Afammer luchará en 2020 contra la despoblación y para alcanzar el relevo generacional rural a través de las mujeres

Julia Yébenes Ciudad Real
Carmen Quintanilla, presidenta de la Asociación de Familias y Mujeres del Medio Rural (Afammer) / J. Jurado

Carmen Quintanilla, presidenta de la Asociación de Familias y Mujeres del Medio Rural (Afammer) / J. Jurado

Quintanilla ha hecho balance de las acciones realizadas en 2019 de una asociación que reúne a 190.500 asociadas y que sigue siendo, tras 38 años de actividad, “un referente” en la defensa de las mujeres rurales en España.

Actividades contra la despoblación, a través de programas para favorecer el rejuvenecimiento en los núcleos mujeres rurales, y medidas para favorecer el empleo rural y el relevo generacional con las mujeres como protagonistas son algunos de los retos que la Asociación de Familias y Mujeres del Medio Rural (Afammer) desarrollará a lo largo de 2020.

Así lo ha dado a conocer su presidenta, Carmen Quintanilla, quien ha apostado por seguir promocionando a las mujeres de los entornos no urbanos para que tengan acceso al empleo y para potenciar su papel en los pueblos y que “que dejen de estar masculinizados”. Sobre esto, ha ofrecido un dato revelador “si en el conjunto de España la media de mujeres es superior -hay 900.000 mujeres más que hombres-, en los pueblos el porcentaje se invierte. Un 75,8% están masculinizados”.

Quintanilla ha alertado sobre la despoblación, a tenor de datos relevantes como las pérdidas demográficas en ocho de cada 10 pueblos, donde “faltan de servicios y hay escasez de oportunidades para las mujeres”.

También impulsarán acciones “específicas” contra el envejecimiento, y contra las situaciones de soledad, pues actualmente, según los datos aportado por Quintanilla, cerca del 40% de los mayores de 65 años viven solos en España, la mitad de los que son mujeres.

Foros internacionales

Quintanilla también participará en foros internacionales, como el del Consejo de Europa, donde próximamente se hablará de la situación de las 120 millones de mujeres rurales europeas.

Afammer también estará presente en marzo en Nueva York en la 65 sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU como miembro de su consejo consultivo, donde los participantes reivindicarán la generación de la igualdad y el trabajo para hacer posible la garantía de los derechos de las mujeres en todo el mundo. También se respaldarán los compromisos adquiridos hace 25 años en la Conferencia Mundial sobre la Mujer de Beijing con 30.000 activistas, donde 189 gobiernos del mundo definieron los objetivos sobre igualdad de oportunidades y de los derechos humanos de las mujeres, que en la actualidad incumple el 20% de los países.

Quintanilla ha presentado un balance de la organización femenina rural / J. Jurado

Quintanilla ha presentado un balance de la organización femenina rural / J. Jurado

Balance de 2019

También ha aprovechado su comparecencia para hacer un balance de 2019 de una asociación que reúne a 190.500 asociadas y que, según ha reiterado, sigue siendo, tras 38 años de actividad, “un referente” en la defensa de las mujeres rurales en España.

Ha destacado tres programas que han llegado a miles de personas, como Turisabor, una plataforma digital de contactos sobre enoturismo, turismo rural, enológico y de senderismo en el que han participado 104 emprendedores y ha formado a varios cientos de personas de todas las comunidades autónomas. Para este año ya hay 29 interesados en formarse en los cursos en diferentes líneas relacionadas con el desarrollo sostenible y el cambio climático.

Quintanilla también ha destacado la segunda edición del Programa de Empoderamiento, para impulsar el liderazgo femenino, en cuyo marco se han desarrollado 20 talleres formativos con 800 beneficiarios.

Otro de las acciones referentes de Afammer es el Programa de Prevención de Adicciones, que el pasado año llegó a 2.500 personas, adultos y jóvenes de institutos y colegios, de Andalucía, Canarias, Valencia, Cantabria, Navarra, Castilla y León y Murcia.

La prevención de la violencia de género en el medio rural es otro de los proyectos de Afammer, un entorno donde esta lacra está más escondida por los cánones sociales, y que se refleja en el dato de las denuncias, pues mientras hay un 29% en las ciudades, en los pueblos se queda en el 11%. “Seguiremos denunciando la violencia de género que en el último año se ha cobrado la vida de 55 mujeres y ha dejado 43 huérfanos”, ha dicho la presidenta nacional de Afammer.

También ha recordado a las 1.034 mujeres asesinadas por sus parejas hombres desde el año 2003, la última en estos primeros días de enero. Unas cifran, ha dicho que “lejos de desanimarnos, deben alentarnos para seguir trabajando con la esperanza de conseguir un futuro, donde la violencia de género sea solo un mal recuerdo al que supimos enfrentarnos”.

Por último, se ha referido a otro de los grandes pilares de la asociación, como es la formación que ofrece desde hace 30 años para empoderar a las mujeres del medio rural y alcanzar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. En concreto, imparte cursos de artesanía, informática, pintura, cocina o de temas sociosanitarios.

En 2019 hubo 62 acciones, ha informado Quintanilla, con más de 800 alumnas de Asturias, Cantabria, Aragón, Valencia, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Andalucía, Murcia, La Rioja, Comunidad de Madrid y Canarias.