor valdepeñero.

Precisamente bajo un retrato de la escritora vallisoletana Rosa Chacel, Samuel Diz deleitó al público asistente, que no era poco, con su maestría artística y el estudio realizado de dicha generación, interpretando varias composiciones musicales. En primer lugar una obra del gaditano Manuel de Falla (1876-1946) representante del nacionalismo musical, con un Homenaje a Claude Debussy, “Danza del molinero” (El Sombrero de Tres Picos).

A continuación, se inspiró con las cuerdas de su guitarra para poner en el aire una nota musical sobre un conjunto de obra de Frederic Mompou (1893-1987) con el título, Suite Compostelana (I.- Preludio, II.-Coral, III.- Cuna, IV.- Recitativo, V. Canción, VI. Muñeira)  bajo el estilo y la influencia miniaturista, delicada e íntima del autor catalán.

Seguidamente puso en armonía, una pieza musical de la alumna y seguidora de la música de Falla, Rosita García Ascot  (1902-2002) con el nombre de “Española”. Más tarde puso en sus notas al tarraconense, exiliado en la posguerra en Inglaterra, aunque él siempre se consideraría compositor español, Robert Gerhard (1896-1970) en “For Whom the bell tolls” o como se diría en español “Por quién doblan las campanas”.

Finalmente, y como no podía ser de otro modo, representó en su versión guitarrística al internacional, Federico García Lorca (1898-1936), ya que  éste tuvo influencia musical, de hecho estudió piano y fue alumno de Manuel de Falla.

Pues bien, Samuel Diz concluyó su intervención con la obra lorquina “Cinco canciones populares”  como son Las morillas de Jaén – Anda Jaleo – Nana de Sevilla, Los mozos de Monleón – Zorongo – Sevillanas del siglo XVIII.

Hay que decir que el guitarrista Samuel Diz es un activo intérprete e investigador de la música en la Generación de 27′. Se ha presentado por primera vez en Valdepeñas, tras su visita al museo hace aproximadamente 3 meses, ya que  quedaría extasiado de la obra de Gregorio Prieto y su relación con la Generación del 27. Por ello se comprometió a llevar a cabo un recital de guitarra con obras de compositores coetáneos a Gregorio Prieto, dentro de un amplio grupo de amigos y creadores que tomaron a la guitarra como símbolo de vanguardia en música, poesía y pintura.

Por ello, la Fundación Gregorio Prieto se ha sumado a este concierto y a la celebración del 90 aniversario de la Generación del 27´ y exhibirá en las salas de su museo en la Ciudad del Vino algunos de los retratos que realizó Gregorio Prieto a los miembros más ilustres de este movimiento (Federico García Lorca, Luis Cernuda, Concha Méndez, Luis Buñuel, Pedro Salinas, Rosa Chacel, Dámaso Alonso, Manuel Altolaguirre, etc.).

En 1924 comenzó́ la relación de Federico García Lorca y Gregorio Prieto. Desde el primer instante, Lorca le regaló sus dibujos, diciéndole “porque see que tú los guardas, y algún día, cuando me muera, los harás famosos”. Entre estos dibujos, hoy conservamos en la Sala Lorca del Museo su Guitarra de 1927.

El historial de Samuel Diz, es enorme, por lo que sintetizaremos un poco. Graduado en el Conservatorio Superior de Música Manuel Castillo de Sevilla, Samuel Diz, ha actuado en diferentes países de los continentes europeo, americano y africano, destacando su presentación en The Council on Latin American and Iberian Studies de la Universidad de Yale, en el Harare International Festival of the Arts de Zimbabwe, así como en el Palau de la Música Catalana, donde recibe el Premio de la Crítica El Primer Palau por el “estudio y coherencia del programa, demostrando una alta seguridad escénica y un sonido muy diáfano con la guitarra”.

También constan en su haber numerosos galardones.

 

 

Enrique Pedrero Muñoz

Asociación Madrileña y Española de Críticos de Arte, AMCA y AECA